7 recomendaciones para dejar de ser una persona indecisa

Todos nos hemos sentido bloqueados antes de tomar alguna decisión. Sin embargo, hay personas que caen en ese bloqueo de manera continuada. Compartimos algunas recomendaciones para que eso no pase tan a menudo.
7 recomendaciones para dejar de ser una persona indecisa
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 25 julio, 2022

La indecisión tiene que ver con la duda bloqueante frente a una o varias opciones. Al estar paralizados por la influencia de la indecisión, nos vemos inhabilitados para adoptar una postura que nos impulse a escoger aquello que más se alinea con nuestros valores, con lo que queremos y anhelamos en ese momento.

El problema de la falta de indecisión es que nos impide vivir, pues la vida es, entre otras cosas, decisión. Cada paso que damos, cada elección que hacemos y cada proyecto que iniciamos están atravesados por una decisión más o menos crucial que ha marcado el rumbo que hemos tomado.

Ahora bien, si tomar decisiones es algo tan cotidiano, ¿por qué a veces nos cuesta tanto? ¿Qué podemos hacer para salir de la indecisión?

Mujer con dudas
La indecisión constante puede bloquear a la persona a la hora de actuar.

¿Por qué es tan difícil tomar decisiones?

Tomar decisiones con gran peso en nuestro futuro a menudo es difícil y complejo, pues no solemos contar con toda la información que nos gustaría o el volumen de esta es tan grande que es muy complicado procesarla de una manera efectiva. De modo que, al enfrentarnos a posibilidades que acarrean múltiples efectos inciertos, el proceso de toma de decisión puede interrumpirse.

Decidir es también renunciar. Cuando escogemos una alternativa, renunciamos a otras opciones. A muchas personas les cuesta renunciar, soltar, dejar ir, de ahí la indecisión que identificamos como responsable de su parálisis. En ocasiones, las decisiones conllevan consecuencias que no queremos dejar pasar. Estas circunstancias hacen que escoger una opción sea complicado, y que nos tomemos tiempo para hacerlo.

También hay otras razones importantes que pueden hacer que seamos indecisos. Estas pueden ser las siguientes:

  • Inseguridad: es posible que sepamos lo que queramos hacer, pero al no confiar en nosotros, dudar de nuestras capacidades y sentirnos inseguro de lo que somos, termínanos bloqueados al momento de decidir.
  • Perfeccionismo: estar obsesionados con tomar la decisión correcta y perfecta puede hacernos indecisos porque no queremos fallar o ser imperfectos. Esto generalmente proviene de haber sido criado en una familia donde no se toleraban los errores.
  • Miedo a la responsabilidad: a veces evitamos decidir porque no queremos ser responsables si las cosas salen mal. En consecuencia, dejamos que otros decidan por nosotros, sin darnos cuenta de que estamos renunciando al control de nuestra propia vida.
  • Locus de control externo: al confiar en factores para guiarnos en la vida, dejamos que sea el “destino”, la situación o los demás lo que decidan. Evitamos decidir porque no tenemos control sobre nuestra elección, la hemos delegado en algo más.
  • Ser muy sensible: la alta sensibilidad suele sufrir con los grandes cambios.

¿Cómo tomamos decisiones?

Podemos tener problemas de indecisión cuando el proceso se bloquea, cuando nos quedamos estancados en una de las siguientes fases:

  • Conciencia situacional: enfrentarnos a una situación en la que necesitamos tomar una decisión.
  • Establecer objetivos: explicitar qué esperamos lograr con la decisión y cómo es de importante el objetivo para nosotros.
  • Recopilar información: investigar para obtener más información.
  • Identificar opciones: reconocer las alternativas que estén disponibles.
  • Evaluar las opciones: hacer un balance los pros y los contras teniendo en cuenta también los objetivos.
  • Elegir la opción preferida: escoger la mejor opción a partir de la evaluación.

Este proceso puede volverse muy exigente y agotador, lo que dificulta cada vez más tomar una decisión, en consecuencia, cuando tenemos que hacerlo, podemos intentar retrasarla o evitarla tanto como sea posible.

Consejos para dejar de ser una persona indecisa

A continuación, te daremos algunos para que puedas dejar de ser indeciso.

1. Márcate objetivos claros

Puedes ser indeciso porque no sabes hacia dónde te diriges, no sabes qué quieres, ni cuáles son tus metas. Al no saber tu destino, no sabes qué medio te sirve y cuál no, qué decisión es la más apropiada y cuál no. Por lo tanto, debes esclarecer tus objetivos para que así sepas qué decisión tomar en un momento específico.

2. Suelta la culpa

Para dejar de ser una persona indecisa debes aprender a no sentirte culpable por las consecuencias que tuvieron tus decisiones en el pasado. El temor para volver a fallar y volver a sentirte culpable puede llevarte a evitar tomar decisiones.

Ten en cuenta que no puedes cambiar el pasado, por eso, enfócate en lo que sí puedes controlar y cambiar ahora mediante tus decisiones.

3. Gana en seguridad

Tu indecisión puede ser una clara señal de tus inseguridades. Por lo tanto, trabajar en tu seguridad y en tu autoestima es fundamental para que puedas dejar de ser una persona indecisa.

Así pues, intenta observar tus defectos y debilidades para que reconozcas cuál de ellas te hace sentir inseguro al momento de tomar una decisión.

4. Regula tu perfeccionismo

Cuando una persona es perfeccionista, es probable que acabe convirtiéndose en una persona indecisa. Si es tu caso, el exceso de perfección puede hacerte dudar o desconfiar entre una decisión u otra.

Para vencer esta actitud, intenta ver tu situación desde otra perspectiva y tomar distancia de lo que estás haciendo.

5. Cree en ti

Para dejar de ser una persona indecisa alimenta la confianza en ti mismo. La falta de confianza va de la mano con la creencia irracional de que no eres suficiente o de que no tienes lo que se necesita para conseguir el éxito en una tarea concreta. Aprende a aceptarte y a creer más en tus capacidades.

Mujer mirándose al espejo
Creer en uno mismo es un gran protector de la inseguridad.

6. Aléjate de lo que no te aporta

Si tu entorno menoscaba tus decisiones, es normal que termines siendo una persona indecisa, y más si la opinión de los demás es importante para ti. Muchas personas a tu alrededor pueden ser tóxicas, por lo que es necesario tomar medidas para restringir su influencia.

7. Asume la responsabilidad

Para dejar de ser una persona indecisa es fundamental que te concedas la oportunidad de equivocarte. Elegir siempre la mejor opción no es posible; de hecho, con el paso del tiempo nos daremos cuenta de que hemos elegido la peor. Sin importar si estas te llevan al fracaso o no, habrá determinados acontecimientos que tendrás que aceptar antes de tomar ninguna medida que te permita comenzar a reparar.

Para concluir, dejar de ser una persona indecisa no es sencillo; ahora, la buena noticia es que es posible. Acudir a un psicólogo puede ayudarte a identificar el origen de tu indecisión, y no hay nada como atacar el origen. Recuerda que todo cambio requiere tiempo y persistencia, por lo tanto, no te impacientes si la transformación que esperas te lleva tiempo.

Te podría interesar...
¿Cómo tomar decisiones difíciles?: 8 recomendaciones
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo tomar decisiones difíciles?: 8 recomendaciones

Tomar decisiones difíciles exige un análisis racional de la situación y una revisión consciente de los sentimientos y los valores.