Sistemas de representación: la clave de una comunicación eficiente

03 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Para comunicarnos de forma efectiva hay que comprender cómo interpreta el mundo la otra persona, además de tratar de hablar su mismo idioma. Los sistemas de representación nos ayudan en esta tarea.
 

¿Alguna vez, al tratar de comunicarte con alguien, has sentido que hablabais idiomas diferentes? Esto ocurre a menudo, especialmente cuando surge una discrepancia entre dos personas. Cada argumento que se aporta, lejos de aumentar el entendimiento, parece alejar cada vez más a las dos partes. Pero, ¿por qué se da este fenómeno? En gran parte se debe a los sistemas de representación.

El sistema de representación de un individuo constituye su mapa del mundo. Es la forma en que interpreta la realidad, el idioma que utiliza para expresar lo que acontece dentro y fuera de sí mismo.

Existen tres tipos lenguaje, cada uno con sus propios códigos. Por ello, cuando dos personas interactúan utilizando sistemas de representación diferentes, la comunicación falla. Detectar el mapa del otro y poder adaptarnos a él será realmente beneficioso.

Hombre hablando con una mujer narcisista

Sistemas de representación: visual

Las personas con un sistema de representación visual procesan y recuperan la información en forma de imágenes. Interpretan, recuerdan y se expresan mediante imágenes visuales que se forman en su mente.

Por lo mismo, tienen una gran capacidad de abstracción y pueden absorber y relacionar grandes cantidades de información de forma ágil y detallada. Esto se traduce en que su comunicación es rápida y fluida. Suelen emplear un tono alto y diversos gestos.

 

A la hora de aprender, prefieren contar con un soporte visual (libros, apuntes…) que escuchar la explicación de otro. Además, cuando se encuentran inmersos en una actividad el ruido les molesta y distrae. Son, por ejemplo, aquellas personas que necesitan apagar la radio cuando van a aparcar.

¿Cómo comunicarse?

Si has detectado que tu interlocutor se maneja a través de mapas visuales, trata de hablarle en su mismo idioma. Para ello comunícate de una manera enérgica y vistosa. Sé descriptivo, trata de ayudarle a formar una imagen de lo que estás contando. Además, intenta emplear los códigos propios de este sistema utilizando frases como:

  • Eso salta a la vista.
  • No veo lo que me quieres decir.
  • Observo que estás molesto.
  • Míralo desde otra perspectiva.

Sistemas de representación: auditivo

Estas personas interpretan, recuerdan y se expresan a través de sonidos. Aprenden mejor escuchando, hablando y repitiendo verbalmente los conceptos.

Además, su mente procesa de forma secuencial: no pasan a otra idea sin haber terminado con la primera. Por ello, suelen hablar de forma pausada, ordenada y monótona. Apenas gesticulan, manteniendo sus manos en una misma posición. Se centran mucho en cuidar las palabras para que el mensaje resulte claro.

¿Cómo comunicarse?

Para hablar el mismo idioma que una persona auditiva has de escoger cuidadosamente el tono y los términos que empleas. Comunícate de forma clara, ordenada y cronológica.

Trata de emplear una velocidad media en el habla, que les permita profundizar en la idea que estás transmitiendo. No saltes de una idea a otra rápidamente, sin orden ni concierto, pues no se sentirán cómodos y no podrán seguirte.

 

Para crear una comunicación más eficaz utiliza expresiones como:

  • Esto no suena bien.
  • Te escucho.
  • No puedes hacer oídos sordos.
  • Quiero hablarte de un asunto.
Amigas hablando cerca del río

Sistemas de representación: kinestésico

Las personas kinestésicas recuerdan, interpretan y toman decisiones en base a sus sensaciones, emociones y sentimientos. Son individuos relajados, intuitivos y muy en contacto con su cuerpo.

Por ello, emplean mucho el contacto físico en sus interacciones y aprenden mejor haciendo que viendo o escuchando. Hablan de forma lenta y suave, refiriéndose especialmente a su propio estado interno. Es decir, que harán referencia a cómo se sienten o se sintieron, más que a lo que sucedió objetivamente.

¿Cómo comunicarse?

Para comunicarte con ellos de forma efectiva has de hablar de forma lenta y cálida. Céntrate en trasmitir tus sensaciones y emociones para lograr conectar con el otro. Utiliza el contacto corporal y emplea expresiones como:

  • Tengo la sensación de que…
  • Me duele en el alma.
  • Me sabe mal decir esto.
  • Esta situación no huele nada bien.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de personas utilizan uno de los sistemas de forma preferente, pero no exclusiva. Muchos de nosotros mezclamos varios estilos, por lo que es importante detectar cuál está empleando el interlocutor en cada momento.

 

Este ejercicio no solo nos ayudará a ser más empáticos con el otro, a comprender la forma en que ve el mundo. También nos permitirá transmitirle nuestras ideas de un modo más eficiente, evitando malentendidos y discusiones.

  • Bavister, S., & Vickers, A. (2011). Programación neurolingüística (PNL): Las claves para una comunicación más efectiva. Editorial AMAT.
  • Aliste, M. E. R., Real, D. L., & Bravo, I. L. (2006). ¿ Eres visual, auditivo o kinestésico? Estilos de aprendizaje desde el modelo de la Programación Neurolingüística (PNL). Revista Iberoamericana de Educación38(2), 1-10.