Peter C. Gøtzsche y su crítica a los psicofármacos

Edith Sánchez · 4 enero, 2019
Peter Gøtzsche ha realizado minuciosas investigaciones que lo llevaron a denunciar prácticas poco éticas y riesgosas en la producción de medicamentos. Sus obras han causado gran polémica, pero no han sido rebatidas científicamente.

Peter C. Gøtzsche es un experto en tratamientos farmacológicos que ha desarrollado importantes investigaciones al respecto. Sus planteamientos sobre el tema han desatado graves polémicas en el mundo de la medicina y la psiquiatría. Su entorno, y buena parte de la comunidad científica, se dividen entre los que lo adoran y quienes quieren proscribirlo.

Lo más relevante de la obra de Gøtzsche es que, siendo un prestigioso médico y científico, se ha opuesto con ahínco a la industria farmacéutica. No se basa en sus opiniones, sino en estudios de largo aliento que sustentan todas sus afirmaciones. El que un médico con sus conocimientos haya hecho esto, significa un duro revés para los fabricantes de medicamentos.

Lo que debemos hacer es identificar a los pacientes diagnosticados en exceso y con sobretratamiento, y enseñarles que una vida sin fármacos es posible para la mayoría de nosotros”.

-Peter C. Gøtzsche-

Peter C. Gøtzsche se hizo célebre en los años noventa, cuando fundó, con algunos de sus colegas, el Centro Nórdico de Colaboración Cochrane, en Copenhague. Esa organización es uno de los puntales en el área de la medicina basada en la evidencia. Gøtzsche fue miembro de su junta directiva hasta 2017, cuando fue expulsado por sus colegas. Sucedió por las álgidas polémicas que sus obras desataron.

Peter Gøtzsche y una obra polémica

Desde hace muchos años, Peter Gøtzsche se dedicó a revisar cuál era la verdadera eficacia de diversos medicamentos y procedimientos médicos. Sus investigaciones han reunido miles y miles de datos al respecto. En particular, hay dos estudios que causaron escozor entre la comunidad científica: uno sobre la mamografía y otro sobre los antidepresivos.

En el caso de la mamografía, Gøtzsche demostró que era básicamente inútil. Su trabajo consistió en evaluar minuciosamente ocho de los estudios que avalaban este procedimiento como una medida para prevenir el cáncer de mama. Examinó datos que cobijaban un periodo de 12 años. Así llegó a la conclusión de que, en pocas palabras, las mamografías no sirven para nada. Muchos de sus colegas tuvieron una airada respuesta frente a esta investigación.

De otro lado, Gøtzsche estudió a fondo el tema de los antidepresivos. Tras una concienzuda investigación, declaró que este tipo de medicamentos causaban mucho más daño que bien. Criticó duramente la forma como han terminado prescribiéndose masivamente en el mundo. Dijo además que, en general, las drogas psiquiátricas terminan exacerbando los síntomas que pretenden combatir. También denunció que varios de los psiquiatras que redactan el DMS son simultáneamente empleados de farmacéuticas.

Mujer con problemas tomando una pastilla

La gran denuncia de Gøtzsche

Las conclusiones de los 40 metaanálisis realizados por Gøtzsche en torno a los fármacos, quedaron plasmadas en el libro Medicamentos que matan y crimen organizado. Solo el título da una idea de las fuertes críticas que contiene. Básicamente, cataloga a las industrias farmacéuticas como una mafia, que se ha apoderado de la medicina y que no tiene más objetivo que el lucro a gran escala.

En esta obra declara que “en Estados Unidos y Europa los fármacos son la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Así mismo, hace una descripción pormenorizada de cómo llegó a esa conclusión, a partir de un método científico rigurosamente aplicado.

Descubrió, entre otras cosas, que el grueso de los estudios que sirven como soporte a los nuevos medicamentos, presentan graves fallas. Aún así, salen al mercado. La mayoría de la gente no conoce, ni tiene cómo conocer, los efectos adversos que causan. Por eso habla de “crimen organizado” en estas prácticas.

Gotzsche dando una charla

Un panorama inquietante

Lo que finalmente demuestra Peter Gøtzsche es que, alrededor de los medicamentos, hay unos intereses económicos gigantescos, que impiden incluso una acción legal sobre ellos. Menciona, en detalle, el caso de una gran empresa farmacéutica norteamericana. Hubo investigaciones independientes que evidenciaron grandes mentiras sobre los productos que saca al mercado.

Sin embargo, los fiscales encargados del caso concluyeron que el colapso de dicha empresa traería efectos indeseables, por lo cual decidieron archivar el caso. Solo pidieron retirar determinados productos del mercado y así se saldó el tema. Esta denuncia de corrupción le trajo grandes críticas a Gøtzsche. A pesar de ser uno de los más prestigiosos catedráticos de la Universidad de Copenhague, se le ha tratado de convertir en un indeseable.

Lo que finalmente pide Peter Gøtzsche es que se formulen leyes mucho más severas en torno a los ensayos clínicos de los medicamentos. También que se regulen más estrictamente las prácticas comerciales de las industrias farmacéuticas. Tenga o no tenga razón en sus denuncias, esta petición es suficientemente razonable como para que sea tomada en serio por las sociedades y los gobiernos.

  • Gøtzsche, P. (2014). Medicamentos que matan y crimen organizado. Lince, ed. Madrid.