¿Por qué nos da tanto miedo la libertad?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 30 septiembre, 2015
Okairy Zuñiga · 14 junio, 2015

 

¿De qué crees que va la vida? ¿Que hace que sientas tanto temor por lo que pase a continuación? Quizás, ni siquiera te has dado cuenta de que quieres tener un control sobre casi todas las cosas que haces. Esto es el miedo a la libertad.

 

El miedo a los pequeños cambios

 

“Si sientes que algo te escarabajea dentro, pidiéndote libertad, abre el chorro y déjalo correr tal y como brote.”

Miguel de Unamuno

¿Cuántas veces has preferido mantenerte en tu zona de confort con tal de evitar la incertidumbre a toda costa? Seguramente hay algún aspecto de tu vida en el que no te permites ir más allá y llegar a donde deseas.

Esto pasa porque de forma inconsciente buscamos evitar que nos lastimen o la incomodidad en cualquiera de sus formas. La ironía es que te puedes estar perdiendo muchas oportunidades.

Atreverse a luchar por las cosas que queremos no siempre resulta fácil. El fracaso es uno de los miedos más grandes y está presente incluso en las pequeñas decisiones. Aunque es visto como un gran enemigo, las lecciones que nos da son más valiosas que el triunfo y la facilidad que siempre anhelamos.

Tengo una amiga que se quejaba continuamente porque no conseguía un empleo que realmente le gustase y en el que le pagaran bien. El problema es que siempre postulaba para empleos que le parecían fáciles de obtener porque sentía miedo de que la rechazaran en los que realmente le atraían.

El resultado siempre era el mismo: después de un par de meses se sentía abrumada y lo dejaba. Se sentía mal porque creía que era mala en su trabajo hasta que se atrevió a optar a un trabajo que sí le gustaba y hasta el día de hoy sigue ahí.

“Vivir es encontrar por sí mismo lo que es verdad, y usted puede hacerlo sólo cuando hay libertad, cuando hay una continua revolución dentro de usted mismo…Sólo cuando usted está constantemente preguntando, constantemente observando aprendiendo es que se encuentra la verdad, Dios o el amor; y usted no puede preguntarse, observar, aprender; no puede estar profundamente atento, si tiene miedo. Así es que la función de la educación, ciertamente es erradicar interior y exteriormente ese miedo que destruye el pensamiento humano, la relación humana y el amor.”

Jiddu Krishnamurti

Una excelente alternativa para vencer este miedo es traspasar los límites de esa zona en la que te sientes cómodo y confortable. Si te quedas en un lugar en el que sientes que realmente nada te puede pasar, probablemente nada te pase, ni malo ni BUENO.

Riesgo

No aceptas aquello que realmente deseas

 

“Todos los deseos del hombre son formales (libertad y poder) o materiales (referentes a un objeto), deseos de opinión o de goces, o bien, finalmente, se refieren a la mera duración de ambos, como elemento de la felicidad.”

Immanuel Kant

¿Cuántos sueños has olvidado por temor a las críticas externas? ¿Qué has aceptado hacer o vivir con tal de sentirte aceptado? Muchas veces no es necesario que otros te obliguen a hacer o dejar de hacer ciertas cosas de forma explícita porque tus propios temores son mucho más fuertes y poderosos.

Es necesario que aprendas a ser generoso contigo mismo. Ya hay suficientes críticas en el mundo externo como para atormentarte con otras que no tienen mucho sentido, pero que se instalan en tu mente.

Detente un momento y piensa cuáles son los miedos que te han detenido de hacer o tener lo que deseabas. Al principio, sentirás resistencia y te negarás o tratarás de ocultar esa información, pero hasta que no la desmenuzas no logras usarla a tu favor. Cuando sientas deseos de detenerte recuerda que entender tus miedos es lo que te dará la verdadera libertad.

“Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.”

Giovanni Boccaccio

A partir de aquí podrás diseñar los pasos que te permitan aprovechar lo que tienes para llegar a donde quieres. Va a ser muy importante de puedas admitir tus miedos y dejar de lado la autocompasión.