Shinrin-yoku: baños de bosque para relajarse

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 3 febrero, 2019
Ana Elisabet Amarilla · 3 febrero, 2019
El Shinrin-yoku o terapia de bosque no solo nos devuelve el contacto con la naturaleza. Es capaz de reducir significativamente el estrés de cualquier persona

Shinrin-yoku es lo que en Japón se denomina adentrarse en una atmósfera de bosque. Representa una terapia para liberarse de las tensiones que ofrece la vida urbana en la actualidad. La naturaleza puede ser, en ocasiones, una buena aliada para restablecer la salud y la calidad de vida de las personas que padecen estrés a nivel laboral o personal.

El término Shinrin-yoku significa absorber la atmósfera del bosque para evitar enfermedades relacionadas con la tensión de las grandes urbes. Pensemos que estar en contacto con situaciones displacenteras es una de las causas de enfermedades a largo plazo.

La terapia del bosque o Shinrin-yoku

La terapia del bosque o Shinrin-yoku surge en el año 1982 en la Agencia Forestal de Japón como una alternativa para reducir los niveles de estrés. Justamente, es una terapia basada en los principios budistas y sintoístas que proclaman un contacto integral con la naturaleza. A través de los sentidos, la persona establece un feedback con todo el entorno natural para restablecer su paz interior.

Si bien es una terapia que ha nacido en Japón, está ganando cada vez más adeptos en el mundo. En España, se la denomina “baño de bosque”” y consiste, tal como su nombre lo indica, en recorrer la naturaleza. De este modo, el individuo logra un estado de relajación y sin haber ingerido ninguna clase de remedio. 

Bosque

¿Cuáles son los beneficios de realizar Shinrin-yoku?

Investigadores de la Universidad de Chiba, dirigidos por Yoshifumi Miyazaki, se han encargado de estudiar cuáles son los beneficios de estar en pleno contacto con el bosque. A través de un biomarcador del estrés, determinaron que aquellos sujetos en contacto con ambientes urbanos presentaban mayores niveles de cortisol comparados con quienes estaban en contacto con un medio natural.

Aplicando técnicas de neurobiología, observaron que el bosque disminuye las actividades cognitivas y aumenta las relacionadas con el placer. Los árboles desprenderían compuestos volátiles beneficiosos para el sistema inmunitario, los cuales son denominados fitoncidas. Los mismos son aleloquémicos antimicrobianos que benefician sustancialmente la salud, muy utilizados en medicina holística.

“Se trata de tomarse el tiempo para notar lo que vemos, respirar profundamente, sentir el contacto con el aire, las texturas de las hojas, escuchar el viento entre los árboles, oír los pájaros”.

-Amos Clifford-

¿Cómo llevar a cabo la terapia Shinrin-yoku?

Millones de japoneses afectados por el estrés realizan la terapia de bosque cada año. Además, gracias a los diferentes centros oficiales designados por la Agencia Forestal de Japón, es muy accesible. La terapiaShinrin-yoku consiste en adentrarse en el bosque, realizando durante este periodo diversas técnicas de respiración por dos horas.

Los participantes son controlados antes y después de recibir la terapia, para verificar si hubo o no mejorías. De este modo, se comprueba de inmediato la eficacia del tratamiento, notando cambios sustanciales en el bienestar. En resumen, se puede apreciar la importancia del Shinrin-yoku en nuestra vida emocional.

Estar expuesto a la naturaleza no solamente mejora el equilibrio psíquico y el bienestar general del organismo. Además estimularía cambios en el sistema nervioso. Precisamente, influiría de manera positiva sobre la irritabilidad, la ira, la depresión, la ansiedad y la tensión.

Hombre en el bosque

Shinrin-yoku: reflexiones finales

En conclusión, el Shinrin-yoku es un tratamiento natural para realizar en cualquier momento de la vida. Con la debida práctica ayuda a lograr un óptimo estado de relajación. Además, el contacto con la naturaleza permite mejorar la calidad de vida y el estado emocional. Por lo tanto, respirar, sentir el viento en el rostro y avanzar sin preocuparse demasiado por nada, es uno de los pilares que hacen que Shinrin-yoku sea un éxito a nivel mundial.

“Hemos pasado el 99,9% de nuestra evolución en ambientes naturales (…). Nuestras funciones fisiológicas aún están adaptadas a esos entornos y en el día a día podemos alcanzar una sensación de bienestar si sincronizamos nuestros ritmos con los del medio ambiente”.

-Yoshifumi Miyazaki-

  • Bertrán, Ana Rosa Castro, and Camilo Macías Bestard. Actualización bibliográfica sobre técnicas de relajación. Revista de Información Científica 65.1 (2010).
  • Gesse, Á. (2018). Sentir el bosque: La experiencia del shinrin-yoku (baño de bosque). Grijalbo ilustrados.
  • Peiró, Pablo Saz, and Shila Saz Tejero. Tierra, sol, agua y aire: aplicaciones terapéuticas en el paciente oncológicoMedicina naturista 8.1 (2014): 6-16.