Sistema endocrino: funciones y estructura

Valeria Sabater · 30 septiembre, 2018

El sistema endocrino es como un preciso director de orquesta. No solo media en nuestra supervivencia y adaptación, sino que ese conjunto de células, glándulas y hormonas regulan nuestro comportamiento y metabolismo, el descanso y la activación, el crecimiento, el estrés, la sexualidad… Gran parte de nuestros procesos biológicos vienen controlados por esta fascinante estructura.

Si lo hemos definido al sistema endocrino como “preciso” en primer lugar se debe a una sencilla razón. Cualquier pequeña alteración en alguno de los órganos que lo conforma supone sin duda experimentar más de una consecuencia. Lo sabe bien, por ejemplo, quien padezca alguna algún desajuste en la tiroides, esa glándula tan sensible a nuestro estilo de vida.

Los trastornos endocrinos son sin duda una de las condiciones más comunes. Además del hipertiroidismo o el hipotiroidismo, debemos saber que la diabetes es también otro tipo de alteración metabólica mediada por una baja producción de insulina por parte del páncreas, el cual, también cumple tareas endocrinas.

Conocer mejor cómo funciona este amplio conjunto de órganos, tejidos y sofisticados mecanismos hormonales nos ayudará no solo a saber más cosas sobre nuestro organismo. Entenderemos a su vez la importancia de mediar en su bienestar, de cuidar nuestros hábitos de vida, nuestros ritmos circadianos y nuestra alimentación.

El sistema endocrino hace referencia a un conjunto de glándulas de secreción interna, localizados en distintos puntos del organismo y que elaboran hormonas para mediar en nuestro bienestar, adaptación y crecimiento.

Sistema endocrino: ¿qué es y cuál es su finalidad?

El sistema endocrino está formado por glándulas que producen y secretan hormonas. Estas sustancias químicas median en casi cualquier proceso de nuestro organismo: aportan energía a las células y órganos, los activan, viajan por el torrente sanguíneo para regular nuestra conducta, emociones, metabolismo, etc.

Hay quien compara al sistema endocrino con el sistema nervioso. Son igual de relevantes, no obstante, este el último hace uso de las señales eléctricas para comunicarse. El endocrino, por su parte, utiliza las hormonas, las cuales viajan por nuestra sangre actuando como precisos mensajeros químicos.

Asimismo, hay otra gran diferencia entre ambos sistemas. Cuando el cerebro ordena la liberación de determinadas hormonas su efecto tarda bastante en desvanecerse. Así mientras el sistema nervioso envía una señal eléctrica a un punto en concreto y preciso de nuestro cuerpo, las hormonas llegan a muchos más puntos produciendo diversos (y no siempre tan positivos) efectos.

Un ejemplo de ello es el cortisol. Cuando la glándula suprarrenal lo libera su efecto puede durar horas o días. Y su efecto estimulante impacta como ya sabemos de muy diversas maneras: produce taquicardias, tensión muscular, dolor de cabeza, problemas digestivos… El sistema endocrino controla como podemos ver una serie de procesos tan complejos como importantes.

No obstante, para entenderlo mucho mejor debemos conocer cómo se estructura y qué órganos lo conforman.

cabeza femenina con hipófisis como parte del sistema endocrino

Partes del sistema endocrino

El sistema endocrino se compone de muchas glándulas diferentes que secretan hormonas. Asimismo, es interesante recordar que no solo nuestras glándulas producen hormonas, también hay órganos que llevan a cabo importantes tareas endocrinas, como el estómago, el duodeno, el hígado o el páncreas.

Veamos no obstante qué componentes son los más distintivos de nuestro sistema endocrino.

Hipotálamo

El hipotálamo, situado justo debajo del tálamo cerebral, es clave para mediar en procesos como el metabolismo, la temperatura corporal, el hambre, la saciedad, nuestras emociones Además, secreta hormonas que estimulan o suprimen la liberación de hormonas en la glándula pituitaria.

Un ejemplo de las hormonas que libera el hipotálamo es la somatostatina, la cual hace que la glándula pituitaria detenga la liberación de la hormona del crecimiento. Por otro lado, algo interesante que nos ha revelado el Colegio de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshel a través de un estudio, es que esta estructura es también quien regula nuestro proceso de envejecimiento.

La glándula pituitaria

La glándula pituitaria es tan pequeña como un guisante, pero su trascendencia dentro del sistema endocrino es inmensa, tanto que se la considera casi como “el maestro de orquesta”. Para entender sus funciones debemos saber primero cómo está formada:

La glándula pituitaria se divide en dos partes: el lóbulo anterior y el lóbulo posterior. El primer lóbulo lleva a cabo los siguientes procesos:

  • Produce la hormona estimulante de la tiroides (TSH)
  • Regula la hormona adrenocorticotrópica.
  • Estimula la producción de la hormona luteinizante (LH) y hormona foliculoestimulante (FSH). Estas hormonas controlan la nuestra función sexual.
  • Prolactina: hormona que estimula la producción de leche en las mujeres.

El lóbulo posterior, por su parte, favorece la producción de las siguientes hormonas:

  • Hormona antidiurética (vasopresina): controla la pérdida de agua por los riñones.
  • Oxitocina, la cual es clave durante el parto y en la producción de leche materna.

Madre con su bebé

Glándula suprarrenal

Las dos glándulas suprarrenales se sitúan en la parte superior de cada riñón. Producen un tipo de hormonas llamadas corticosteroides, las cuales, además de regular el metabolismo del cuerpo, el equilibrio de la sal y el agua en el cuerpo, activan también nuestra función sexual y median en nuestra respuesta inmunitaria.

Asimismo, estas glándulas son las que activan y regulan nuestras respuestas de estrés. Lo hacen produciendo catecolaminas, como por ejemplo, la adrenalina.

Glándula tiroides

Hablábamos de ella al principio y de su importancia en nuestro equilibrio interno, en nuestro metabolismo y bienestar. Esta glándula en forma de mariposa situada en sobre la tráquea, segrega tres tipos de hormonas: la calcitonina, triyodotironina y la tiroxina.

Estas sustancias especializadas, regulan como ya sabemos el metabolismo del cuerpo. Además de ello, favorece otros procesos, como la maduración del sistema nervioso en los niños, regula la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la digestión, el tono muscular y las funciones reproductivas… La glándula tiroides es sin duda otra estructura clave en nuestro organismo.

Glándula pineal

La glándula pineal o epífisis es sin duda una de las estructuras más interesantes de nuestro cerebro. Alojada justo en su centro y denominada por las corrientes espirituales como “el tercer ojo”, tiene una trascendencia esencial en nuestro día a día. Es esa pequeña glándula que regula nuestros ciclos de sueño-vigilia, ella la encarga de segregar melatonina.

En vista de su gran importancia es importante tener en cuenta un aspecto: la glándula pineal, tal y como nos revela en un estudio la doctora Jennifer Luke de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, es muy sensible a los agentes químicos. De ese modo, factores como vivir en un entorno muy contaminado o llevar una alimentación poco saludable, puede impactar en sus funciones o incluso en su temprana calcificación.

Para concluir, tal y como vemos el sistema endocrino es esa parte de nuestro cuerpo encargada de facilitar todos esos procesos clave en nuestro crecimiento, maduración, adaptación al entorno y a sus ciclos. Favorecer nuestra salud, cuidar del estrés y llevar hábitos de vida más relajados y naturales, nos permitiría sin duda optimizar al máximo sus funciones.

Gardner, G. David (2017) Greenspan's Basic and Clinical Endocrinology. McGraw-Hill Education 

Lavin, Norman (2010) Manual de endocrinología y metabolismo. Ovid Technologies