Rosa Parks: una lección en Psicología Social

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 8 diciembre, 2018
Sonia Budner · 8 diciembre, 2018

Rosa Parks fue la mujer que desencadenó una de las protestas más importantes en el marco del Movimiento por los Derechos Civiles de los afroamericanos en los Estados Unidos. Y lo hizo con un sencillo, pero potente gesto. Se negó a cederle su asiento del autobús a un pasajero blanco.

Fue detenida y encarcelada por ello. Esto originó lo que se conocería más tarde como el Boicot de los autobuses de Montgomery. Alentadas por Martin Luther King, como un acto de desobediencia civil, estas protestas terminaron aboliendo las leyes de segregación.

La ley de segregación racial obligaba a los afroamericanos a ocupar los asientos traseros en los autobuses públicos. Los asientos delanteros estaban reservados para los blancos. En el medio había algunos asientos que podían usarse indistintamente. Estos asientos debían ser siempre cedidos por los afroamericanos a los blancos. El resultado de la negativa de Rosa Parks a ceder su asiento fue  la creación de la Ley de Derechos civiles de 1964.

¿Quién era Rosa Parks?

Hija de una maestra y un carpintero, Rosa Parks vivió durante la era de la segregación racial en los Estados Unidos. Se graduó de Alabama State Teachers College y se casó con Raymond Parks. Situamos la infancia de Rosa en un contexto en el que la segregación racial era muy marcada: en baños públicos, escuelas, transporte, restaurantes, etc. Rosa recordaría siempre a su abuelo en la puerta de su casa con una escopeta mientras el Ku Klux Klan marchaba por la calle.

Se unió, junto a su esposo, a la causa para la defensa de los Scottsboro Boys, un grupo de hombres negros acusados falsamente de violar a una mujer blanca. También se unió a la NAACP, Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color. Durante su juventud, Rosa trabajó en la Base de la Fuerza Aérea Maxwell. Maxwell era propiedad federal y no permitía la segregación. Rosa solía comentar: “Maxwell me abrió los ojos”.

Escultura de Rosa Parks

Visión del racismo desde la psicología

El racismo se apoya sobre la base del proceso de categorización de las personas. Se atribuyen características propias a un determinado grupo y se hace, además, desde la identificación propia con otro grupo que se considera superior. Hay tres conceptos principales en el análisis de la discriminación racial y del prejuicio:

  • La categorización social. Es el principal precursor de toda forma de prejuicio. Es en realidad una herramienta cognitiva que ayuda a clasificar y ordenar la realidad. Lo hace a través de dos procesos cognitivos: la asimilación y la diferenciación. Son los responsables de minimizar o exageran respectivamente las diferencias entre diferentes grupos.
  • El estereotipo. Surge de la categorización social.
  • La identificación social. El autoconcepto que una persona se crea derivado de su pertenencia a un determinado grupo.

¿Qué lleva a una persona a convertirse en activista social?

La opresión y la desigualdad están muy relacionadas. Los factores que influyen a las personas a unirse al activismo social son principalmente la percepción de injusticia por pertenencia a un grupo social, la desigualdad y las emociones sociales.

Algunas teorías psicosociales han intentado explicar el fenómeno del Boicot de autobuses de Montgomery, pero parece que son las emociones las que mejor lo explican (Ruiz-Junco 2013 y Bosco 2007). Las emociones compartidas de humillación se desarrollan en las personas oprimidas junto con otras emociones como el coraje y la determinación.

A. Jasper 2011, concluía que deben darse emociones negativas y positivas al mismo tiempo en una persona para convertirse en un activista social. El activismo social no existiría solo con emociones negativas. Las emociones juegan un papel esencial en la identidad y el comportamiento social.

Grupo de monigotes unidos

Rosa Parks, una activista social

Rosa Parks explicó muchas veces que ese día se negó a levantarse y cederle su asiento a un pasajero blanco porque estaba “cansada”. Y no era solo el cansancio físico de ese día volviendo a casa. Rosa estaba cansada de ser tratada como ciudadano de segunda clase. Estaba cansada de injusticias y de tratos desiguales. Además, el coraje y la determinación también motivaron su desobediencia social.

Rosa Parks trabajó el resto de su vida en la lucha por los derechos civiles. Fue la mujer que se levantó sentándose. La mujer que nos enseñó que el mundo puede cambiarse en un día y con un sencillo gesto. El día que falleció, en 2005, todos los autobuses de Montgomery circularon con los asientos delanteros reservados con un lazo negro y un nombre: Rosa Parks.