Semana laboral de 4 días: todo lo que debes saber

09 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Una jornada laboral larga deteriora la salud física y emocional. Por ello, surge la semana laboral de 4 días como una propuesta esperanzadora.

Basta con conversar con amigos, compañeros o familiares para comprobar el impacto que el empleo tiene sobre la salud física y psicológica. Muchas personas padecen estrés, ansiedad, agotamiento mental y emocional debido a sus exigencias laborales. Además, casi todas ellas desearían contar con más tiempo libre para dedicar al ocio o a disfrutar de sus seres queridos. Ante este panorama, surge la idea de implantar la semana laboral de 4 días. Pero, ¿es realmente viable?

Hay quienes piensan que esta reducción de la jornada laboral acarrearía grandes pérdidas para las empresas. Y, por lo mismo, por muchos beneficios que aporte al trabajador, no sería posible implementarla. Sin embargo, existen datos que sugieren lo contrario. En primer lugar porque los avances tecnológicos hacen cada vez menos necesaria la mano de obra; y, además, porque más horas trabajadas no implican mayor rendimiento.

Hombre aburrido en el trabajo

La semana laboral de 4 días: una propuesta esperanzadora

Las condiciones laborales varían en función del puesto y la profesión que cada uno desempeña. Sin embargo, por norma general, las personas realizan semanas laborales de 40 horas distribuidas en cinco días.

Desde que, hace ya siglos, se implantara este modelo de trabajo apenas ha habido modificaciones o avances. Sin embargo, lo que sí se ha encontrado es evidencia de las carencias y repercusiones negativas de este planteamiento. Así, la semana laboral de cuatro días surge como una idea alternativa que podría beneficiar la salud, el bienestar y la calidad de vida de la población. Veamos sus principales ventajas.

Conciliación

Las largas jornadas de trabajo actuales dificultan enormemente la conciliación con la vida personal y familiar. Esto se traduce, muchas veces, en un mayor absentismo laboral; y es que las personas tienen otras obligaciones que atender, pero no tiempo material para hacerlo.

La semana laboral de cuatro días proporciona ese espacio extra que se puede dedicar al ocio y al cuidado de los seres queridos. Esto no solo permite mayor flexibilidad a la hora de organizarse sino que también repercute positivamente en la felicidad y la satisfacción de los trabajadores. Además les ayuda a comenzar la nueva semana renovados y en mejores condiciones físicas y mentales.

Buena productividad

En el modelo de empleo actual, pese a pasar muchas horas en el puesto de trabajo, el rendimiento está lejos de ser óptimo. Y es que solo somos realmente productivos unas tres horas al día, mientras el resto del tiempo lo empleamos en distracciones y descansos. Así, invertimos una gran parte de nuestra vida en un puesto y en unas actividades de las que ni siquiera estamos generando valor.

Así, la semana laboral de cuatro horas nos propone trabajar menos tiempo pero hacerlo de un modo más inteligente. Esta reducción de la jornada supondría un estímulo y una motivación para aprovechar las horas que estamos en el trabajo de forma que nos dé tiempo a cumplir con nuestras tareas y proyectos.

Mejor salud física y mental

La salud tanto física como emocional se deteriora debido a la gran carga de trabajo que implican las jornadas actuales. Esto supone costes no solo personales (ansiedad, depresión, accidentes, lesiones…) sino también monetarios debido a las bajas que los trabajadores terminan necesitando.

Dedicar un día más al ocio, a la vida privada o familiar y al cuidado de uno mismo puede tener repercusiones muy positivas. De este modo, el trabajo será visto como menos estresante y agotador y el nivel de bienestar y satisfacción aumentará considerablemente. Sabemos que disponer de suficiente tiempo libre contribuye más a nuestra felicidad que los ingresos económicos.

Familia pasando tiempo juntos

¿Se implantará la semana laboral de 4 días?

Diversas empresas han optado ya por reducciones de jornada para sus empleados, bien sea eliminando un día de trabajo o dedicando menos horas al día. De igual forma, algunos países han realizado acercamientos a estas propuestas, obteniendo resultados positivos a nivel de salud y calidad de vida.

Sin embargo, y pese a que en estas primeras pruebas la productividad se mantiene o se incrementa, aún queda un camino por recorrer. La posibilidad de implantar la semana laboral de cuatro días depende, en parte, del tipo de negocio y, sobre todo, de la voluntad para realizar cambios tan significativos. En cualquier caso, se abre una puerta a un estilo de vida más saludable que nos permita equilibrar las obligaciones y el tiempo libre, acercándonos a un mayor grado de felicidad.

  • Calvasina, E. J., & Boxx, W. R. (1975). Efficiency of Workerson the Four-Day Workweek. Academy of Management Journal18(3), 604-610.
  • Kasser, T., & Sheldon, K. M. (2009). Time affluence as a path toward personal happiness and ethical business practice: Empirical evidence from four studies. Journal of Business Ethics84(2), 243-255.
  • Melgar, S. La jornada laboral de 4 días. Caso de estudio: Software DELSOL.