Quédate con el amor que proteja tu independencia - La Mente es Maravillosa

Quédate con el amor que proteja tu independencia

Arantxa Alvaro Fariñas 18, Abril 2016 en Emociones 4862 compartidos
Pareja mirándose a los ojos arropada por una manta

Amar a alguien es mucho más que desnudar un cuerpo, es desnudar un alma, pero ese amor debe ser correspondido para que sea completo, debe haber un equilibrio. Frases como “Mi existencia no tiene sentido sin ella”, “Vivo por y para él”, “Ella lo es todo para mí”, “Él es lo más importante de mi vida”, “No sé qué haría sin ella”, son expresiones a desterrar de nuestro pensamiento y de nuestro vocabulario si queremos lograr una relación sana.

La intensa sensación que proporciona el enamoramiento ha sido estudiada en muchos ámbitos: el filosófico, el literario, el científico, el psicológico… Porque se trata de un estado en el que la persona se siente inundada por la felicidad, alegría, sensualidad y otras muchas sensaciones positivas.

El enamoramiento es una especie de obsesión transitoria por una persona, que produce diversos efectos como la idealización de la persona amada, la pérdida de la concentración, la ensoñación, la pérdida de apetito, el insomnio… Pero, todos esos efectos, duran un tiempo, luego llega la realidad y la necesidad de afrontarla.

Estudios sobre el amor

Existen diversos estudios e investigaciones científicas que han demostrado que cuando nos enamoramos nuestro cerebro produce una combinación de hormonas similares a las que se produce en una adicción. Aumentan los niveles de dopamina y norepinefrina por eso nos sentimos excitados y llenos de energía y disminuyen los niveles de serotonina, que pueden llevarnos a un pensamiento repetitivo por la otra persona.

Chico poniéndole a su chica una flor en el pelo

Un estudio del Colegio de Medicina Albert Einstein, señala que cuando el amor se rompe, igual que cuando una persona es adicta a la droga, las consecuencias de la adicción son tan fuertes que pueden desembocar, en algunos casos, en depresión y en determinados tipos de conductas obsesivas.

Otro estudio llevado a cabo en el Reino Unido en relación con la psicología del amor, en el que participaron 4000 personas, concluyó que los pequeños actos son los que importan porque son los más valorados. Llevarle el café a tu pareja cuando se levanta, decirle a tu pareja lo guapo o guapa que está cada mañana, son pequeñas cosas que se valoran más que gastar dinero en regalos caros.

Un aspecto que está perjudicando a las relaciones de parejas en la actualidad son las redes sociales. Según una encuesta realizada por la Academia de Abogados Matrimoniales de Estados Unidos en el año 2011, se ha percibido un aumento de los divorcios debido al uso de las redes sociales, puesto que estas generan celos, desconfianza y por lo tanto, problemas de pareja.

Pareja enfadada

Amor o dependencia

Pero uno de los problemas fundamentales que afectan a muchas personas es la incapacidad de diferenciar entre amor y dependencia. Una persona que tiene dependencia emocional se suele caracterizar por tener una baja autoestima, un carácter sumiso y sobre todo por no concebir su vida en soledad.

Con personas que sienten la profunda necesidad de tener a alguien a su lado, idealizando a esa persona y viviendo por y para esa persona. Algunas características que se pueden destacar de un dependiente emocional, son las que describimos a continuación.

La persona dependiente no sabe vivir en soledad. Son personas que necesitan estar siempre con pareja y que no aprenden a disfrutar de su soledad, por lo general, encadenan relaciones para evitar estar solos/as porque son incapaces de pensar en una vida sin tener pareja.

Además, suelen contar con una baja autoestima. Un dependiente emocional suele ser una persona con una baja autoestima, son personas que no se quieren a sí mismas y que buscan constantemente la aprobación y el cariño de otras personas para sentirse seguros/as.

Falta de asertividad y entrega total

Las personas dependientes no saben decir “no”. Son personas complacientes que por miedo al rechazo o a que se produzca una ruptura de pareja no saben decir que no, no expresan sus opiniones cuando algo no les gusta o no les hace sentir bien, simplemente se centran en complacer a la otra persona para no perderla.

Corazón atrapado por cuerdas

Además, suelen poner su relación por encima de todo. Una persona dependiente pone su relación por encima de sus aficiones, sus amigos y su familia, parece que es lo más importante y no permite que nadie se interponga en esa relación. Es decir, la persona dependiente pone la relación por encima de sí misma.

Como contrapartida la pareja de un “dependiente emocional” suele ser una persona segura de sí misma, egocéntrica, dominante y poco afectuosa. Por ese motivo, encuentran su complemento perfecto en los “dependientes emocionales”.

Arantxa Alvaro Fariñas

Escritora y licenciada en derecho, apasionada por la literatura y por la psicología. Dejo volar mi imaginación para mantener los pies a unos centímetros del suelo y poder hacer realidad mis sueños.

Ver perfil »
Te puede gustar