Quiero morirme joven, lo más tarde posible

13 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Fátima Servián Franco
Desde tiempos inmemorables, primero los alquimistas y ahora investigadores de todo el mundo persiguen un gran sueño: derrotar a la muerte. Esta batalla entre la ciencia y el envejecimiento la hemos visto en muchas películas, pero ahora examinamos qué tiene de real.

Quiero morirme joven, lo más tarde posible. En el programa de Iñaki Gabilondo, Cuando ya no esté, un grupo de científicos analizan los avances de la ciencia en la rejuvenización celular y cómo afectaría al envejecimiento de la población. No hay evidencia empírica de que la longevidad haya llegado al límite en los 120 años, lo que abre una puerta al aumento de la supervivencia.

Aubrey De Gray, gerontólogo biomédico inglés educado en la Universidad de Cambridge, es un investigador conocido por su firme defensa dela idea de que una esperanza de vida indefinida es posible. Está seguro que los científicos no solo serán capaces de detener el envejecimiento del cuerpo humano, sino que también desarrollarán estrategias para devolvernos la juventud.

Algunas voces de la comunidad científica se están sumando a estos preceptos. Hay muchas posibilidades de que en los próximos 20 o 30 años podremos desarrollar medicinas que serán capaces de transformar a una persona vieja de sesenta o setenta años en una persona joven de 40 o, incluso, 30 años.

«Haciendo trasplantes de corazón he salvado 150 vidas. Si me hubiera centrado antes en la medicina preventiva habría podido salvar 150 millones de vidas»:

-Dr. Christian Barnad-

Personas mayores divirtiéndose como ejemplo de la cuarta edad

Quiero morirme joven, lo más tarde posible

Las personas que vivirán 130 años ya han nacido. A esa dirección apunta Juan Carlos Izpisua, farmacéutico español, cuyas publicaciones superan las 26.000 citas y se centran en la biología de células madre y su desarrollo.

Sus estudios se dirigen a la identificación de los mecanismos moleculares y celulares responsables del desarrollo embrionario. Sus contribuciones presentan un enorme potencial en los ámbitos de los trasplantes y la lucha contra el envejecimiento.

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) ha logrado desarrollar una técnica que permite eliminar los daños que se van acumulando en las células con la edad. El método podría ayudar a detener, o incluso a revertir, una de las principales causas del envejecimiento.

El equipo de científicos, bajo la dirección del biólogo Nikolay Kandul, ha logrado encontrar, en efecto, una forma de eliminar las mutaciones genéticas que se acumulan en las mitocondrias, los pequeños orgánulos que se encargan de producir energía en el interior de las células. El trabajo fue publicado en 2016 en Nature Communications.

La vida en nuestro planeta se forma por la combinación de cuatro letras, ACGT.  Una célula humana tiene alrededor de 3.200 millones de letras. Errores mínimos en el alfabeto de una célula dan lugar a enfermedades, algunas de ellas incompatibles con la vida. Todo esto puede verse reducido con estos nuevos avances en regeneración celular.

«En 2045 la muerte será opcional y para entonces el envejecimiento será una enfermedad curable».

-José Luis Cordeiro, fundador de la Singularity University en Silicon Valley-

¿Algún día podremos frenar el progresivo envejecimiento del cuerpo humano?

La prueba de que curar el envejecimiento es posible está en que ya existen células que no envejecen en la naturaleza, como las germinales, las cancerígenas o algunas bacterias. En biología, las células más famosas son las HELA, con las que se descubrió, ya en 1951, que el cáncer es inmortal, no envejece.

Esta nueva inmortalidad cambiará todo el concepto de la sociedad, ya que al igual que ocurre con las células madre, que nunca envejecen, se podrá trasladar lo mismo con todo el cuerpo.

Pero hay otra fecha crucial, 2029, el año en el que se hará realidad el test de Alan Turing. Este científico británico aseguró que llegará el día en que un ser humano no será capaz de distinguir entre si habla con otro igual o con una forma de inteligencia artificial.

Cada tecnología ayuda a crear nueva tecnología y hay una aceleración de la aceleración, lo que permitirá que en diez o quince años que un cerebro humano pueda conectarse con internet. La tecnología jugará un papel crucial en revertir el envejecimiento.

Incluso hablar, que se trata de una capacidad primitiva, en el futuro se hará de forma telepática gracias a los avances tecnológicos, como si se tratase de magia.

«Cuando dejas de hacer una contribución, es cuando empiezas a morir».

-Eleanor Roosevelt-

  • Bolter, J. D., & Enberg, M. (2017). El próximo paso: La vida exponencial. Obtenido de Entornos aumentados y nuevos medios digitales: https://www. bbvaopenmind. com/wpcontent/uploads/2017/01/BBVA-OpenMind-Jay-Davi-Bolter-Maria-Engberg-Entornosaumentados-y-nuevos-medios-digitales. pdf.
  • https://elpais.com/tag/juan_carlos_izpisua/a
  • Kandul, NP, Zhang, T., Hay, BA y Guo, M. (2016). Eliminación selectiva de ADN mitocondrial con deleción en Drosophila heteroplasmática. Nature communications , 7 , 13100.