¿Qué es la solastalgia? - La Mente es Maravillosa

¿Qué es la solastalgia?

María Hoyos 16 julio, 2018 en Psicología clínica 0 compartidos
Chico solo observando naturaleza

La solastalgia se define como una clase de trastorno de la ansiedad relacionado con el cambio climático y otros fenómenos naturales condicionados por nuestras manos. De alguna manera, podemos decir que es consecuencia de nuestro nuevo estilo de vida, del alejamiento del ser humano de la naturaleza.

La solastalgia nos hace sentir alejados de algunos de los componentes fundamentales de nuestra antigua forma de vida como especie: la vida salvaje, la flora, la fauna.

Cuando las amenazas a la naturaleza afectan a nuestra autoestima

La relación con nuestro entorno históricamente no ha sido un camino de rosas, siempre ha existido cierto grado de conflicto. La base de este conflicto está en la diversidad de opiniones, entre si debemos integrarnos en la naturaleza como un elemento más de ella o, por el contrario, debemos utilizar nuestras capacidades para moldear el entorno a nuestra medida y según nuestros gustos.

En medio de este conflicto de opiniones aparece el sentimiento de solastalgia, cuando una persona echa un vistazo a su alrededor y siente que algo no va bien. Cuando observas los árboles, las flores o el cielo y no puedes evitar sentir algo de tristeza. Curiosamente, lo más frecuente es que las personas se sientan más felices y tranquilas en un entorno natural seguro que rodeadas del cemento y el estrés habitual en una gran ciudad.

Mujer paseando por un campo

La solastalgia y el trastorno por déficit de naturaleza

El escritor Richard Louv, en su libro Los últimos niños del bosque, acuñó el término “trastorno por déficit de naturaleza”. Este curioso fenómeno se asocia con el aumento de los casos de déficit de atención, obesidad y depresión, además de otros problemas de salud física y mental.

Esta falta de naturaleza puede afectar en especial a los niños, quienes, de manera inconsciente, sienten la necesidad de tomar más contacto con el medio natural por medio de excursiones al campo, al mar o a la montaña.

Esta desconexión del mundo puede ayudarnos a mejorar nuestros niveles de concentración y a reducir el estrés acumulado durante el día a día o la sensación de irritabilidad. Además, pasar más tiempo en contacto con la naturaleza puede ayudarnos a aliviar o evitar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias debidas a la contaminación en los entornos urbanos.

Como hemos comentado, la obesidad también está relacionada con este trastorno, así como la hiperactividad o la falta de vitamina D. Todos estos síntomas pueden derivar en enfermedades de relativa gravedad, y todo ello por la simple falta de un contacto más habitual con el medio natural.

La solastalgia y su amenaza hacia la topofilia

Lo normal es que el entorno natural y el paisaje sean una fuente de tranquilidad y de satisfacción. Esto es lo que se conoce como topofilia, un sentimiento propio de las personas que sienten amor por el lugar en el que crecieron o en el que viven, a menudo caracterizado por un entorno natural abundante.

Sin embargo, un sentimiento positivo, como la topofilia puede convertirse en solastalgia, cuando ese lugar resulta invadido por una central térmica contaminando, cuando un bosque se quema o cuando se tala para construir una autovía. La persona que padece solastalgia siente que hay un cambio no deseado en su entorno y que ha perdido algo de manera irreversible. En este sentido, la solastalgia se puede asemejar a la nostalgia, solo que con la particularidad de que se siente estando en el presente y en el lugar en cuestión.

Chica en el campo envuelta en humo rojo

La solastalgia es un reflejo de nuestra propia experiencia

Debido a los continuos cambios en el medio natural debidos a la globalización, la solastalgia es un sentimiento cada vez más común. Efectos como el cambio climático, la urbanización o la incesante producción y desperdicio de plásticos son especialmente influyentes en este fenómeno. Además, puede deberse también a la omnipresencia de la tecnología, que altera de forma continua el medio que conocemos.

Otros efectos son las actividades mineras, la extensión de los terrenos dedicados a la agricultura y a la ganadería o la construcción de fábricas, centrales de energía o vías de comunicación. Todo esto amenaza a la integridad de los paisajes naturales que muchas personas sienten como parte de sí, dando lugar a estos sentimientos de estrés y tristeza.

Como posible solución al problema de la solastalgia, un buen método puede ser intentar fomentar otros sentimientos de apego hacia la naturaleza y la vida. Por ejemplo, la biofilia, que es el apego por lo vivo, o la eutierria, que es el amor por la conexión entre la Tierra y los seres vivos.

María Hoyos

Soy filóloga y profesora de español: mi meta en la vida es comunicar y transmitir conocimiento. Y la información es el camino para ello.

Ver perfil »
Te puede gustar