¿Qué le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico?

Sufrir un ataque de pánico es una de las experiencias más devastadoras. ¿Cómo se refleja eso en el cerebro?
¿Qué le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 12 julio, 2022

Lo que le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico puede definirse en una frase: es secuestrado por el miedo. Tras esta afirmación, puede que muchos se pregunten, “pero, ¿miedo a qué?”. Como bien sabemos, este tipo de experiencias pueden desencadenarse en situaciones inocuas, en momentos donde, al menos en apariencia, no hay ningún estímulo amenazante.

Los ataques de pánico pueden aparecer sin necesidad de que exista un desencadenante claro. Sin embargo, nuestra hipersensibilidad está ahí, el miedo siempre está latente, alimentado por una ansiedad acumulada durante semanas, meses e incluso años.

El cuerpo reacciona porque nuestro sistema nervioso y, en concreto, nuestro cerebro, presenta una sobreactivación en ciertas regiones que median en nuestro procesamiento y aprendizaje emocional. Son situaciones muy complejas que han despertado el interés de los neurocientíficos desde hace décadas. Veamos más datos a continuación.

Las estructuras cerebrales relacionadas con los ataques de pánico se relacionan con respuestas motivacionales y defensivas, como la lucha o huida.

Hombre sufriendo un ataque de pánico

¿Qué le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico?

Lo señalábamos al inicio, lo que le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico es que está sometido a una emoción primaria muy poderosa: el miedo. Así, tal y como nos revela un estudio realizado en la Universidad de Londres por parte del doctor Dean Mobbs, lo que sucedería en realidad es que nuestros mecanismos de defensa están sobreactivados.

Es decir, experimentamos un miedo desmesurado e irracional hacia amenazas que no siempre son reales (o no son potencialmente peligrosas para nuestra integridad o supervivencia).

Ahora bien, hay un hecho evidente, y es que estamos ante una realidad psicológica que experimenta cerca del 12% de la población. Debemos entender que los ataques de pánico no son más que un síntoma de una condición subyacente mediada por el estrés y una ansiedad arrastrada en el tiempo.

A menudo, muchos de nosotros terminamos por familiarizarnos con las sensaciones de la ansiedad, hasta el punto de normalizarlas y asumir que es nuestra forma de ser. Hasta que llega un día en que nuestro sistema nervioso llega al límite, y entonces, toda esa activación interna acumulada termina manifestándose de muchas maneras, siendo los ataques de pánico son una de ellas.

La amígdala, el centro funcional del miedo

La amígdala cerebral es una estructura fascinante. Sabemos que desempeña una función básica para nuestra supervivencia (al igual que en los animales). Tenemos claro también desde hace décadas, que es ella quien nos genera la emoción del miedo para que reaccionemos ante las amenazas de nuestro entorno.

Ahora bien, algo que nos señalan los científicos es que lo que le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico es que es víctima de una amígdala sobreactivada. Es decir, hay una respuesta excesiva y desmesurada ante lo que interpretamos como amenazas, sean reales o no.

Cerebro iluminado

La ínsula, más allá del miedo: cuando llega el pánico

Hasta no hace mucho pensábamos que la auténtica responsable de los ataques de pánico era la amígdala. Sin embargo, en los últimos años se ha descubierto que esta región no era tan determinante como se suponía en un inicio. En realidad, existe otra estructura cerebral que sitúa a la persona en un estado que va más allá del miedo, una que lo intensifica más aún para situarnos ya en un estado de pánico.

Hablamos de la ínsula, otra puerta hacia esas situaciones donde nuestras emociones se disparan, donde perdemos el control y donde además del pánico, experimentamos ese desajuste corporal donde surgen los mareos y la turbación.

Lo que le ocurre al cerebro durante un ataque de pánico: el mesencéfalo, detente o corre

El mesencéfalo, conocido también como cerebro medio, es una estructura situada en la parte superior del tronco del encéfalo. Según el doctor Dean Mobbs, durante un ataque de pánico se activa un área de esta región cerebral denominada sustancia gris periacueductal.

Esta sustancia puede contribuir a generar dos acciones incompatibles: la de huir o la de quedarnos quietos para protegernos de una amenaza. Ahora bien, esta zona se activa solo cuando hay un nivel de ansiedad muy elevada.

Tratamiento para los ataques de pánico

Muchas personas acuden a terapia para tratar de superar y controlar estas crisis. Dependiendo de las necesidades y características del paciente, son varias las estrategias a seguir en consulta:

  • Enfoque cognitivo-conductual: se suelen recrear los síntomas en el paciente en un entorno controlado para conseguir desensibilización y adquirir recursos para controlarlos.
  • Técnicas complementarias, como las de relajación y el mindfulness.
  • Ejercicios de control de la respiración.

El primer ataque de pánico y su huella emocional

Quien haya experimentado alguna vez un ataque de pánico sabe lo que sucede después: el miedo a sufrir otro más. El hecho de que esa vivencia sea tan intensa y turbadora no es casual. Tanto es así que, en un estudio realizado en la Universidad de Ottawa, Canadá, los autores señalan que la experiencia fisiológica y emocional de ese primer ataque deja una impronta profunda a nivel cerebral.

Ese impacto origina un nuevo vínculo, el del «miedo al miedo». De pronto, el miedo a experimentar un nuevo ataque genera una angustia persistente, lo que acaba aumentando la probabilidad de sufrirlo.

Para concluir, estos hechos, estas realidades a nivel neurológico son tan peculiares como llamativas, pero si hay un hecho importante es que los científicos conocen mucho mejor dichos mecanismos. En poco tiempo dispondremos de tratamientos más efectivos y enfoques psicológicos más precisos para dar una mejor respuesta a estas situaciones tan limitantes.

Mujer pensando en Lo que sucede tras el primer ataque de pánico
Te podría interesar...
La procrastinación y su relación con la ansiedad
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La procrastinación y su relación con la ansiedad

La procrastinación y su relación con la ansiedad nos señala la importancia de aprender a gestionar nuestras emociones, miedos e inseguridades.




Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.