¿Qué es la codependencia?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 10 abril, 2015
Raquel Lemos Rodríguez · 10 abril, 2015

“La libertad significa responsabilidad; por eso, la mayoría de los hombres le tiene tanto miedo.”

(George Bernard Shaw)

 

La codependencia es una condición psicológica en la que una persona se apega emocionalmente a otra. Esto no es, para nada, positivo.

¿Por qué no puedes tomar una decisión tú solo? ¿Por qué necesitas tenerlo todo bajo control y cuando se te escapa algo se te viene el mundo encima? ¿Si esa persona te falta qué haces? Una persona codependiente tiene todos y cada uno de estos miedos.

¿Quieres saber si eres una persona codependiente? Te invitamos a que realices esta prueba antes de continuar: test de dependencia emocional.

 

Una persona codependiente es…

 

Insegura

 

La persona codependiente vive para los demás, se abandona a sí misma. Se apoya en las decisiones de los otros, se alimenta de las opiniones del resto de la gente y se infravalora.

Para la persona codependiente los demás son más importantes. Siempre se hará preguntas tales como ¿qué haría en mi lugar? ¿cómo actuaría? No es capaz de pensar por ella misma.

 

Controladora

 

Como hemos visto, la persona codependiente siempre necesita a alguien para tomar decisiones, vivir e incluso ser feliz. Como no puede vivir sin esto, se volverá controladora y manipuladora para mantener a todo y todos bajo su control. No quiere que nadie se vaya de su lado, ¡no puede prescindir de ellos!

 

Duda de sí misma

 

La persona codependiente no puede enfrentarse al mundo, a la vida, ella sola. Duda incluso de saber cómo vivir sin tener que depender de alguien emocionalmente. ¿Cómo hacerlo? Es imposible para ella.

Su inseguridad y sus miedos la incapacitan para decidir. Hacerle frente a la vida sin un hombro en el que apoyarse, le provocará un terror y una ansiedad tales que buscará a alguien que supla esta necesidad.

¿qué es la codependencia?

 

¿Cómo superar la codependencia?

 

Si nos sentimos apegados a alguien que es el centro de nuestro mundo, la razón de nuestra existencia y sin la que no podemos desenvolvernos en la vida ¿es posible cambiar esto? ¿Podemos superar ser codependientes? La respuesta es sí.

 

-¿Por qué sientes que tu vida no vale la pena? ¿Qué es lo que te imposibilita para no depender de nadie? Busca en tu interior aquello que te hace sentir inferior, reflexiona y piensa si realmente eso es así o no. Tú no vales menos que nadie. ¿Por qué no empezar de nuevo? 

 

-Como persona codependiente tus pensamientos estarán plagados de frases tales como “no sé”, “no puedo hacerlo”, “él sabrá hacerlo”. Elimina estos pensamientos y si afloran, los contrarrestas.

Nadie lo sabe todo, nadie sabe hacerlo todo. Pero hay algo que todos podemos hacer: aprender. ¿No lo sé? Pues aprendo cómo. ¿Qué no puedo hacerlo? ¿Estás seguro de ello? ¿Realmente lo has intentado? No busques ayuda, no te apoyes en otra persona. Intenta ser dependiente.

 

-Muchas circunstancias nos sobrepasan, ¡pero nos pasa a todos! Lo bueno es saber solventarlas, superarlas con éxito nosotros mismos. No podemos pensar en apoyarnos en otra persona, pues ese apoyo puede volverse inestable. ¿Buscamos entonces otro apoyo más sólido? No. Nada será mejor que tener la seguridad de nuestro propio apoyo.

 

-Tú sabes en lo que destacas, ¡tus puntos fuertes! Pues ¿a qué esperas para explotarlos? Trabaja en ellos para aprender a valorarte y no necesitar depender de nadie.

 

-Busca un motivo de alegría cada día. Que no te importen lo que los demás hagan, importa lo que hagas tú. Deja de fijarte en los demás como un modelo. Cada uno es único. Haz que tu vida sea única. ¡No seas codependiente!

 

-Persevera. Es difícil sí, pero no imposible. Continua hacia delante. No siempre tendrás a alguien en quien apoyarte y cuando ello suceda ¿se te vendrá el mundo encima? Eres fuerte, inteligente, responsable…

No necesitas fijarte en nadie, no necesitas de alguien para poder vivir. Vive tu vida, valórate, sé único. Que tu vida no dependa de nadie que no seas tú mismo.

 

¿Eres codependiente? Si es así espero que estos y otros consejos puedan ser de tu ayuda. Aunque la mejor ayuda es tu propia fuerza de voluntad. ¡No te permitas depender de alguien! Experimenta la libertad de no ser codependiente.