55 refranes graciosos y divertidos

Los refranes muchas veces juegan con la ironía y nos sacan una sonrisa cuando se refieren de esa manera a lo cotidiano.
55 refranes graciosos y divertidos
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 17 septiembre, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 10 septiembre, 2021

Última actualización: 17 septiembre, 2021

Los refraneros son pequeñas cápsulas de sabiduría. Con frecuencia se estudian por su significado histórico, geográfico, social y cultural. En pocas palabras recogen un discurso social popular, en muchos casos aleccionador. Hoy nos alejamos de manera parcial de esto último al presentarte los mejores refranes graciosos y divertidos.

La selección de refranes cortos y graciosos que hemos recogido tergiversan un poco la sentencia original. También elegimos algunos con un tono pícaro, jocoso o simplemente divertido. Nuestra intención es que termines la lista con un par de carcajadas al tiempo que terminas meditando sobre el trasfondo de sus palabras. ¿Preparado?

Los mejores refranes graciosos y divertidos

La lista de refranes graciosos que tienes frente a ti no se enfoca en refraneros clásicos. A lo más un par de ellos tergiversan la frase original, siempre con la intensión de divertirte. Apúntalos en tu móvil si quieres memorizarlos o compartirlos con tus amigos:

1. “No bebas mientras conduces, podrías derramar la bebida”.

Al menos es una razón más para no conducir tras beber, ¿no crees?

2.”No por mucho vigilar se descarga más temprano”.

De hecho, cuenta la leyenda que cuanto más lo hagas, más lento será la descarga.

3. “No renuncies a tu sueño, sigue durmiendo”.

Un camino fácil para cumplirlos, sin duda.

Mujer dormida

4. “Dios creo al mundo. Todo lo demás se hace en China”

Vaya, nuestra selección de refranes graciosos se tornó filosófico muy pronto.

5. “El que ríe de último piensa más lento”.

Un refrán que conviene recordar la próxima vez que escuches grillos luego de contar un chiste.

6. “Si tus padres nunca tuvieron hijos es probable que tú nunca los tengas”.

Espera, ¿qué?

7. “Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: tire y empuje”.

De seguro tienes un amigo muy listo al que le encantaría conocer este refrán.

8. “Recuerda siempre que eres único, como todos los demás”.

Nada más que junto a otras siete mil millones de personas, pero sí; eres único.

9. “Ojos que no ven, Facebook que te lo cuenta”.

Y, si somos justos, Instagram y Twitter lo confirman. Otro ejemplo perfecto de que se pueden hacer refranes graciosos adaptados a los tiempos modernos.

10. “Naces libre, luego pagas impuestos hasta morir”.

Nada más qué comentar.

11. “Si la vida te da melones, es posible que seas disléxico”.

Los disléxicos también somos persianas.

12. “La mejor parte de ir a trabajar es regresar a casa al final del día”.

Y el día de la paga, por supuesto.

13. “Lo que importa es el interior. El frigorífico es el mejor ejemplo”.

Que no se diga más al respecto.

14. “El eco siempre tiene la última palabra”.

Palabras de Woody Allen, como no podría ser de otra manera.

15. “A la luz de la vela, no hay mujer fea”.

Uno de los refranes graciosos más antiguos. Tiene un par de versiones con pareados: “A la luz de la candela, toda rústica parece bella”, “a la luz de la tea, no hay mujer fea”, “de noche, a la vela, la burra parece doncella”.

16. “Más vale prevenir que formatear”.

No, ese programa que solo tiene ocho descargas en diez años no es seguro.

17. “La excepción de la regla dura 9 meses”.

No está de más tenerla presente, por si las dudas.

18. “A cada minuto nace un idiota”.

Si prefieres la versión más suave: “A cada minuto nace un tonto”.

19.  “Nadie sabe lo que tiene hasta que ordena su cuarto”.

Cuánta verdad en una oración.

20. “Si el mundo te da la espalda tócale el trasero”.

Una manera jocosa de ver el vaso medio lleno.

21. “El que avisa no es traidor”.

Bueno, aunque podría ser otras cosas.

22. “Más vale dar algo que prestar algo”.

Eso si quieres evitar enojarte sin necesidad, al menos.

23. “Por supuesto que hay un mundo mejor, pero es carísimo”.

Oh, cruel realidad.

24. “El que madruga encuentra todo cerrado”.

Una excusa perfecta para prolongar el sueño 5 minutos más.

25. “El que sabe, sabe; y el que no, es jefe”.

Otra frase que te dará mucho en qué pensar. Salvo que tú seas el jefe, claro.

26. “Pican más los celos que las pulgas”.

Ni hablar cuando los celos alcanzan fronteras patológicas.

27. “Si bebes para olvidar, paga antes de empezar”.

Un refrán muy antiguo que encaja perfectamente en nuestra selección.

28. “Ríe y el mundo reirá contigo. Ronca y dormirás solo”.

Seguro que te ha pasado, no disimules.

29. “Lo importante no es ganar, es hacer perder al otro”.

Visto de esta manera tendrás menos presión, ¿no es así?

30. “No por madrugar temprano pasa antes el autobús”.

Si tan solo lo hubiera sabido antes…

31. “La ocasión hace al ladrón”.

Uno de los pocos refranes graciosos de nuestra lista que hemos dejado intactos.

32. “Lo malo no es vivir en las nubes, sino bajar”.

¿Sabías que existe una palabra para esas personas?: nefelibatas.

33.  “Planta un árbol y harás feliz a un perro”.

Agitará su cola y levantará su pata como nunca antes.

34. “El que esté libre de pecado no sabe lo que se pierde”.

Con el permiso de la frase original.

35. “Dios le da pan al que no tiene dientes”.

Más que gracioso, es un refrán un poco triste.

36. “A mal tiempo, usa tu paraguas”.

Un consejo que no te conviene rechazar. Aunque también debes conocer este: “te daré un consejo, no aceptes consejos de nadie”.

37. “La mejores cosas de la vida te deshacen el pelo”.

Para los que dicen que quienes están siempre despeluchados no son felices.

38. “No dejes para mañana lo que puedes hacer la semana que viene”.

Al final procrastinar no es tan malo, ¿o sí?

39. “Se empieza creciendo hacia arriba y se termina creciendo hacia los lados”.

Con el pesar de todos, por desgracia.

40. “Si te cuidas de los listos, seguro te engaña un tonto”.

Más de un lector dará cuenta de ello.

41. “Al que madruga nadie le hace el desayuno”.

Otra razón más para no madrugar.

42. “Un día sin sol es, ya sabes, de noche”.

Una de los mejore refranes de motivación jamás escritos.

43. “No se me olvidará mientras que me acuerde”.

Gracias por la observación, la recordaré.

44. “Más largo que día sin pan”.

Un refrán que además tiene un primo cercano: “más lento que el caballo del malo”.

45. “Solía pensar que soy indeciso, pero ahora no estoy seguro”.

Inserte aquí emoticón de cara pensativa.

Mujer con dudas

46. “Si no puedes convencerlos, confúndelos”.

La técnica infalible de los sofistas.

47. “A quien Dios no le dio hijos, el diablo le da sobrinos”.

No todos se están riendo con este refrán.

48. “El trabajo es tan malo que hasta te pagan para hacerlo”.

Ya no es la lista de mejores refranes graciosos y divertidos, es una clase de filosofía existencialista.

49. “Para hacer a un rico hacen falta muchos pobres”.

Y así, amigos, es como empieza el Manifiesto comunista.

50. “A lo hecho, foto”.

Porque no fuiste a un lugar si no tienes cómo demostrarlo con una foto, ¿verdad?

51. “Tengo que ir al oculista, pero nunca veo el momento”.

Y sin duda tampoco ve venir el peligro de ello.

52. “Por descansar nadie murió jamás”.

Hombre, pues descansemos entonces.

53. “Si sale cara, gano; si sale cruz, pierdes”.

Trato hecho, señor.

54. “Previsión del tiempo para esta noche: estará oscuro”.

Al menos una previsión del tiempo que acierta al 100 %.

55. “El tiempo sin ti es empo”.

Más que un refrán parece un juego de palabras, pero es válido para cerrar nuestra lista.

Así finalizamos nuestra selección de mejores refranes graciosos y divertidos. Esperamos que te lo hayas pasado bien con estos juegos de palabras. A pesar de su aparente ironía, también puedes utilizarlos como elementos de partida para la reflexión.

Te podría interesar...
¿Te atreverías a invertir los refranes?
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
¿Te atreverías a invertir los refranes?

La sabiduría popular está muy presente en nuestra concepción del mundo, de nuestros sentimientos y de las emociones. Pero, por ejemplo, ¿Realmente ...