¿Qué es el síndrome de Ekbom?

El síndrome de Ekbom es un tipo de delirio en el que la persona tiene la convicción de estar infestada por pequeños parásitos. Siente, además, que le pican, se mueven debajo de su piel e incluso le dañan.
¿Qué es el síndrome de Ekbom?
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 09 Mayo, 2021.

Última actualización: 09 Mayo, 2021

Existen muchos tipos de delirios –uno de los síntomas por excelencia de los trastornos psicóticos, junto a las alucinaciones-. Los delirios son creencias que se viven con profunda convicción a pesar de que la evidencia demuestre lo contrario. Uno de estos delirios, de muy rara aparición, es el delirio de parasitosis, también conocido como síndrome de Ekbom (en honor a su “descubridor”).

Su característica principal es la creencia delirante de que uno está siendo infestado por parásitos, insectos, gusanos, piojos y cualquier tipo de pequeño invertebrado. La persona sufre porque siente varadamente esa sensación tan desagradable, la llamada “formicación”, y hace lo posible para demostrar que lo que vive es real.

¿Qué más sabemos sobre el síndrome de Ekbom? ¡Quédate y descúbrelo!

¿En qué consiste el síndrome de Ekbom?

El síndrome de Ekbom también se denomina delirio de parasitosis (DP). Según Rodríguez-Cerdeira, Telmo y Arenas (2010), se trata de una psicosis monosintomática poco frecuente en la que la persona tiene la firme creencia de que está infestada por insectos, gusanos o piojos que habitan y dañan su piel.

Esto sucede en contra de toda evidencia por parte de la persona que sufre el síndrome. Las personas que lo sufren pueden verse seriamente afectadas en su trabajo, en su vida social y personal y, en definitiva, en su día a día, sufriendo un gran malestar derivado del propio delirio.

Otros nombres que recibe el síndrome de Ekbom son: delirio de parasitación, delirio dermatozoico o síndrome de disestesia crónica cutánea. Así, se trata de un cuadro clínico en el que el paciente tiene la certera convicción (que constituye un delirio) de estar infestado (que no infectado) por parásitos.

Se desconoce su incidencia y prevalencia real en la población, aunque según Healy et al. (2009), entre un 15 y un 40 % de los pacientes manifiesta también un trastorno psicopático compartido (el llamado folie a deux).

Mujer con picores en el brazo por el síndrome de Ekbom

Primera definición del síndrome

En 1938, el neurólogo sueco Karl Alex Ekbon realizó una descripción detallada del síndrome, profundizando en su psicopatología y definiéndolo como un “delirio dermatozoico”. De manera concreta, usó el término “delirio presenil parasitario dermatozoico”. Sin embargo, existen menciones previas a esta fecha en la literatura relacionadas con este tipo de delirio.

Aunque se han utilizado otros términos para referirse al síndrome de Ekbom, como dermatofobia, acarofobia o parasitofobia, lo cierto es que son erróneos desde un punto de vista psicopatológico.

¿Por qué? Porque no se trata de una fobia (la persona no presenta los síntomas propios de la misma, como por ejemplo las conductas evitativas), sino de un trastorno delirante. Más adelante, en 1946, Wilson y Miller introducen un nuevo término para referirse al síndrome de Ekbom: el de “delirio de parasitosis”.

¿Dónde se clasifica el síndrome de Ekbom?

Actualmente existe cierta discrepancia a la hora de situar el síndrome de Ekbom dentro del campo de la psicopatología, en los diferentes manuales de referencia. En el DSM-IV-TR y la CIE-10 se incluye dentro de los “trastornos delirantes sin especificación”.

Sentirse infestado por parásitos

Como hemos visto, el síntoma principal del síndrome de Ekbom es la idea delirante de estar infestado por parásitos, gusanos, insectos o cualquier otro tipo de invertebrado. Así, el paciente cree que todos ellos habitan y crecen debajo de su piel y en su cuerpo.

El síndrome puede asociarse a la presencia de alucinaciones táctiles y de prurito (picor intenso que lleva al impulso de rascarse). La presencia de estas sensaciones que la persona siente producidas por insectos que le atraviesan la piel y se desplazan bajo ella recibe el nombre de “formicación”.

Descripción detallada de los parásitos

La persona que lo experimenta es capaz de realizar una descripción detallada del comportamiento del parásito (o parásitos) en cuestión. En casos extremos, incluso puede aportar “pruebas” de lo que está viviendo, como fragmentos de la piel u otros residuos.

Como decíamos, derivado de esta creencia delirante, la persona con síndrome de Ekbom puede llegar a aportar ideas elaboradas y detalladas de cómo son estos (forma, color, cómo se reproduce o se mueve, tamaño, etc.).

A veces, incluso, pueden llegar a mostrar esos supuestos parásitos como “prueba”, enganchados en cinta adhesiva, bolsitas, frascos, cajitas… e incluso aportar fotografías. De hecho, es lo que caracteriza a un delirio: la convicción absoluta de que esa idea es cierta aunque no se pueda demostrar (o nadie más “la vea”).

Ausencia de patologías médicas

Cabe destacar que, en este síndrome, los exámenes médicos no ponen de manifiesto patología física u orgánica que justifique dichas sensaciones físicas en el paciente.

La persona que lo padece manifiesta una absoluta convicción de que está infestada por dicha parásitos, que siente, le pican y le dañan. Esto hace que se convierta en un trastorno delirante.

Hombre rascándose el cuello

¿Trastorno primario o secundario?

En el caso de que el examen clínico no muestre alteraciones, podemos concluir que el síndrome de Ekbom se asemeja a un trastorno psicótico, y por lo tanto lo clasificaríamos como un trastorno primario.

En cambio, sí existen causas psiquiátricas que expliquen el síndrome, como podría ser la esquizofrenia, o causas orgánicas, como una enfermedad o la toma de un fármaco, entonces hablaríamos de un trastorno secundario.

Es importante recordar aquí que los dos síntomas principales de la esquizofrenia son las alucinaciones y los delirios, aunque no siempre aparecen juntos. Eso sí, muchas veces la alucinación se acompaña de un delirio que “justifique” lo que el paciente está viendo, escuchando o sintiendo.

El síndrome de Ekbom constituye un auténtico delirio, que puede aparecer de forma aislada (trastorno primario) o como consecuencia de otro trastorno subyacente (esquizofrenia, trastorno delirante, etc.).

En cuanto a su tratamiento, será indispensable que este incluya el abordaje farmacológico (se suelen recetar antipsicóticos) y psicológico (para poder trabajar en el delirio y en todas sus consecuencias).

Te podría interesar...
El síndrome delirante, un enigma para la ciencia
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
El síndrome delirante, un enigma para la ciencia

El síndrome delirante crónico se caracteriza porque hay una creencia irracional frente a un aspecto de la realidad, pero no frente a otros aspectos.



  • American Psychiatric Association. (1994). DSM- IV-TR Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. APA: Washington.
  • Ekbom, KA. (1938). Der präsenile Dermatozoenwahn. Acta Psychiat Neurol Scand., 13: 227-59.
  • Ekbom, K.A. (2003). The pre-senile delusion of infestation (Der praeenile Dermatozoenwhan).
    Hist Psychiatry., 14: 232-256.
  • Healy R, Taylor R, Dhoat S, Leschynska E, Bewley AP. (2009). Management of patients with delusional parasitosis in a joint dermatology / liaison psychiatry clinic. Br J Dermatol., 161(1):197-9.
  • Rodríguez-Cerdeira, C., Telmo, J. y Arenas, R. (2010). El síndrome de Ekbom: un trastorno entre la dermatología y la psiquiatría. Rev. Colomb. Psiquiat., 39(2): 440-447.
  • WHO. (2007). International Classification of Diseases (ICD-10). Revision Version for 2007. Ginebra: WHO; 2007.
  • Wilson, J.W. y Miller, H.E. (1946). Delusions of parasitosis (acarophobia). Arch Dermatol Syph., 54(1): 39-56.