Puolanka, la ciudad más pesimista del mundo

28 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Puolanka es una ciudad remota de Finlandia que ha hecho del pesimismo su marca. Sus habitantes, cansados de aparecer en los peores puestos de todos los estudios sobre desarrollo en Finlandia, se han propuesto ser los mejores entre los peores.

Puolanka es una ciudad finlandesa que tiende a aparecer en los titulares de prensa por razones que nadie querría. La razón es que se ha establecido como emblema turístico de esta ciudad un motivo atípico: el pesimismo.

Puolanka está ubicada a unos 650 kilómetros al norte de Helsinki. Su población está en constante disminución y tiene una alta tasa de desempleo. Todo ello se complementa con una puesta de sol aproximada a las 14:00 horas en invierno.

Al acercarse a Puolanka, aparecen grandes letreros amarillos a un lado de la carretera. En una tarde gris, se puede estar alegre hasta que vea lo que está escrito en ellos. “¿Estás perdido? Porque estás en Puolanka“, advierte uno. “Pronto, Puolanka. Todavía tienes tiempo para darte la vuelta”, advierte otro.

Hay personas que, diariamente, fantasean con tirar esos letreros“, dice Tommi Rajala, el director ejecutivo inexpresivo de 41 años de la Asociación Pesimista Puolanka, el grupo detrás de la señalización. Sin embargo, Puolanka ha convertido el pesimismo en una marca, presentando un festival, un musical e incluso una tienda en línea, todo servido con un toque perverso y humorístico.

Los vídeos que muestran a Puolanka en todo su esplendor pesimista tienen miles de visitas.

Historia de la Puolanka pesimista

En muchas estadísticas, Puolanka es la más pobre o una de las 10 regiones más pobres de Finlandia según las estadísticas anuales. Es más, siempre está en las noticias que Puolanka tiende a tener un desempeño realmente malo en todos los escenarios posibles.

La sombría marca de Puolanka surgió en un contexto de cambio demográfico y una fama en la prensa nacional poco halagadora. Al igual que muchas naciones desarrolladas, la tasa de natalidad de Finlandia está disminuyendo y su población está envejeciendo, pero su perspectiva es más sombría que la de sus vecinos nórdicos como Suecia.

El informe más reciente de Statistics Finland predice que la población comenzará a disminuir todavía más alrededor de 2031, lo que aumenta la preocupación por el impacto en el bienestar social y los sistemas de salud. La ciudad tiene unos 2.600 habitantes y más del 37 % de ellos tienen más de 64 años. Su población se ha reducido a la mitad desde la década de 1980.

Aparición mediática

Rajala recuerda un período a principios de la década de 2000 en el que si Puolanka aparecía alguna vez en los medios, siempre era para algo negativo. El movimiento de pesimismo surgió como una respuesta a que Puolanka fuera constantemente citada como el peor ejemplo de todo. Así que decidieron adoptar este lema: “Muy bien, somos los peores, pero seremos los mejores peores en Finlandia“. Y así empezó todo.

Sus habitantes dicen que Puolanka no es una ciudad moribunda, Puolanka es una ciudad ya muerta. Pero cuando aceptas esa verdad, que no está mejorando, entonces puedes vivir perfectamente aquí.

El centro de Puolanka es tranquilo. Un autobús llega seis veces por semana desde Oulu, una ciudad más grande a unos 130 km de distancia. Hay un par de tiendas de comestibles, una farmacia, una estación de servicio donde los locales se reúnen para conversar y tomar un café y un restaurante que sirve almuerzos. La mayoría de los residentes trabajan en el sector servicios o agrícola.

Hacer del pesimismo una marca en un tiempo que nos obliga a sentirnos felices

Cuando el canal de la televisión polaca TVN contactó a los funcionarios de la ciudad para preguntar por qué alguien querría construir una marca desde una perspectiva oscura, el alcalde Harri Peltola dijo que estaban dispuestos a correr el riesgo. “Siempre existe el riesgo de que a alguien no le guste, pero la mayoría de la gente ve el humor“, afirmó.

Además, Peltola ha asegurado que el 99 % de los comentarios sobre la estrategia de marketing de la ciudad han sido positivos. Aunque no hay nada positivo sobre el pesimismo. Todo sale mal“, señala.

La cadena de televisión pública del Reino Unido, la BBC, también informó sobre la estrecha relación de Puolanka con el blues. En el informe del vídeo, los pesimistas locales describen cómo el tedio se arraigó en la ciudad y cómo lo usaron para construir la marca Puolanka.

Han producido letreros que advierten a las personas contra las visitas. Sus descarados vídeos de YouTube que reconocen las muchas deficiencias de la ciudad han obtenido decenas de miles de visitas. Incluso crearon un musical llamado The Pessimism Musical.

Humor negro

En el primer vídeo que hizo como parte de su trabajo, Rajala lleva sarcásticamente al espectador a un recorrido por Puolanka. El vídeo, lleno de humor negro, obtuvo 200.000 visitas cuando fue publicado en las redes sociales y un segundo vídeo alcanzó el medio millón.

“Por lo general, la publicidad trata de hacer que las cosas parezcan mejores de lo que son”, dice Rajala. “Lo mejor del pesimismo es que no tengo que mentir”.

Otro tema es el número relativamente pequeño de mujeres; en general, más mujeres que hombres abandonan los municipios pequeños y en Puolanka los hombres representan aproximadamente dos tercios del grupo de edad de 20 a 29 años.

El antihéroe Niko, interpretado por Antti Ryynänen, de 22 años, protagoniza una serie de vídeos en los que recorre la ciudad en busca de mujeres. En uno, se inscribe en Tinder solo para “coincidir” con su madre. “No es un humor muy profundo”, dice Rajala, “pero advertimos de que la única mujer que puedes que encuentres en Puolanka sea tu propia madre”.

Su éxito en redes

Las redes sociales han amplificado la marca. La tienda en línea recibe un flujo constante de pedidos de camisetas con lemas como “viejo gruñón” y “bruja difícil”. El musical del verano pasado atrajo a miembros de la audiencia de todo el país y probablemente se repetirá este verano.

Un nuevo espacio comunitario dedicado al pesimismo estará disponible para los visitantes que pasen por el centro de la ciudad en su camino a Laponia. En cuanto al futuro, a Rajala le gustaría ver a los pesimistas en las portadas de las revistas. Sin embargo, dice, no ha habido una estrategia clara hasta ahora. “Solo hemos hecho cosas que nos parecen divertidas”.

Hombre con un cartel con una para pesimista

El futuro de Puolanka

El ciclo de declive en municipios rurales como Puolanka continuará, pero el alcalde Harri Peltola tiene esperanzas. Él cree que el ambiente tranquilo y natural de Puolanka atraerá a algunos. De hecho, los bosques circundantes ofrecen una gran cantidad de bayas y hongos, mientras que Hepoköngäs, una de las cascadas más altas del país, está muy cerca.

Hay abundancia de nieve y aire limpio. Incluso si la gente no vive allí permanentemente, muchas personas tienen cabañas de verano en Puolanka y alrededores. Durante las vacaciones, la población de la ciudad casi se puede duplicar. El desafío es hacer que las personas sean conscientes de lo que ofrece. “Debes tener algo que haga que la gente se interese y creo que el pesimismo ha funcionado bien para eso”, dice.

Mucha gente del pueblo empieza a indignarse porque creen que la reputación de la ciudad puede arruinarse. Con el humor sarcástico que caracteriza a todos sus habitantes, el alcalde subraya: “No sé lo que hay que arruinar. Nadie ha oído hablar de Puolanka, a menos que lo hayan escuchado a través de la Asociación pesimista”.

En definitiva, en Puolanka se han montado su propia filosofía de vida que elimina las falsas expectativas. Y eso, parece, le ha gustado a mucha más gente de la que cabría esperar.