Síntomas del jet lag

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Francisco Roballo
3 agosto, 2019
¿Has sentido un excesivo cansancio luego de un viaje? Es el resultado del reajuste de tu cuerpo a las nuevas condiciones ambientales y se llama jet lag. Conoce los motivos por los cuales se produce.

Popularmente se conocen los síntomas del jet lag como un estado de alteración a consecuencia de un largo viaje en avión. Lo cierto es que esta denominación es verídica, la palabra viene del inglés jet (chorro) y lag (retraso), haciendo referencia a un repentino (chorro) desajuste (retraso).

En resumen, la palabra hace referencia a la descompensación horaria que se produce de forma rápida, cuando se viaja en avión, cambiando de zona y horario en un tiempo muy corto. Esta alteración afecta principalmente el ritmo biológico que controla el sueño, mejor conocido como reloj circadiano.

Hombre aeropuerto

El jet lag y las alteraciones del cuerpo

Romper las rutinas de nuestro cuerpo suele tener consecuencias negativas. Es así que si nuestro organismo está acostumbrado a reposar en la noche y activarse en el día, un cambio de horario de sueño romperá la homeostasis. Nuestro cuerpo tenderá a reorganizarse, sin que antes se manifiesten diversos síntomas. Además, son varias las alteraciones producidas por un cambio repentino de ambiente en un viaje:

  • Cambios horarios. Cuando se cruzan longitudes.
  • Condiciones climáticas. Cuando se cruzan latitudes.
  • Cambios de estación. Por ejemplo, cuando se cruza el Ecuador.

Trastorno del sistema circadiano

Los seres vivos coordinamos nuestras necesidades e interacción con el medio a través de un ritmo biológico (generalmente de 24 horas). De este proceso subyace el reloj circadiano, un sistema de base anatómica en el hipotálamo, más precisamente en el núcleo supraquiasmático.

Es el encargado de regular el ritmo biológico del sueño, influenciado por agentes externos sincronizantes como la temperatura o la luz, principal agente modulador por la melatonina que sintetiza la glándula pineal.

¿Cómo nos afecta el jet lag?

Este fenómeno afecta tanto a quienes suelen tomar vuelos como a quienes suelen trabajar en dicho medio de transporte. Es así, que los síntomas del jet lag pueden manifestarse de dos formas:

  • Trabajo por turnos. En referencia a quienes suelen trabajar en los aviones o quienes deben coger vuelos de manera regular. La tripulación suele tener que mantenerse operativa dutante largas jornadas, sin una jornada de trabajo fija. Estas condiciones producen un efecto en que el cuerpo no se acostumbra a un ciclo de sueño.
  • Hora cambiada. Este fenómeno se presenta en la mayoría de las personas que toman algún vuelo en su vida. Se refiere al cambio de hora producido por el rápido pasaje entre diferentes zonas horarias.

Es fundamental aclarar que los síntomas del jet lag no configuran una enfermedad en sí, sino un conjunto de alteraciones con manifestaciones orgánicas y psicológicas.

Factores determinantes del jet lag

Existen determinantes físicos (fenómenos climáticos) y biológicos. En resumen podemos destacar tres factores fundamentales de incidencia:

  • Sistema de horario ambiental. Hace referencia a la variación temporal entre el día y la noche. Cuando se vuela hacia el Este, los días suelen acortarse y en necesario adelantar el reloj. Inversamente, cuando se vuela hacia el Oeste, los días se alargan y es necesario atrasar el reloj.
  • Velocidad crucero. Los viajes que no provocan cambios de horario mayor a 90 minutos suelen considerarse normales ya que el cuerpo se adapta durante el viaje. Ahora, cuando el viaje es en avión suelen romperse estas barreras, lo que determina que el ciclo circadiano se ajuste a destiempo del horario ambiental.
  • Hora biológica. Es imposible que el cuerpo se ajuste inmediatamente a los cambios de fase planteados anteriormente. Por ende, ajustarse nuevamente a los agentes moduladores externos suele provocar cansancio excesivo.

Mujer cansada

Las consecuencias del jet lag

Las principales consecuencias de este desajuste del cuerpo, son de carácter vegetativo y psicológico. Así entonces, las variaciones se expresan en somnolencia y un estado de vigilia alterado. También se altera el hambre y posiblemente los movimientos intestinales.

Estas alteraciones tienen una consecuencia directa en el estado de ánimo, afectando en ocasiones la capacidad comunicativa y relacional del sujeto.

Consecuencias cognitivas

La desincronización externa producto del cambio repentino de fases, tiene consecuencias orgánicas y también en la conducta y el rendimiento. Los efectos del desplazamiento y el gasto energético del cuerpo para recuperar la homeostasis, tiene repercusiones a nivel cognitivo, principalmente en los días posteriores al vuelo.

Los sujetos suelen tener peores desempeños en tareas que exigen concentración y planificación, así como también un empeoramiento general psicomotor.

Disociación interna

El conjunto de aspectos biológicos desajustados también es transitorio, el cuerpo se ajusta a las nuevas condiciones ambientales. Pero este proceso no es homogéneo, ya que algunos ciclos suelen ajustarse antes que otros. Por ejemplo, el horario de sueño puede ajustarse antes que la aclimatación. Así entonces, la magnitud y la capacidad de acostumbrarse, dependerá de otros factores:

  • Edad. Determinante en los días posteriores al vuelo, ya que la necesidad de determinadas horas de sueño varía a lo largo de la vida. Por ejemplo, en personas mayores, la calidad del sueño suele ser peor, por lo que pueden tardar más en recuperar el funcionamiento correcto.
  • Longitud del vuelo. No es lo mismo realizar un viaje de 4 horas que cruzar un océano entero. A más diferencia horaria y ambiental, mayor será también la manifestación de los síntomas.

Sueño REM y ensoñaciones

El proceso de intervalo REM (Rapid Eye Movement) – NREM (No Rapid Eye Movement), es ultradiano, por estar subordinado de forma cíclica al ritmo circadiano. En la etapa REM es donde se suelen producir las ensoñaciones con más detalles. Por ese motivo, al verse alterado el ciclo circadiano, es normal que también se presenten ensoñaciones raras y abundantes, aunque este aspecto no está del todo comprobado.

Conclusión: ¿Existe una receta contra los síntomas del jet lag?

Lamentablemente, determinadas tecnologías todavía no están al alcance de la mayoría de las personas que viajan. Por ende, lo que se recomienda es:

  • Llegar bien descansado y comido al viaje.
  • Intentar dormir en el avión cuando toca.
  • No sobrecargar el primer día con muchas actividades.
  • Comida sana y de fácil digestión.

Hasta el momento, se han planteado diversas recetas sin que ninguna termine del funcionar correctamente. La realidad es que la única solución para aliviar los síntomas sería viajar a una velocidad superior al sonido, para así, regresar al punto de partida en el mismo día y evitar el efecto de reajuste del cuerpo.