¿Qué son las habilidades socioemocionales?

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Tomar decisiones responsables, construir relaciones más nutritivas emocionalmente, saber resolver conflictos... Todos estos principios de convivencia y bienestar forman parte de las habilidades socioemocionales. Descubre más sobre ellas.

A menudo, para definir qué son las habilidades socioemocionales se usa la metáfora del aloe vera: un recurso del que cada día se descubren nuevas y maravillosas propiedades. Es saludable, favorece el bienestar y está al alcance de cualquiera. Se trata, en definitiva, de un amplio conjunto de herramientas que nos permiten gestionar las emociones para convivir en sociedad.

Tan fácil de entender, pero tan complicado de aplicar en muchos casos. Decimos esto por un hecho evidente, las competencias en materia emocional siguen siendo nuestra eterna cuenta pendiente. Esto explica por qué, desde el ámbito educativo, se está incorporando la competencia de las habilidades socioemocionales como un área transversal en el currículum escolar.

Necesitamos que los niños de hoy sean esos adultos del mañana capaces de desarrollar relaciones positivas, comunicarse y tomar decisiones asertivas, crear entornos nutritivos en empatía, armonía emocional y comprensión. Los esfuerzos que hagamos iniciándolos en este tipo de recursos favorecerán nuestro progreso como grupo social.

Asimismo, no solo los niños deben ser hábiles en esta área. Todo adulto tiene la obligación de mejorar este tendón psicológico que tanto revierte en nuestro bienestar.

Niños entre tulipanes representando las habilidades socioemocionales

¿Qué son las habilidades socioemocionales?

Si nos preguntamos qué son las habilidades socioemocionales podríamos definirlas básicamente como «herramientas para la vida». Así, en un estudio llevado a cabo por el doctor Joseph Durlak, de la Universidad de Illinois, destaca que este conjunto de competencias son el resultado de combinar el aprendizaje emocional dado por el entorno familiar, la sociedad o la escuela y el propio desarrollo personal del individuo en el área de emociones.

Se necesita, por tanto, de esa combinación capaz de formar niños, adolescentes y adultos capaces de navegar con efectividad en su día a día. Porque quien domina las habilidades socioemocionales rinde mejor en el colegio, en el trabajo y en su vida relacional. Analicémoslo con detalle.

¿Cuáles son las habilidades socioemocionales que todos deberíamos desarrollar?

Jones, DE, Greenberg, M. y Crowley, M. (2015) destacan que iniciarse de manera temprana en las competencias socioemocionales no solo revierte en un mayor grado de adaptación social. Esta área va más allá, porque también tienen un impacto en la salud física y mental.

Conozcamos cuáles son esas competencias:

  • Autoconciencia, que define la capacidad para reconocer las emociones y su relación con los pensamientos y conductas.
  • Autogestión. Se trata de la habilidad para saber regular las emociones en cada situación, sin perder el control, sabiendo ajustarnos y adaptar nuestros comportamientos.
  • La conciencia social, por su parte, define la capacidad para tener en cuenta la realidad ajena, para conectar con los demás.
  • Las habilidades para comunicar, expresar, saber escuchar y solucionar problemas es otro pilar indiscutible.
  • La toma de decisiones constituye otro elemento clave de las habilidades socioemocionales.
  • Establecer metas realistas, positivas y capaces de potenciar nuestra realización también es decisivo.
  • Por último, y no menos importante, también es fundamental desarrollar la capacidad para construir relaciones sanas, positivas y felices.

¿Por qué son importantes las habilidades socioemocionales?

En un trabajo de investigación realizado en la Universidad de Pensilvania por parte del doctor Damon Jones se demostró que aquellos niños entrenados desde los 4 años en habilidades socioemocionales presentaron un mejor rendimiento a lo largo de su vida académica. Es más, esos beneficios llegaban hasta la edad adulta: mejor satisfacción laboral, mejores relaciones, bienestar, etc.

Los beneficios de habilitarnos en estas competencias son múltiples:

  • Potencia la perseverancia a la hora de lograr objetivos. Cuando ponemos las emociones a nuestro favor mejoran nuestras capacidades.
  • Las relaciones de amistad, trabajo, familia y afectivas son más satisfactorias.
  • Resolvemos problemas de manera más eficaz.
  • La convivencia siempre es mejor con personas que saben gestionar sus emociones y que además conectan con las de los demás.
  • Marcamos mejor los límites, se potencia la autoestima, la autoeficacia y el autocontrol.
  • Creamos entornos más empáticos y por tanto más humanos.
  • Los índices de agresividad se reducen.
  • Disminuyen el estrés y la ansiedad.
  • Unas mejores habilidades socioemocionales revierten, como ya hemos señalado, en el bienestar mental y físico.
Equipo de trabajo aplicando las habilidades socioemocionales

¿Cómo puedo mejorar mis competencias en materia socioemocional?

Es común que el área de las habilidades socioemocionales se dirija sobre todo al campo educacional. Sabemos que los niños y los adolescentes necesitan dominar esta área de manera temprana.

Ahora bien…¿qué pasa con los adultos? ¿Hemos llegado tarde quizá a esta área? La respuesta es no. Nunca es tarde para mejorar en este tendón psicológico que son las emociones.

Las claves para iniciarnos o fortalecer un poco más nuestras competencias socioemocionales pasan por trabajar en lo siguiente:

  • Conócete a ti mismo. Descubre tus limitaciones en esta área: ¿eres de los que pierde el control? ¿de los que no sabe llegar acuerdos, comunicar, conectar con los demás? ¿Te cuesta identificar tus necesidades y sentimientos? Define primero cuáles son tus carencias en esta área y ese será tu punto de partida.
  • Como señala Goleman, hay que canalizar las emociones hacia un fin más productivo. Puede que hasta el momento esta área solo te haya traído estrés y ansiedad. Las emociones deben orientarse hacia tu bienestar. Por ello, es esencial que desde hoy mismo las tengas presente. Si algo te molesta encuentra la emoción que hay detrás (tristeza, ira, frustración…) Pon nombre a cada sensación y dale espacio, reconócela y entiende qué quiere decirte.
  • Siempre estás a tiempo de mejorar tus habilidades de comunicación, empatía y asertividad.

Ten en cuenta por último que vivimos en sociedad, en grupos sociales y estamos obligados a cuidarnos, comprendernos, a crear entornos más habitables, felices y productivos.

El cambio forma parte de cada uno de nosotros. Con voluntad y compromisos podemos crear una realidad más empática, una en la que entender que dominar y entender las emociones se traduce en calidad de vida.

  • Durlak, JA, Weissberg, RP, Dymnicki, AB, Taylor, RD y Schellinger, KB (2011). El impacto de mejorar el aprendizaje social y emocional de los estudiantes: un metaanálisis de intervenciones universales basadas en la escuela. Desarrollo infantil, 821, 405-432.
  • Jones, DE, Greenberg, M. y Crowley, M. (2015). Funcionamiento socioemocional temprano y salud pública: la relación entre la competencia social del jardín de infancia y el bienestar futuro. Revista Estadounidense de Salud Pública, 105, 2283-2290.