Las personas tóxicas no suelen admitir que están equivocadas

Por lo general, las personas tóxicas tienen problemas para aceptar sus propios errores y actúan a la defensiva. A continuación descubrirás qué puedes hacer al respecto.
Las personas tóxicas no suelen admitir que están equivocadas
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López el 05 noviembre, 2021.

Última actualización: 05 noviembre, 2021

En la vida te vas a encontrar con personas tóxicas que no te lo pondrán fácil. Uno de sus principales rasgos es que no suelen ser capaces de admitir cuando están equivocadas. De esta manera, tienen problemas para establecer vínculos sociales sanos con los demás. Si te has encontrado con gente así, seguro que te has preguntado: ¿por qué se comportan de ese modo?

Para responder a esta interrogante, es importante recordar que somos seres complejos. Las causas que se relacionan con una conducta particular pueden ser varias y no son iguales en cada persona. Nuestra biografía personal y nuestra personalidad tienen mucho que ver en todo esto.

En este artículo, analizamos a este tipo de personas para que aprendas a ver más allá de su apariencia y te sea más fácil lidiar con ellas.

Gente que no reconoce sus errores, un rasgo común en personas tóxicas

Todos tenemos la necesidad de vincularnos con otros para desarrollarnos y avanzar en la vida. La ciencia ha demostrado que la socialización es un instinto natural que surgió gracias a la evolución. Esta es la principal razón por la que vivimos en grupos durante toda nuestra vida, dado que contar con apoyo es necesario para sobrevivir.

De hecho, la soledad podría ser un factor predisponente para episodios depresivos, según algunos estudios (Erzen y Çikrikci, 2018). Con base en esto, queda claro que para poder tener una vida plena, es importante tener relaciones sociales.

Sin embargo, eso no quiere decir que todas las personas vayan a aportar algo positivo en tu vida. Están aquellos a los que no les interesa tu bienestar por sus rasgos egoístas y por su incapacidad de empatizar.

A este tipo de personas se les suele colocar la etiqueta de “tóxicas” porque de alguna manera perjudican a los demás. Sin embargo, detrás de ellas hay mucho más de lo que se puede percibir a simple vista. 

Es cierto que suelen ser incapaces de reconocer que han cometido un error. Por esta razón, son más proclives a generar conflictos y discusiones. Pues solo su visión del mundo es válida porque solo su perspectiva es la que cuenta. No ven más allá. De ahí que muchos pongan distancia ante ellas.

No obstante, en ocasiones no es posible alejarse de ellas, como cuando se trata de un familiar o quizás un amigo cercano o un compañero de trabajo.

Si esa es la situación que atraviesas, puede que quieras ayudarle a mejorar su comportamiento. Esto es posible, pero ten en mente que no es tu responsabilidad hacer que estas personas cambien. Tu prioridad debe ser protegerte.

Mujer enfadada con su marido

¿Por qué hay gente que no admite sus equivocaciones?

En el caso de que te preguntes qué los ha motivado a ser de este modo, debes saber que no hay una sola respuesta. Es importante recordar que todas las personas tienen una historia de vida distinta y la gente “tóxica” no es así porque quiera. Si analizas su pasado, seguro hallarás experiencias que podrían explicar su manera de comportarse en la actualidad.

Siguiendo esta línea, se explicarán algunas de las causas más comunes por las que un individuo no admite sus errores y se encuentra tan encerrado en sí mismo. Cabe señalar que no siempre se trata de un solo factor, a veces pueden ser una combinación de varios. Al final, todo dependerá de la historia personal.

Baja autoestima

Uno de los problemas más comunes entre las personas tóxicas es la baja autoestima. Aunque es probable que intenten mostrarse como personas confiadas, quienes no admiten sus errores suelen tener esta dificultad. Después de todo, equivocarse produce sentimientos de frustración y alguien con baja autoestima no puede manejarlos bien.

Siguiendo este hilo, Jibeen (2017) presentó un trabajo en el que evaluó la relación entre la autoestima, la autoaceptación incondicional y la intolerancia a la frustración. En sus hallazgos encontró que la autoestima y la autoaceptación regulan los efectos del estrés psicológico y las creencias intolerantes. Expresado en otras palabras, aquellos que no tienen una buena valoración de sí mismos y no se aceptan, tampoco toleran la frustración.

Narcicismo

Los individuos con rasgos de personalidad narcisista, por lo general, tienen problemas para reconocer sus fallas. Esto se debe a que aceptar un error implica un ataque a su sentido de la grandiosidad y perfección. Sin embargo, se sabe que esa reacción no es más que un mecanismo de defensa para proteger un ego frágil.

Horvath y Morf (2009) publicaron un estudio sobre la defensividad narcisista en el que observaron la evitación del sentimiento de inutilidad.

En sus conclusiones, señalan que los sujetos con altos rasgos narcisistas experimentan esta emoción, pero la bloquean de modo automático. Los autores lo consideran una prueba de cómo los narcisistas se defienden de forma inconsciente ante cualquier cosa que amenace su ego.

Ansiedad y sentimientos de inferioridad

Otras de las características que suelen tener las personas tóxicas son elevados niveles de ansiedad y sentimientos de inferioridad, aunque aparentemente tengan una gran seguridad en sí mismos.

El motivo es la hipersensibilidad al juicio de los demás. De ahí que se muestren hipervigilantes ante los demás y estén pendientes de manera recurrente de qué piensan sobre ellos. Al fin y al cabo, les importa mucho su imagen social. Quizás seguramente porque han crecido en un entorno en el que no los han validado lo suficiente.

Hombre que se siente juzgado

¿Cómo lidiar con este tipo de personas tóxicas?

A pesar de que se halla mucha información sobre las personas tóxicas que debes evitar, a veces no es posible alejarte sin más. En esa situación, no te queda otra opción que aprender a lidiar con ellas de manera pacífica. Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a lograrlo:

  • No tomes sus reacciones como algo personal, recuerda que es su forma de actuar.
  • Evita darles demasiada atención, ya que a veces es lo que buscan.
  • Marca límites y hazlos respetar.
  • Ignora sus actitudes problemáticas.

Por otro lado, cabe señalar que incluso la gente “tóxica” puede cambiar su comportamiento, así que procura elogiarlos si lo intentan. No olvides que no se trata de personas “malas” por naturaleza, sino que hay razones para su conducta.

Para finalizar, no está de más practicar la empatía con este tipo de personas. Aunque esto no implica que permitas que te hagan daño a propósito. No olvides de priorizar tu bienestar, es importante para tu salud mental.

Te podría interesar...
Evita juntarte con gente tóxica, tu salud lo agradecerá
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Evita juntarte con gente tóxica, tu salud lo agradecerá

La gente de las que tenemos que rodearnos son aquellas que hablan el idioma de la sensibilidad, que son solidarias, buenas y respetuosas.



  • Erzen, E., & Çikrikci, Ö. (2018). The effect of loneliness on depression: A meta-analysis. International Journal of Social Psychiatry, 64(5), 427-435.
  • Horvath, S., & Morf, C. C. (2009). Narcissistic defensiveness: Hypervigilance and avoidance of worthlessness. Journal of Experimental Social Psychology, 45(6), 1252-1258.
  • Jibeen, T. (2017). Unconditional self acceptance and self esteem in relation to frustration intolerance beliefs and psychological distress. Journal of Rational-Emotive & Cognitive-Behavior Therapy, 35(2), 207-221.
  • Wermes, R., Lincoln, T. M., & Helbig-Lang, S. (2018). Anxious and alert? Hypervigilance in social anxiety disorder. Psychiatry research, 269, 740-745.