¿Qué es un metaanálisis?

05 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
¿Te has preguntado alguna vez cómo se llegan a sacar conclusiones en investigación? ¿Un solo estudio es suficiente para aceptar un hecho? Te presentamos el metaanálisis, una de las técnicas que nos permite avanzar en el conocimiento de una forma rigurosa.

En las últimas décadas ha habido un crecimiento enorme de la investigación. Por ello, es necesario poner en marcha metodologías que nos ayuden a relacionar diferentes estudios y a sacar conclusiones más globales. Una de esas metodologías es el metaanálisis, el cual permite realizar un análisis estadístico conjunto de todos los estudios que han sido revisados en torno a un tema más allá de la lectura subjetiva del investigador; es decir, con un tratamiento estadístico.

Las revisiones de las investigaciones son esenciales para entender las especificaciones del tema que se está estudiando. Por ejemplo, ¿por qué un tratamiento es eficaz en una población y no en otra?

Existen diferentes formas de realizar una revisión de la literatura que difieren en su metodología y en el tipo de conclusiones que se pueden extraer.

Estudiantes con investigación

Tipos de revisión

Pueden describirse tres tipos de revisión:

Revisión tradicional

Sería el paso inicial de todas las revisiones e investigaciones. Es el momento en el que se busca información sobre un tema concreto y se revisan los estudios que ya han sido publicados al respecto. De esta forma, se presenta una idea general de lo que se conoce y lo que aún no ha sido investigado.

En la revisión tradicional, el autor no sigue una metodología concisa, tiene total libertad y no tiene por qué dar detalles sobre todas las decisiones tomadas en el proceso. Por ejemplo, por qué ha elegido unos estudios y no otros. Esto supone que las revisiones tradicionales sean subjetivas y difícilmente replicables.

Revisión sistemática

Este tipo de revisión va un paso más allá y realiza una revisión tradicional de una forma más estructurada. Su objetivo es reducir todos los posibles sesgos que tendría la tradicional.

Para ello, se definen de forma muy clara cuáles son todos los pasos a seguir y se deja constancia de todas las decisiones tomadas, cuál ha sido el procedimiento seguido y qué tipo de análisis se ha aplicado. Es decir, en una revisión sistemática, se debe encontrar la información de los términos usados para buscar los estudios, qué repositorios han sido consultados, los criterios de inclusión y exclusión, etc.

Metaanálisis

Por último, estando en el último nivel de complejidad, el metaanálisis consiste en una revisión sistemática a la que se le aplican técnicas estadísticas para realizar un análisis cuantitativo de todos los estudios incluidos.

Generalmente, se calculan los tamaños del efecto, lo que permite establecer cómo de fuerte son las relaciones entre los temas consultados. Por ejemplo, ¿cuánto mejora un tratamiento cierta patología en una población? De esta forma, resulta más fácil integrar todos los resultados encontrados y poder reportar conclusiones basadas en los datos empíricos.

Fases de un metaanálisis

Lo que permite que el metaanálisis sea objetivo, sistemático y, por ende, científico, es la definición de todas las etapas.

1. Formulación de un problema

Como en cualquier investigación, el primer paso es la delimitación del problema o cuestión que se quiere resolver. Se ha de elegir un tema de forma concreta y operativa.

Esto determinará los objetivos de la revisión, las características de los estudios que han de seleccionarse y el tipo de datos que han de analizarse.

2. Búsqueda de la literatura

Una vez se ha definido la pregunta, se han de establecer los criterios que se van a seguir para buscar y seleccionar los estudios a incluir. Así, se podrá realizar una búsqueda exhaustiva y acotada.

3. Codificación de los estudios

Al tratarse de una compilación de estudios previos, la diferencia en los resultados podrá atribuirse a factores bien identificados, y en otros casos, a factores no tan claros. Por ello, es importante codificar todas las características de las investigaciones con el fin de facilitar la identificación de esos factores determinantes.

En esta fase, es esencial recoger los estadísticos y los datos que resultan en cada estudio incluido, de cara a realizar el análisis estadístico conjunto. Habitualmente, estos índices son el tamaño del efecto, las odd-ratio, la diferencia media tipificada, o coeficientes de correlación.

4. Análisis estadístico e interpretación

El siguiente paso consiste en analizar los datos recogidos en la fase anterior e interpretar los resultados. Habitualmente, los análisis que se aplican son: promediar los tamaños del efecto, evaluar la heterogeneidad de los resultados y explicar las características que podrían explicar la heterogeneidad si la hay.

Para integrar los resultados e interpretarlos, es esencial que se indiquen las significaciones de cada estudio y del meta-análisis.

5. Publicación del metaanálisis

Una vez finalizado, se ha de redactar todo el proceso, resultados y conclusiones, para enviarlo para su publicación en una revista científica.

Personas haciendo estadística

Ventajas y limitaciones

Este método proporciona una metodología científica, transparente y sistemática para integrar resultados y sacar conclusiones respecto a un tema de investigación. Así, de forma concreta, sus ventajas son:

  • Permite el manejo y análisis de gran cantidad de información.
  • Los tamaños de la muestra son significativamente mayores, lo que aumenta la potencia estadística.
  • Permite que un estudio sea replicable y, por tanto, el apoyo o refutación por parte de otros investigadores.
  • Aportan información precisa, objetiva y contrastable.
  • Permite analizar los factores que generan diferentes resultados en un tema de investigación.

Por el lado contrario, el metaanálisis no está libre de limitaciones. Entre ellas:

  • El sesgo de publicación, por el cual se tiende sólo a publicar estudios en el que sus resultados son significativos, olvidando aquellos que no encuentran un efecto.
  • Las propias limitaciones de los diseños y metodologías de los estudios incluidos en el meta-análisis.
  • La heterogeneidad entre los estudios, que puede dificultar enormemente la integración de los resultados.

Necesario para avanzar

A pesar de sus limitaciones, las ventajas del meta-análisis hacen que sea una herramienta útil y fundamental para avanzar en el conocimiento científico. Esto es debido a su capacidad para integrar multitud de datos procedentes de diferentes estudios de todo el mundo.

Sin el metaanálisis se haría realmente complicado reunir todo el conocimiento y proporcionar conclusiones que den lugar a nuevas investigaciones o al desarrollo de tratamientos.

  • Marín Martínez, F., Sánchez Meca, J. y López López, J.A. (2009). El metaanálisis en el ámbito de las Ciencias de la Salud: una metodología imprescindible para la eficiente acumulación del conocimiento. Fisioterapia, 31(3), 107-114.