Recuperar la alegría - La mente es maravillosa

Recuperar la alegría

Cristina Pérez 28, Septiembre 2013 en Psicología 206 compartidos

Este artículo va destinado a todas esas personas que han perdido la alegría. Todos nos hemos encontrado alguna vez a alguna persona que afirma que está desilusionada, que nada ya le alegra y que todo lo bueno ya ha terminado en su vida, decaen las esperanzas.

Puede pasar por diferentes cosas, pero la más común es un cúmulo de problemas en muchas facetas de la vida. Cuando tenemos un problema en algún ámbito, si las demás facetas van bien, no se pierde la alegría.

Pongamos un ejemplo, una persona, por norma general, para sentirse feliz le tiene que ir bien en diferentes ámbitos:

Amoroso (pareja que nos llene tanto sexualmente como emocionalmente)

Amistoso (amistades de verdad con las que te sientas a gusto)

Laboral (un trabajo en el que te sientas a gusto y te aporte un sueldo que te permita ser independiente)

Familiar (llevarse bien con la familia y sentirse querido y aceptado)

Diversión (llevar a cabo tus hobbies y cosas que mueven tu felicidad)

Si por ejemplo, una persona está bien en todas esas facetas, y de repente alguna le falla, por ejemplo, que pierda su trabajo, la tristeza durará poco, será capaz de reponerse rápidamente porque tiene otras facetas a las que aferrarse, por ejemplo, una pareja que le quiere y una familia que le apoya.

El problema llega cuando empiezan a fallar casi todas las facetas, se pierde el trabajo, la pareja le deja o no encuentra o no le funcionan, no le satisfacen sus amistades, no se lleva bien con la familia y tampoco se divierte porque está con desmotivación.

Cuando esto sucede, la alegría se puede perder por completo, porque no hay nada a lo que agarrarse y cualquier ser humano necesita algo en su vida que le alegre la existencia, algún motivo por el que levantarse cada día.

Si sientes que no hay nada en tu vida que merezca la pena, te levantas y no encuentras motivos que te aporten alegría porque todo te va mal, algo puedes hacer.

Lo primero sería aceptar esa situación, aceptar el vacío y tristeza que se siente. Aceptar es no luchar en contra, sino seguir hacia adelante con el malestar incluido, sabiendo que es una situación pasajera y en cuanto vuelvas a llenar las facetas que te van mal, volverás a sentir alegría.

IDEAS PARA RECUPERAR LA ALEGRÍA

Algo importante es saber hacia dónde quiero ir. Si todo te va mal y te centras en todo a la vez, sentirás deseos de tirar la toalla, porque habrá tanto desorden en los pensamientos, que no sabrás por dónde empezar.

Es como cuando tienes que hacer muchas tareas, si te pones a pensar en la cantidad de cosas que tienes que hacer, acabarás por no tener ganas de hacer ninguna. Hay que ir poco a poco y no dejar que la mente mezcle tantos problemas.

Céntrate sólo en una cosa que desees y quieras conseguir. Desear muchas cosas a la vez puede hacer que no te enfoques por ninguna y acabes sin intentar nada.

No es necesario dar tantos pasos a la vez, ¿te van muchas cosas mal? Pues acéptalo y sé consciente de que los seres humanos somos creadores y puedes volver a conseguir cosas, pero poco a poco.

Piensa en todas esas facetas que te van mal y escucha a tu interior. ¿Cuál desearías que mejorara a corto plazo?, ¿cuál haría que tu alegría volviera a activarse?

Estas preguntas respóndelas con el corazón, no con la razón. Ahí encontrarás la respuesta de cómo recuperar la alegría. Cada persona es un mundo. Uno puede tener como prioridad tener buenos amigos con los que disfrutar mucho de sus hobbies, otros lo que más desean sería encontrar pareja, etc…

Escúchate y trata de encontrar un motivo que despierte esa alegría. Una vez sabes hacia dónde quieres ir, ya empezarás a sentir motivación para ir en busca de ello.

TIRA A LA BASURA EL VICTIMISMO

Si estás en la posición de víctima, piensas que nada vale la pena, que no eres capaz de conseguir nada, olvídate de seguir en esa postura. ¿Quieres conseguir cosas? Si es así, ser víctima no ayuda en nada.

Las personas que consiguen levantarse cada vez que caen, son las que creen que pueden. Todos podemos, pero para ello hay que ponerse en marcha y hacer algo.

ACCIÓN Y PERSEVERANCIA

Nada se consigue desde la inactividad, por lo tanto, si ya has encontrado ese motivo que te va a devolver la alegría, empieza a pensar qué acciones vas a emprender. No es necesario que hagas mucho si estás muy desmotivado, pero sólo da el primer paso y todo lo demás vendrá después.

El mayor problema de emprender cualquier acción está en nuestras exigencias, queremos conseguirlo todo rápido y fácil, pero si no te metes poco a poco nunca lo conseguirás. Además puedes apuntarte a nuevas actividades para conocer a gente nueva. Socializar ayuda mucho a salir de las negatividades.

FUERA EXIGENCIAS, LA FELICIDAD ESTÁ EN EL CAMINO Y NO EN LA META

Conseguir algo es importante, pero mucho más lo es disfrutar del camino y más si estás pasando por un mal momento y necesitas poner alegría en tu vida. Con estar en el camino hacia tu sueño ya te notarás con más motivación.

Disfruta de todo lo que te rodea, valóralo. Una de las cosas que más ayudan a salir de un estado de pesimismo y tristeza, es volver a aprender a disfrutar de las pequeñas cosas. Muchos, debido a tantos problemas que llevan encima, no lo valoran y no saben el gran poder que tiene.

Si no tuviéramos pensamiento como los animales, no habría lugar para la tristeza. La mente no se enfocaría en los problemas, sino que disfrutaría de todo lo que le rodeara, como si ese día fuera el último por vivir.

Trata de dejar la mente quieta y de disfrutar de todo lo que te rodea. En cualquier camino, hay cosas bonitas, pero si te estancas no las verás. Continúa caminando, te sientas como te sientas. Así encontrarás nuevos comienzos y nuevas alegrías que despertarán tu alma.

PON MÚSICA MARCHOSA EN TU VIDA

La música aporta mucha motivación. Aunque no te apetezca escuchar, pon música muy movida, con mensajes positivos. Será otro grano de arena que despierte tu vacío interior.

La mente cuando recibeondas marchosas, se activa, pone al corazón al ritmo de las notas musicales y seguro que te notarás con más ganas de hacer cosas.

Fotografías cortesía de Pablo Fernández y Esparta Palma.

Cristina Pérez

Ver perfil »
Te puede gustar