Psicooncología para mejorar la calidad de vida de los enfermos de cáncer

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 14 agosto, 2018
Valeria Sabater · 14 agosto, 2018

La atención al cáncer es una especialidad en continua evolución que requiere de un enfoque multidisciplinar. Así, a la intervención biomédica se le debe añadir ese apoyo psicosocial donde la psicooncología ofrece una intervención esencial con la que mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias, permitiéndoles gestionar mucho mejor todas las emociones asociadas al diagnóstico del cáncer.

Si hay algo que sin duda agradecemos cada día son todos los avances que están surgiendo en materia de prevención y tratamiento de esta enfermedad. Las intervenciones son ahora mucho más personalizadas y los enfoques basados en las terapias inmunooncológicas, por ejemplo, están demostrando sin duda una gran superioridad frente a los tratamientos más tradicionales.

“A veces en las consultas atendemos a pacientes mirando al monitor y olvidándonos de lo necesario que es mirarle a los ojos para que se sienta persona”.

-Anabel Heiniger, hematóloga especialista en leucemia infantil en Málaga-

Ahora bien, a la propia intervención médica, siempre básica y esencial, es imprescindible que los pacientes dispongan de esos recursos orientados a responder a toda necesidad psicológica y social que puedan presentar. Por tanto, necesitamos profesionales adecuadamente formados y especializados en estas áreas que nos ayuden a lidiar mucho mejor con el impacto del cáncer.

Y no solo eso. A su vez, es imprescindible que también los médicos y oncólogos sean entrenados para favorecer una correcta comunicación, esa donde familias y pacientes puedan tomar siempre las mejores decisiones. Asimismo, y no menos importante, la psicooncología también debe orientarse hacia un área prioritaria: la prevención.

El hecho de que alguien nos ayude a cambiar determinados hábitos y comportamientos sensibles al desarrollo de un cáncer, como fumar o la exposición al sol, forma parte también de ese enfoque multidisciplinar que necesita toda sociedad moderna y sensible a esta enfermedad.

paciente de cáncer con su médico en el área de psicooncología

Psicooncología para facilitar la aceptación y superación del cáncer

El diagnóstico del cáncer supone una sacudida silenciosa, una realidad desconocida para la que nadie nos prepara. A ello, en ocasiones se le añade profesional sanitario poco entrenado en materia emocional que atiende a sus pacientes mirando las pantallas de sus ordenadores y no a los ojos de quien, sencillamente, se siente perdido y sin saber cómo reaccionar.

El mundo se para y los pacientes sienten que entran en un congelador donde el eco repite una palabra: muerte. Ahora bien, quien ha transitado por esta dura experiencia sabe que el término “cáncer” no siempre es sinónimo de “final”. Cáncer es lucha, es resistencia, es hacer acopio de todas las fortalezas internas habidas y por haber para afrontar esa experiencia, la misma que afrontan cada año miles y miles de personas.

No obstante, hay algo que puede ayudarnos desde el principio: no hacer ese viaje en soledad. La familia, los médicos, enfermeros y psicólogos forman un equipo donde todo sigue una pauta, un orden, un avance.

¿Quién desarrolló la psicooncología?

El campo de la psicooncología es bastante reciente. De hecho, su fundadora falleció hace solo un año sin que gran parte de la población conozca su nombre y su relevante aportación a esta áreaJimmie C. Holland dirigía el departamento de psiquiatría del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York. Esta gran psiquiatra estaba casada a su vez con toda una referencia en el campo de la oncología, el doctor James F. Holland, pionero en el tratamiento con quimioterapia.

Jimmie Holland se dio cuenta del escaso conocimiento que se tenía hasta el momento sobre la experiencia emocional de las personas con cáncer. Los médicos, por su parte, no eran nada hábiles en este campo, hasta el punto de omitir que los enfermos de cáncer sufrieran además algún trastorno depresivo. La doctora Holland decidió asentar las bases de la psicooncología, creó la Asociación Americana de Oncología Psicosocial (APO) y fundó además la revista médica Psychooncology

Jimmie Holland

Gracias a su labor se ha mejorado la calidad de vida de millones de pacientes. Es más, tal y como nos revelan diversos estudios como el publicado en el Journal of Oncology Nursing enfocarnos solo en la visión biomédica del cáncer sería un error. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) nos recuerda que no puede haber salud completa si no se atiende a su vez la salud mental. Jimmie Holland puso las bases y los mecanismos para que el enfoque psicosocial diera una respuesta más amplia y completa al tratamiento del cáncer.

Funciones de la psicooncología

Tal y como nos indican en trabajos como el publicado en la revista The Lancet Psychiatry cerca del 25% de los pacientes diagnosticados con cáncer desarrollan algún trastorno afectivo. De este modo, el hecho de disponer de un apoyo psicológico especializado en este campo nos puede ayudar a tratar y prevenir muchas condiciones y circunstancias que pueden surgir en cualquier momento.

Veamos por tanto qué funciones son las que cubre y desarrolla la psicooncología.

  • Paliar el impacto del diagnóstico del cáncer, tanto en el paciente como en los familiares.
  • Facilitar que el paciente sea parte activa y motivada de su tratamiento, dándole estrategias para afrontar cada etapa.
  • Reducir el impacto de los efectos secundarios asociados a los tratamientos (quimio, radioterapia, intervenciones quirúrgicas…).
  • Ayudar al paciente y a la familia a asumir los posibles cambios de imagen durante la enfermedad (caída del cabello, mastectomías, operaciones de gravedad…)
  • Apoyo y atención a los hijos, parejas o padres de los enfermos de cáncer.
  • Mejorar la comunicación entre médicos y pacientes.
mujer afrontando su enfermedad gracias a la psicooncología

En cada fase de la enfermedad, el impacto de los estresores depende de las características individuales de la persona. El psicooncólogo está entrenado y preparado para reducir esas situaciones, minimizar el sufrimiento y ofrecer estrategias de valor para que, en la medida de lo posible, la persona pase por cada etapa, momento y circunstancia del mejor modo.

La psicooncología, por tanto, es clave en ese enfoque multidisciplinar del tratamiento del cáncer. Su presencia no solo mejora la adaptación a la propia enfermedad, sino que además, capacita al paciente para afrontar mucho mejor ese proceso. Finalmente, podemos decir que, en última instancia, es capaz de mejorar los resultados de la intervención, aumentando las posibilidades de superar el cáncer.