Qué consecuencias traen los romances en Internet

18 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
¿Te has enamorado alguna vez por internet? ¿Has conocido a alguien especial en la red? Si bien es algo posible y real, no siempre es así de satisfactorio y hay que tomar ciertas precauciones para ahorrarnos frustración.
 

A consecuencia del avance de las nuevas tecnologías y la creación de otros medios de comunicación, han surgido nuevas modalidades de relaciones, una de ellas es la amistad o el noviazgo en Internet. Un tipo de relaciones cada vez más habituales, especialmente entre personas más jóvenes.

Pero aunque tiendan a extenderse y hayan dejado de verse como algo extraño, lo cierto es que este tipo de relaciones nos pueden traer muchas satisfacciones, pero también muchos problemas psicológicos que pueden marcar nuestras vidas para siempre. Según los especialistas, los amores cibernéticos nos pueden provocar cierta adicción y anclar nuestros sentimientos en esa persona a la que ni siquiera hemos llegado a tocar.

Internet sirve para contactar a los demás, no para reemplazarlos.

-Marina Castañeda-

Cuando alguien se enamora de esta forma se crean una serie de expectativas que, si no se alcanzan, pueden terminar en frustrantes desilusiones. La persona no materializa dicha relación con el otro. Es decir, que después de un largo tiempo todo puede seguir siendo un romance en la red y terminar en una gran desilusión.

 

Amores lejanos en Internet

Hombre con romance por Internet usando el móvil

Han surgido numerosas relaciones entre internautas, incluso de diferentes países o de diferentes culturas, que ciertamente han logrado volverse reales y dejar de ser una simple relación de la red.

Cuando se establece un contacto con una persona en la red, al crearse un vínculo afectivo, muchos aspectos estarán en juego, no solo en lo que refiere a sentimientos, sino también otros valores humanos, los cuales son la base de cualquier relación. Dichos factores suelen ser la confianza, honestidad, sinceridad.

Tener una relación a distancia puede implicar no terminar de conocer en su totalidad a dicha persona, lo cual puede ser una relación con bases falsas y engaños. Es posible que lo que se vea y se oiga no sea la realidad y que esa persona no sea ni de lejos tal y como creemos o nos hace creer.

 

“Las cosas se desmoronan con mucha facilidad cuando se han mantenido unidas con mentiras.”

-Dorothy Allison-

En los vínculos creados en Internet es más difícil detectar el engaño, la mentira, la falsedad. Y al final, puede que con el tiempo, esa persona a la que considerábamos como nuestro amor y con la que también existían planes de futuro puede acabar resultando una enorme decepción.

La desilusión en la vida real

Mujer víctima de un romance por internet

El conocimiento de la personalidad de nuestro amor en la red es un factor muy importante, y nunca se debe pasar por alto en una relación cibernética. Después de un largo tiempo donde las personas ya se consideran enamoradas el uno del otro llega la etapa final del vínculo, la cual es la más importante y decisiva.

 

Si bien muchas relaciones iniciadas en la red pueden llegar a tener mucho éxito y un final feliz, e incluso muchas de ellas llegan al matrimonio y a formar una familia, no tiene por qué tener un final feliz. Puede suceder que la persona de la cual estábamos profundamente enamorados no era la persona que nuestros pensamientos habían creado, que habíamos idealizado. Puede suceder que nos llevemos una gran desilusión cuando damos un paso más allá.

Si llega el momento de dar el salto en la relación, de hacer que pase de ser una relación cibernética y a distancia a una relación real hay que estar prevenidos. En nada se parecen las relaciones digitales de las reales.

En este mundo tan codificado con internet y otras navegaciones, yo sigo prefiriendo el viejo beso artesanal que desde siempre comunica tanto.”

-Mario Benedetti-

Activar el firewall

Comenzar una relación por internet no es imposible, pero no es tarea fácil. Básicamente, hay que ser conscientes de a lo que uno se está enfrentando. Cuáles son los posibles riesgos y cuáles las ventajas. Pero sobre todo, ir con cautela y con tranquilidad. Si ese amor es real, no debería haber prisa.

 

Hay que intentar conocerse en persona lo antes posible, así se podrá conocer al otro mejor. Sus gestos, su forma de reaccionar, no puede medir tanto las palabras… Además, tras ese importante paso, se tendrá un poco más de certeza de que todos los pasos que se dan son sobre algo más o menos seguro.