Síntomas de la niebla mental (brain fog) que debes conocer

11 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Fallos de memoria, desorientación, agotamiento, problemas para focalizar la atención... La nieblina mental o brain fog puede manifestarse de muchas maneras, pero todas ellas acaban por afectar a nuestra calidad de vida.

Los síntomas de la niebla mental o el brain fog se asocian a múltiples condiciones médicas. Fibromialgia, infecciones, déficit de diversos nutrientes, cambios hormonales, efectos de determinados medicamentos e incluso el estrés… Los desencadenantes pueden ser muchos, pero en todos los casos solo cabe tener en cuenta un detalle: no podemos dejar pasar esta sintomatología.

La nebulosa cerebral no deja de ser un repentino e inusual debilitamiento de las facultades cognitivas. Es algo que asusta, que puede ser llamativo en muchos casos al ver cómo de pronto cuesta mantener la atención, entender mensajes simples o tener vacíos repentinos de memoria que dificultan el poder desenvolvernos con normalidad. Son situaciones que se ven últimamente con mayor frecuencia.

Desde el campo de la neurología nos señalan que es necesario profundizar mucho más en este fenómeno cerebral. Hasta no hace mucho, sabíamos por ejemplo que se vinculaba a enfermedades como la fibromialgia o con determinadas alergias. Estudios, como los realizados en la Universidad de Monash (Melbourne), nos indican que suele manifestarse en personas con alergia al gluten.

No obstante, sabemos que a día de hoy la niebla mental puede ser el efecto de enfermedades víricas. Por tanto, es decisivo saber cómo se manifiesta esta condición neurológica para solicitar ayuda experta e iniciar programas de entrenamiento cognitivo.

Mujer con síntomas de niebla mental

¿Cuáles son los síntomas de la niebla mental (brain fog)?

La ciencia lleva varios años abordando el tema de la niebla mental. Estudios, como el realizado en New York Medical College, señalan que también es un fenómeno habitual en pacientes con fatiga crónica o en quien vive situaciones muy estresantes. A pesar de ello, sabemos que aunque es un efecto neurológico, no hay lesión alguna en el cerebro.

Esas disfunciones cognitivas son efecto de trastornos psiquiátricos y de diversas enfermedades. Lo más complejo además es que, a pesar de que cada persona evidencia con mayor o menor intensidad el brain fog, casi siempre altera la funcionalidad del día. Hay quien olvida, por ejemplo, recoger a sus hijos del colegio. Otros no tienen claro si han desayunado o no.

Son, como vemos, situaciones muy delicadas que suelen suscitar bastante inquietud. Conozcamos los síntomas de la niebla mental.

Quedarse en blanco, el “apagado” cerebral

La persona puede estar desempeñando cualquier actividad, como su tarea laboral o algo tan simple como lavar los platos. De pronto, la mente se queda en blanco y uno olvida qué estaba haciendo o cómo debe continuar. Hay un fallo en la conectividad cerebral, una fuga o estado de nebulosa mental en el que no se sabe lo qué ha pasado ni cómo reanudar su tarea.

Estudios, como el realizado en la Universidad de Wisconsin-Madison, nos señalan que el origen podría estar en una serie de neuronas corticales. Por alguna razón que desconocemos, sufren “apagados” momentáneos en su conectividad. Esto provoca que nos quedemos en blanco, separados de la realidad inmediata.

Olvidar pequeñas y grandes cosas

Uno de los síntoma de la niebla mental más llamativos son los olvidos. Es común que se pasen por alto pequeñas cosas, eso que teníamos que comprar, aquello otro que tocaba entregar o firmar hoy, no saber dónde hemos metido las llaves u olvidar el nombre de alguien.

Ahora bien, además de estos despistes que podrían entrar en una relativa normalidad, llaman la atención otras manifestaciones. Mucha gente olvida cosas importantes. Pueden entrar a una tienda y no saber qué es lo que tenían que comprar. Puede llegar el medio día y no recordar que teníamos que recoger a los niños. Son hechos de mayor gravedad que suelen incrementar aún más la sensación de estrés.

El fenómeno de lo tengo en la punta de la lengua

Sabemos que el fenómeno de la punta de la lengua o PDL es algo cotidiano, la mayoría lo hemos experimentado alguna vez y es común también en las personas de edad más avanzada. No obstante, también es un síntoma de la niebla mental y en estos casos se experimenta con elevada frecuencia en el día a día.

La verdad es que a día de hoy no sabemos el origen que determina la sensación de tener una palabra en la punta de la lengua y no poder verbalizarla. Se sospecha que hay un fallo fonológico, es decir, sabemos qué palabra queremos decir (aspecto semántico), pero se produce activación fonológica incompleta y no la podemos expresar.

Problemas para focalizar la atención y mantener conversaciones

“¿Me lo puedes repetir?”, “perdona, no recuerdo bien lo que me habías dicho…”. La fatiga mental nos convierte en seres enlentecidos, en personas que se van quedando atrás en esas tareas en las que antes éramos tan competentes. Cuesta mantener el hilo de una conversación, recordar lo que nos dicen, ser hábiles para responder, para hacer uso de recursos como la ironía, el sentido del humor…

Cambios en el estado de ánimo

Otro de los síntomas de la niebla mental son los altibajos emocionales. Si bien es cierto que lo más común es presentar déficits en el área cognitiva (atención, memoria, habilidad para resolver problemas) también es recurrente sufrir cambios en cómo nos sentimos. Todo ello nos aboca a sentir que estamos perdiendo el control sobre nosotros mismos.

hombre evidenciando síntomas de la niebla mental

Síntomas de la niebla mental: el desconcierto constante

¿Pero esto a qué viene? ¿Por qué ha pasado esto otro? ¿Por qué esta persona me ha dicho esto?… El desconcierto, definido como esa sensación de incomprensión, extrañeza y sorpresa, es también un fenómeno común en las personas con niebla mental. Son situaciones en las que uno siente que el mundo va muy deprisa, que los estímulos lo desbordan y que no puede entender ni prever muchas de las cosas que le rodean.

Otros síntomas asociados

Tal y como hemos señalado, los síntomas de la niebla mental van más allá del aspecto cognitivo. Es común que esta condición se asocie a muchas otras manifestaciones. Entre las más recurrentes podríamos destacar las siguientes:

  • Cefaleas.
  • Agotamiento físico.
  • Apatía.
  • Mareos.

Para concluir, cabe señalar, una vez más, que esta condición puede tener múltiples orígenes y desencadenantes. A veces, hay detrás un problema de alergias, de trastornos de estrés, ansiedad o fibromialgia. Sea como sea, lo más idóneo es disponer de un buen diagnóstico e iniciar una adecuada terapia de entrenamiento cognitivo. En la mayor parte de los casos, estos síntomas son reversibles.

  • Chen, M. (2014). Brain Fog. Journal of Literary & Cultural Disability Studies8(2), 171–184. https://doi.org/10.3828/jlcds.2014.14
  • Sibille, E., & Cook, J. (2019). Lifting Brain Fog. Scientia. https://doi.org/10.33548/scientia384
  • Yelland, G. W. (2017, March 1). Gluten-induced cognitive impairment (“brain fog”) in coeliac disease. Journal of Gastroenterology and Hepatology (Australia). Blackwell Publishing. https://doi.org/10.1111/jgh.13706