Psicología financiera, el arte de saber invertir

21 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
Para ser más inteligentes en nuestras decisiones económicas podemos utilizar los recursos y el conocimiento derivado de la psicología financiera. Esta rama nos sugiere estrategias para tomar mejores decisiones relacionadas con el capital.

Invertir tiempo en aprender a llevar nuestras finanzas puede ser una idea maravillosa, pues lo que nos dice la psicología es que de «manera natural» cometemos fallos importantes. Así, la psicología financiera puede ser nuestra mejor aliada en estos momentos.

En este artículo te contaremos cuál es la relación entre la psicología y la economía, de qué trata la psicología financiera, los beneficios de hacer un uso asertivo de nuestras finanzas y algunos pasos para no convertirnos en enemigos nuestros en el ámbito económico. ¡Te invitamos a realizar este recorrido!

«Nunca gastes tu dinero antes de tenerlo».

-Thomas Jefferson-

Psicología y economía claves de la psicología financiera

Veamos a qué se dedica cada disciplina. La psicología hace hincapié en los aspectos cognitivos, conductuales y afectivos del ser humano. La economía según la Real Academia de la lengua española es ‘la ciencia que estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas materiales mediante el empleo de bienes escasos’.

Pero ¿cuál es su vínculo? Ambas estudian al ser humano y hacen énfasis en su comportamiento orientado hacia el bienestar. Cada una tiene en cuenta las necesidades del hombre y cómo se relaciona con estas para encontrarse mejor.

Dos perfiles de personas entrelazados

Así, las dos buscan analizar las conductas y sus efectos sobre las decisiones, pero lo hacen desde perspectivas distintas. Por ejemplo, la economía se centra más en explicar el comportamiento colectivo; además, las herramientas de investigación son diversas, la economía en su caso hace mayor uso del método hipotético deductivo, tal y como sugiere el artículo «Psicología y economía desde una perspectiva multidisciplinar» escrito por Margarita Billón Currás, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid.

Ahora bien, la psicología, dependiendo de su enfoque, puede acercarse más hacia las ciencias de la salud, y ver más allá de la influencia de la cultura y la gestión de gastos, y la relación con lo material. Sin embargo, estás pueden ser algunas de las áreas de interés común de ambas ciencias:

  • Comportamiento del consumidor.
  • Publicidad y marketing.
  • Diferencias individuales.
  • Socialización económica.
  • Política.
  • Comportamiento empresarial.
  • Mercados financieros.
  • Toma de decisiones.
  • Identidad.
  • Significado del dinero.

¿Qué es la psicología financiera?

La psicología financiera es la disciplina que estudia e interviene en las conductas relacionadas con el dinero. Específicamente analiza la interacción de los mercados financieros con la naturaleza humana.

Así, a través del análisis de nuestro comportamiento, nos muestra las barreras psicológicas que afectan las decisiones que tomamos en cuanto a las finanzas. De este modo, nos acerca a una mayor comprensión sobre nuestras propias acciones, es decir, ayuda a que ampliemos nuestra consciencia financiera.

También, interviene mostrándonos el papel que juegan los aspectos inconscientes a la hora de tomar decisiones asociadas con el dinero y nos orienta a ser más asertivos. Además, no solo hace énfasis en los aspectos individuales, también tiene en cuenta la influencia del entorno y de las prácticas que nos han enseñado relacionadas con el dinero.

¿Cómo no ser nuestros enemigos?

James Montier uno de los inversores más conocidos en la actualidad, autor del libro Psicología financiera. Cómo no ser tu peor enemigo, nos muestra cómo nos relacionamos con el dinero y qué hacer para superar los obstáculos a la hora de tomar decisiones financieras haciendo hincapié en nuestra conducta.

A continuación, te mostramos algunos pasos para no ser nuestros enemigos financieros. Veamos:

  • Gestionemos nuestras emociones. Al hacerlo evitamos el descontrol que nos puede llevar a perder dinero.
  • No confiemos en exceso. Cuando no lo tenemos en cuenta a la hora de invertir llegamos a rendimientos más bajos de lo que esperábamos.
  • Focalizarnos en lo prometedor. Aunque hayamos tenido pérdidas, es mejor dejar ir y centrarnos en algo nuevo que prometa, evitando quedarnos en elecciones que sabemos resultarán desastrosas para nuestras inversiones.
  • Evitar hacer las cosas una y otra vez esperando un resultado diferente. Es mejor que nos asesoremos, revisemos la situación y hagamos algo que realmente implique un cambio.
  • Enfrentemos. Las malas decisiones financieras pueden estar presentes en diversos momentos de nuestra vida, debemos aceptarlas, y seguir. Hacer de la resiliencia nuestra mejor herramienta nos ayudara a salir adelante y a tomar nuevas decisiones, aunque tengamos miedo.
  • Permitámonos ser. Las emociones y pensamientos están presentes en cada día de nuestra vida, dejemos que fluyan, pero seamos asertivos. Por ejemplo, si tenemos que tomar una decisión, no es el momento de explorar una emoción.

Por otra parte, tengamos en cuenta que no somos perfectos ni debemos serlo, por ello es importante que nos autoconozcamos, que seamos auténticos y que sigamos estrategias que vayan en pro de nuestro bienestar.

Además, es importante saber que hay mecanismos inconscientes que están presentes en nuestra relación con el dinero, y que nuestros rasgos de personalidad también influyen. Por ello, algunos somos más o menos derrochadores. No tengamos miedo a pedir ayuda, un experto en finanzas, un psicólogo o un profesional de la psicología financiera puede orientarnos para que seamos más asertivos.

Frasco con dinero

Beneficios de la psicología financiera

Aplicar los principios de la psicología financiera o contar con un profesional de la psicología financiera que nos oriente tiene grandes ventajas. Veamos algunas:

  • Lograr rendimientos más altos.
  • Comprender para qué estamos tomando decisiones que nos perjudican.
  • Superar obstáculos financieros.
  • Ampliar la consciencia sobre nuestras finanzas.
  • Comprender cuáles son nuestros problemas conductuales que nos llevan a tomar malas decisiones.
  • Explorar nuestra conducta financiera.
  • Conocer nuestra relación con el dinero.
  • Saber cuáles son las barreras psicológicas que afectan las decisiones relacionadas con el dinero.
  • Aprender de nuestros fracasos económicos.
  • Ser más resilientes.
  • Liberar tensiones. 
  • Identificar y evitar los errores más comunes en las inversiones.

Abrirle un espacio a la psicología financiera en nuestras vidas, es aprender del maravilloso arte de saber invertir. No se trata de un asunto sencillo, pero si de un camino inigualable del que podemos aprender cada día, porque cada decisión nos mostrará algo sobre nosotros.

La psicología financiera nos acerca a ser más asertivos con el dinero. Una forma estupenda de reconocer cuál es nuestra relación con él, y de saber para donde dirigirnos en pro de nuestro bienestar.

«Para ganar más dinero no debes trabajar más, debes tener mejores ideas».

-Steve Jobs-

  • Billón Currás, M. (2002). Psicología y economía desde una perspectiva interdisciplinar. Encuentros multidisciplinares, pp. 1-8.
  • Montier, J. (2011). Psicología financiera: Como no ser tu peor enemigo. Deusto, Barcelona.