¿Qué puede ayudarte cuando te sientes vacío?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 16 febrero, 2018
Marian García · 4 febrero, 2014

Es un sentimiento difícil de explicar, pero que se aferra a nuestra alma con fuerza. Una persona puede tenerlo todo y, sin embargo, sentir un profundo hueco en su interior. Sentirse vacío es pensar que nuestra existencia no tiene ningún sentido, a pesar de que nuestro alrededor demuestre todo lo contrario.

El vacío es una emoción que hiere nuestra arquitectura emocional y causa heridas que si no curamos a tiempo pueden complicarnos la existencia.

Hay personas que intentan llenar ese vacío con amor, con comida, con alcohol, cargando su agenda social, dedicándole más tiempo a sus aficiones o machacándose más de la cuenta en el gimnasio. Se sienten derrotadas, sus fuerzas flaquean y recordar ese “vacío” les causa un inmenso daño. Si tuvieran que elegir un objetivo para definir el vacío, sería insoportable.

Y es que el vacío es insoportable porque es incomprensible, porque todo nos recuerda que sentimos una necesidad de algo que no somos capaces de determinar.

La dificultad de explicar el vacío

Hombre que se siente vacío caminando solo

 

Manifestar esta carencia es tan difícil para quien la siente como para quien es informado de ella. Es un sentimiento que apenas puede explicar quien lo sufre y que por ello es muy difícil de entender para las personas que lo rodean.

Los estudios científicos lo vinculan a causas asociadas a la depresión, una desconexión del sistema pre-frontal con el sistema límbico se presenta como la hipótesis neurobiológica.

Al sentirse vacío, parece como si una serie de emociones negativas decidieran aliarse, coger fuerza y complicar nuestra vida. Aparecen la desmotivación, la desilusión, la insatisfacción, la angustia, el hastío o la tristeza. Y poco a poco a poco consiguen adueñarse de la persona.

Además, se evita el compromiso, se pone distancia con las personas del entorno, se elude cualquier tipo de responsabilidad y crece el sentimiento de inseguridad. Un auténtico círculo vicioso del que puede resultar muy difícil escapar.

“Es curioso que la vida, cuanto más vacía, más pesa.”

-León Daudí-

¿Es posible dejar de sentirse vacío?

 

Hombre pensando en soledad
La lucha contra el vacío no es nada fácil. Caer atrapado en sus garras es tener la sensación de que estamos a la deriva, inmersos en un mar de dudas. Uno puede decidir dejarse vencer por este sentimiento o coger las riendas de su destino y luchar contra ese vacío que le angustia.

Para ello, hay que comenzar la tarea de conocernos y aceptarnos a nosotros mismos. Hay que bucear en nuestro interior, identificar los factores que provocan ese cúmulo de emociones negativas para ponerles remedio. Exteriorizar lo que sentimos y hablar de lo que nos atormenta es una buena manera de comenzar a sanar nuestras heridas emocionales y dejar de sentirse vacío.

Pide ayuda, no siempre tenemos todas las herramientas que necesitamos para solucionar nuestros problemas. Pedir ayuda no significa ser débil, sino tener la capacidad de darse cuenta que necesitamos a alguien para afrontar nuestro problema.

“La vida exige a todo individuo una contribución y depende sólo de él descubrir en qué consiste.”

-Viktor Frankl-

Valora lo que tienes, no se trata de ser conformista, sino de aceptar la realidad tal y como es. Céntrate en aquello que te hace sentir bien, potencia tus virtudes y trata de no dejarte dominar por tus defectos. Sé consciente de que la perfección no existe y que cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles.

Debes aprender a valorar aquello que hace que te sientas a gusto, aquello que te hace disfrutar y sentirte vivo y lanzarte a por ello, experimenta e investiga todo lo que eres capaz de hacer. Tu vida tiene un sentido, aunque haya momentos en los que no alcances a verlo, esta ahí, esperando a que lo descubras.