5 señales de que necesitas unas vacaciones

Lo más saludable es combinar el trabajo con el descanso, ya que de esta manera lograrás un buen rendimiento laboral, sin poner en riesgo tu salud.
5 señales de que necesitas unas vacaciones
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 20 agosto, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 20 agosto, 2021

Última actualización: 20 agosto, 2021

A veces necesitas unas vacaciones, pero haces caso omiso a las señales que te lo indican. En el mundo actual es muy común que las personas se sumerjan en el trabajo de manera obsesiva, al punto en que olvidan otros aspectos de su vida. De hecho, llegan a temerle al descanso.

Pese a todo, hay indicadores que aparecen con el tiempo y hacen que disminuyas tu rendimiento y que se arruine tu estado de ánimo. Es muy importante que estés atento a las señales de que necesitas unas vacaciones, ya que de lo contrario podría ser muy negativo para ti.

El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”.

-John Steinbeck-

Si requieres descanso, lo más inteligente es buscarlo. Si no es posible conseguir un descanso prolongado, seguro que existe alguna forma de reducir la intensidad de la labor y hacer pausas. No es lo mismo, pero algo se logra. ¿Cuáles son las señales de que necesitas unas vacaciones? Las siguientes son cinco de estas.

1. Pérdida de entusiasmo frente al trabajo

Necesitas unas vacaciones si te aburres en el trabajo

Es completamente normal que el entusiasmo no siempre esté en su punto más alto. Sin embargo, cuando esto se mantiene por un tiempo prolongado, es señal de que hay problemas. Por sí sola, esta no es necesariamente señal de que necesitas unas vacaciones, pero sí es algo que no debes pasar por alto.

La pérdida de entusiasmo indica que la disposición anímica está en un nivel más bajo. Si no sientes que rechazas tu labor y, por el contrario, valoras tu trabajo, pero no logras sentir verdadero interés por lo que haces, quizás se deba a que sientes fatiga. Esta puede nacer de la rutina o del exceso de trabajo. Quizás sea hora de hacer una pausa de vacaciones.

2. Falta de enfoque, señal de que necesitas unas vacaciones

Como en el caso anterior, el enfoque no es algo que esté en su grado más alto todo el tiempo. Lo normal es que haya dispersión de vez en cuando. El cerebro no tiene una actividad estable de forma continua, sino que se cansa con frecuencia y necesita cambios. La falta de enfoque te dice que es momento de hacer una pausa.

Lo habitual es que con una pausa de algunos minutos logres superar ese bajo nivel de enfoque. Luego, vuelves a tus tareas y puedes enfocarte. Si esto no ocurre, o si la dispersión se presenta más frecuentemente, es posible que sea el momento adecuado para tomar unas vacaciones.

3. Más errores de lo normal

Una mente y un cuerpo cansados no logran tener un desempeño adecuado. Todos cometemos errores, pero también todos tenemos una especie de sensor que nos indica hasta qué punto esto es normal o no. La alarma salta cuando se cometen errores inexplicables, o cuando estos se producen de manera muy frecuente.

Si realizas una tarea relativamente sencilla, de manera usual, y de pronto ya no la haces bien u olvidas algún paso obvio, lo más seguro es que sea una señal de que la fatiga te está ganando la partida. Es tiempo de dedicarle más tiempo al esparcimiento y a otras actividades. También es señal de que necesitas unas vacaciones.

4. Sensación de estar abrumado

Hombre estresado en el trabajo

A veces, sin que ocurra un cambio específico, de pronto sientes que ya el tiempo no te alcanza. Es como si siempre tuvieras que estar corriendo. Lo peor de todo es que quizás termines el día con la sensación de que no avanzaste de forma significativa y que tienes aún muchos asuntos pendientes.

Más allá de la cantidad de tareas que debes realizar, lo más importante aquí es la sensación de estar abrumado frente a los compromisos y las obligaciones. Es como si ya no pudieras con todo ello. Experimentas que ya no tienes tiempo para ti. Para repensar y replantear las cosas, por ello es probable que lo ideal sean unas vacaciones.

5. Irritabilidad y frustración

Además de todo lo mencionado, necesitas unas vacaciones cuando tu estado de ánimo se ha vuelto un desastre. Sin que esa sea tu forma de ser habitual, de pronto te muestras irritable e intolerante frente a pequeñas dificultades o diferencias. Es como si todo te fastidiara o te agotara.

Al mismo tiempo, sientes que te has estancado, que no estás creciendo ni obteniendo logros que de verdad te gratifiquen. Por el contrario, no logras sentirte conforme con tu desempeño y tampoco encuentras la manera de hacer cambios. Lo que necesitas, en realidad, es un descanso.

Es muy importante estar atentos a todas estas señales. Muchas veces el sentido del deber o el peso de las obligaciones llevan a que no se les preste atención. Sin embargo, si hay señales de que necesitas unas vacaciones y no haces lo necesario para conseguirlas, tu mente y el cuerpo lo van a resentir.

Te podría interesar...
¿Disfrutas tus vacaciones y tu tiempo libre?
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
¿Disfrutas tus vacaciones y tu tiempo libre?

Un nuevo estudio ofrece sabios consejos para aprender a disfrutar de las vacaciones y no dejar que se conviertan en un desastre total



  • Torres-Martell, G. ¡Cerrado por vacaciones! La necesidad psicológica de descansar.