¿Qué es el clickbait y por qué debería preocuparte?

22 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Es probable que en algún momento hayas caído en las redes de un enlace que te prometía una noticia muy jugosa, pero al entrar tuviera poco que ver. En ese caso, has caído en el clickbait. Aquí te contamos en qué consiste.

En el entorno digital, los sitios web de noticias o artículos obtienen su mayor fuente de ingresos de la publicidad. Por ello, necesitan mantener o incrementar el número de visitas. Para conseguirlo, necesitan poner en marcha estrategias para llamar nuestra atención y que accedamos a su medio. Una de esas técnicas es la llamada clickbait.

El clickbait o cibernazuelo consiste en manipular al internauta presentándole un titular llamativo o sensacionalista. Este título le provocará curiosidad y le llevará a hacer click en el enlace en busca de más información. Una vez dentro, el sitio web consigue su visita y, por tanto, su beneficio. Sin embargo, el lector no satisface su curiosidad, ya que el contenido está incompleto o no tiene nada que ver con lo que en un principio parecía.

Mujer mirando el móvil

El clickbait

Estamos rodeados digitalmente de titulares y mensajes que tienen como objetivo llamar nuestra atención, destacar. Este fenómeno se explica por la denominada economía de la atención. Los generadores de contenido tiene una amplia competencia con el resto de medios y son conscientes de que los lectores se encuentran en un medio repleto de estímulos.

Estas empresas viven del interés del público por su contenido, el cual monetizan mediante visitas a sus sitios web o la publicidad que insertan en ellos. Al ser conscientes de que no pueden esperar que una persona encuentre su sitio casualmente, necesitan proporcionar mensajes que hagan que la información con la que cuentan parezca importante, exclusiva o urgente.

Esta estrategia es comprensible y legítima, y se estudia en las mejores escuelas de marketing. Es fundamental presentar un título atractivo y que capte la atención e interés de las personas. En este sentido, el copywriting es la forma correcta de llevarlo a cabo. Aunque ambos (copywriting y clickbait) utilizan el humor, la emoción o el escándalo, el interés por el lector y su benevolencia difieren.

En el copywriting sí se pretende satisfacer la curiosidad del lector y el contenido es fiable y coherente. En cambio, el clickbait no satisface al visitante. Es más, en la mayoría de ocasiones, se podría hablar de engaño y repele a los lectores.

La psicología del clickbait

Para que sea eficiente, esta técnica juega con el fenómeno cognitivo llamado “brecha de la curiosidad“, expuesto por el psicólogo George Loewenstein. Según este autor, la curiosidad surge cuando nuestra atención se da cuenta de que hay una brecha en nuestro conocimiento. Es decir, cuando existe una información que no conocemos y que necesitamos saber para no sentirnos privados o aislados.

Así, un titular llamativo o sensacionalista proporciona una pista o información incompleta, abriendo una brecha de curiosidad que provoca en el lector la necesidad de cubrirla. Este efecto es tan potente que puede hacernos consumir información que en realidad no nos interesa.

Además de este fenómeno psicológico, la propia redacción de los titulares tiene en cuenta elementos que son buenos captadores de la atención humana. Por ejemplo, el uso de demostrativos o verbos que incitan a la acción. A continuación, exponemos sus características principales.

¿Cuáles son sus características?

El clickbait utiliza titulares como: “Niño fumando en estadio NO era lo que parecía; TE SORPRENDERÁ”, “Parecía una adorable foto familiar, pero no vas a dormir cuando descubras lo que pasó” o “12 imágenes adorables por las que tienes que detenerte y ver AHORA MISMO”. Como puede apreciarse, comparten una serie de características. Estas son las siguientes:

  • Información incompleta que lleve al lector a querer completarla.
  • Expresiones apelativas que reclaman una acción al lector.
  • Repetición y señalización de noticias más antiguas.
  • Exageración o énfasis de un rasgo o acción o apelación al misterio.
  • Contenidos sensacionalistas o noticias relacionadas con el entretenimiento.
  • Elementos audiovisuales llamativos, como fotos o vídeos curiosos, humorísticos o manipulados.
Mujer haciendo doomscrolling

¿Por qué preocuparse?

Aunque a priori los clickbaits puedan parecer inofensivos, pero la realidad es que entrañan ciertos peligros más o menos evidentes. Algunos de estos enlaces esconden tras de sí ataques de phishing. Esto es, que al entrar en el sitio web, parte de información del usuario puede ser robada. Nuestra ceguera atencional puede hacernos aceptar condiciones que de otra manera no aceptaríamos con tal de llegar antes a la información.

Por otro lado, este tipo de estrategia ha sido relacionada con la difusión de rumores y desinformación. En estas noticias se suele incluir información distorsionada, descontextualizada o manipulada. Por esto, es importante estar alerta de su objetivo y contrastar la información que nos parezca relevante antes de compartirla. Además, en muchos casos es en sí, si lo pensamos después, una pérdida de tiempo, ya que con poca frecuencia lo que hay detrás de los enlaces cumple o responde a lo que realmente anticipa, pudiendo generar en nosotros un cierto malestar.

  • A Bazaco, M Redondo, P Sánchez-García (2019): “El clickbait como estrategia del periodismo viral: concepto y metodología”. Revista Latina de Comunicación Social, 74, pp. 94 a 115. doi: 10.4185/RLCS-2019-1323
  • A. Chakraborty, B. Paranjape, S. Kakarla and N. Ganguly, "Stop Clickbait: Detecting and preventing clickbaits in online news media," 2016 IEEE/ACM International Conference on Advances in Social Networks Analysis and Mining (ASONAM), San Francisco, CA, 2016, pp. 9-16, doi: 10.1109/ASONAM.2016.7752207.