Progesterona: características y funciones

Julia Marquez Arrico · 19 julio, 2018

La progesterona es una hormona sexual femenina del grupo de los esteroides, producida y liberada por los ovarios después de la ovulación y que cumple diferentes funciones. Junto a los estrógenos, es una de las principales hormonas a la hora de regular el ciclo menstrual y la función reproductiva en las mujeres.

A pesar de las características y los efectos tan importantes de la progesterona, es una hormona que no es tan conocida como los estrógenos y tanto sus niveles altos como bajos se relacionan con problemas de salud o cambios en el ciclo hormonal femenino. Por ello, a continuación te explicamos sus principales características y funciones.

Características principales de la progesterona

La progesterona fue descubierta en el año 1933 por un médico de la Universidad de Rochester, siendo denominada así por su composición química y molecular. La progesterona se produce en tres sitios diferentes: los ovarios (específicamente en el cuerpo lúteo después de la ovulación), en las glándulas suprarrenales (donde también se produce adrenalina) y durante el embarazo en la placenta. Además, una vez sintetizada una parte de la progesterona, se almacena en el tejido adiposo (grasa corporal).

“Junto a los estrógenos, la progesterona es una de las principales hormonas a la hora de regular el ciclo menstrual y la función reproductiva en las mujeres”.

Palabra progesterona

Una vez producida la ovulación (liberación del óvulo) los ovarios comienzan a generar progesterona a través del cuerpo lúteo (restos de la ovulación). En este momento, alcanza su pico máximo y se mantiene en niveles elevados hasta el momento en el que o bien se produce el embarazo o bien la menstruación.

De este modo, si se produce el embarazo, la progesterona se encargará de preparar y mantener el útero para la gestación. Transcurridas unas diez semanas del embarazo, será la placenta la que segregue la progesterona para mantener esta hormona en niveles adecuados y asegurar que la gestación se desarrolla adecuadamente.

Por otro lado, si no tiene lugar el embarazo, bajan los niveles de progesterona y por tanto comienza a desprenderse el endometrio (tejido uterino) teniendo lugar el sangrado menstrual. Así pues, se trata de una hormona sexual femenina que es producida por diferentes órganos y que tiene diferentes concentraciones en sangre durante todo el ciclo menstrual.

Principales funciones

Mantenimiento de la regularidad en el ciclo menstrual

La progesterona está implicada en el inicio del sangrado menstrual ya que, si no se recibe al óvulo fecundado, caen los niveles de progesterona y se inicia el desprendimiento del endometrio y por ello la menstruación.

Mientras esta sea elevada, la menstruación no tiene lugar, y por otro lado, si la progesterona es insuficiente o se encuentra en niveles bajos pueden tenerse sangrados durante el embarazo, ya que comienza a desprenderse parte del tejido uterino.

Preparar al útero para el embarazo

Una vez que tiene lugar la ovulación la progesterona se encarga de preparar al útero para recibir al embrión y asegurar que su gestación sea exitosa y llegue a término. Es la hormona que hace que el revestimiento del útero se encuentra estable y con un grosor adecuado para la gestación. Por otro lado, si hay embarazo es la placenta la que libera progesterona para mantener el tejido uterino en buenas condiciones y así permitir la gestación.

Preparación de las glándulas mamarias para la lactancia

Durante todo el embarazo las glándulas mamarias se preparan para ser capaces de secretar y excretar leche materna y la progesterona se encarga sobre todo de aumentar el tamaño de las mamas.

Dicho de otro modo, los niveles altos de esta hacen que las mamas se preparen para producir y liberar la leche materna. Sin embargo, no es hasta el nacimiento cuando a raíz del incremento de prolactinna y oxitocina que bajan los niveles de progesterona y tiene lugar la salida del líquido de las mamas.

Madre con bebé

Salud ósea

Mientras que el estrógeno participa en el mantenimiento sano de los huesos ya formados, la progesterona se encarga de ayudar a la creación de nuevo tejido óseo (hueso nuevo). Para ello, interactúa con los osteoblastos (células que generan hueso nuevo) y estimular su actividad, ayudando así también a la reparación del hueso dañado.

Niveles bajos y funcionamiento del sistema nervioso central

Por otro lado, la progesterona tiene que encontrarse en su nivel óptimo para el correcto funcionamiento cerebral a nivel de estado de ánimo y deseo sexual. Por ejemplo, se ha visto cómo los niveles bajos de progesterona pueden dar lugar a cambios en el estado de ánimo, disminución del deseo sexual, ansiedad y nerviosismo e insomnio. También se ha detectado que tiene efectos neuroprotectores en el cerebro y que dificulta la degeneración neuronal.

“Una vez que tiene lugar la ovulación la progesterona se encarga de preparar al útero para recibir al embrión y asegurar que su gestación sea exitosa y llegue a término”

A modo de resumen, es importante destacar que estamos hablando de una hormona que está principalmente encargada de la gestación del bebé pero que también tiene funciones muy importantes a la hora de regular el deseo sexual y también el estado de ánimo. En cualquier caso, cuando la progesterona no se tiene en una cantidad suficiente, bajo valoración y prescripción médica puede tomarse como medicamento y así equilibrar sus funciones.