Mesencéfalo: características y funciones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 19 noviembre, 2018
María Alejandra Castro · 19 noviembre, 2018
El mesencéfalo puede ser la clave para encontrar una posible cura de enfermedades que actualmente no la tienen, como por ejemplo el Parkinson o el Alzheimer.

El mesencéfalo es una parte esencial del sistema nervioso. Gracias a él son posibles diversas funciones de nuestro organismo. Se trata de una de las estructuras del encéfalo que se comunica con las principales partes del sistema nervioso central.

Se encuentra ubicado en el medio del encéfalo, de ahí su nombre que significa “cerebro medio”, forma de la que también es llamado. Así, une el puente troncoencefálico o puente de Varolio y el cerebelo, con el diencéfalo.

Además, está compuesto por diversas estructuras que se relacionan con funciones motoras y sensoriales. Descubramos las principales características y funciones de este pequeño pero fundamental soporte del encéfalo.

Estructura del mesencéfalo

El mesencéfalo es la estructura que se encuentra en el medio del cerebro. Se extiende desde el diencéfalo hasta la protuberancia. Su forma es parecida a la de un trapecio, pero con base estrecha y con un agujero diminuto que lo atraviesa: el agujero de Silvio.

Externamente sólo se observa su cara anterior. Para observar las demás partes se levantan los lóbulos temporales, occipitales y el cerebelo.

El límite inferior del mesencéfalo es el puente de Varolio. Mientras que su límite superior está señalado por la continuación de las fibras nerviosas del nervio óptico, también llamadas cintillas ópticas. Por la parte anterior, con la fosa interpeduncular mientras que por la parte posterior llega hasta la glándula pineal.

Mesencéfalo

Funciones del mesencéfalo

Las estructuras principales del mesencéfalo son: el tegmento, el téctum y los pedúnculos cerebrales. Sumerjámonos en cada una de ellas.

Tegmento

Se encuentra en la zona dorsal del mesencéfalo y está compuesto por tres partes:

  • Sustancia negra. Se encuentra en la parte superior del mesencéfalo, entre los pedúnculos cerebrales y el tegmento del encéfalo. Es un núcleo motor, compuesto por la zona compacta y la reticular. La zona compacta, contiene pigmentos de melanina y como principal neurotransmisor posee a la dopamina. La zona reticular no posee melanina, pero sí un pigmento que contiene hierro cuyos principales neurotransmisores son: GABA y acetilcolina.
  • Sustancia gris periacueductal. Se encuentra en la región subependimaria en forma de envoltura. En su parte más central contiene núcleos craneanos fundamentales (del II, IV, y V par). Además, participa en la modulación del dolor y de la ansiedad.
  • Núcleo rojo. Se localiza en el centro del tegmento del mesencéfalo, a ambos lados de la línea media. Consiste en una agrupación de neuronas asociada a vías extrapiramidales. Debe su color rojizo a su gran vascularización y a pigmentos citoplasmáticos que contienen hierro.

Téctum

Etimológicamente significa “techo”. Constituye la porción posterior al acueducto cerebral. Sus principales estructuras son:

  • Colículos inferiores. Se encargan del procesamiento de las vías auditivas. Establecen el análisis y la detección de estímulos auditivos. Por ello, se relacionan con la detección del sonido, su análisis frecuencial y de las diferencias interaurales de intensidad y tiempo.
  • Colículos superiores. Se encuentran conectados con el cuerpo geniculado lateral por el pedúnculo cerebeloso superior. También son centros de integración sensorial. Además, reciben información visual e intervienen en movimientos de cuello, cabeza y ojos.

Pedúnculos cerebrales

Se trata de dos cordones nerviosos de color blanco que están separados entre sí por la fosa interpeduncular. Se localizan en la zona superior del tronco encefálico, por encima de la protuberancia anular y desaparecen en los hemisferios.

Su principal función es comunicar al mesencéfalo con el cerebro. Además, los pedúnculos cerebrales están constituidos por fibras nerviosas que incluyen:

  • El tracto corticopontino. Es el que une a la corteza cerebral con el puente de Varolio.
  • El tracto corticoespinal. Es el tracto que vincula la corteza cerebral con la médula espinal.

Ahora bien, no son lo mismo que los pedúnculos cerebelosos. Entre ellos se encuentra la fosa interpeduncular, una región que actúa separando a estas estructuras. Además, por la cara dorsal y ventral de cada pedúnculo se encuentran separados por la sustancia negra.

Patología del mesencéfalo

Cuando algo falla en el mesencéfalo pueden ocurrir diversas patologías. Pues es una zona fundamental, para los procesos de nuestro organismo. Observemos algunas de las consecuencias que puede traer su mal funcionamiento:

  • Enfermedad de Parkinson. Consiste en un desorden crónico y degenerativo. Presenta una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar movimientos. También, están presentes los síntomas: rigidez muscular, temblor, irritabilidad, bradicinesia, depresión, dificultades para tragar, hiposmia y deterioro cognitivo entre otros. Además, se relaciona esta afección con el mesencéfalo. Esto se debe a que contiene a la sustancia negra, encargada del control del movimiento y la coordinación a través de neurotransmisores como: la dopamina.
  • Enfermedad de Alzheimer. El Alzheimer es un tipo de deterioro cognitivo en el que se presentan problemas con: la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Los síntomas se desarrollan de forma lenta y empeoran con el tiempo hasta que interfieren con el desarrollo normal del día a día de la persona. Ahora bien, tal y como sugieren Xavier Girones, Arantxa Guimerà y Félix F. Cruz Sánchez, en su artículo publicado en la Revista Española de patología, una de las posibles causas de Alzheimer es la degeneración neurofibrilar que se ha visto encontrada en diversas partes del cerebro dentro de las que se encuentra el mesencéfalo.
  • Síndrome de Parinaud. También es llamado síndrome mesencefálico dorsal. Recibe su nombre por Henri Parinaud (considerado padre de la oftalmología). Se trata de un grupo de alteraciones del movimiento ocular. Está causado por lesiones en la región superior del mesencéfalo. Además, la persona con este síndrome cuenta con parálisis de la mirada, nistagmo y retracción del párpado, entre otros síntomas.

Hombre con alzheimer mirando por la ventana

El mesencéfalo es el enlace que abraza diversas partes del encéfalo a través de sus conexiones. Debido a la cantidad y complejidad de entradas y salidas que posee, cualquier accidente en el encéfalo podría afectar al mesencéfalo, ya que es un eje donde convergen uniones fundamentales para nuestro organismo.

  • Bear, M. F. Connors, B. W., Paradiso, M.A., Nuin, X. U., Guillén, X. V. & Sol Jaquotot, M. J. (2008). Neurociencias: la exploración del cerebro. Wolters Kluwer/Lippincott Williams & Wikins.
  • Guimerà, A., Gironès, X., & Cruz- Sánchez, F.F. (2002). Actualización sobre la patología de la enfermedad de Alzheimer. Revista Española de patología, 35 (1), 21-41.