Sociometría: ¿cuál es tu posición en el grupo?

25 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Angela Carrascoso Tobias
Pertenecemos a grupos desde que nacemos en ese primigenio grupo llamado familia. La sociometría es la técnica que estudia la composición grupal. Aprende más sobre esta herramienta.

La sociometría es una técnica que estudia a los grupos y trata de conocer su evolución y organización. Los seres humanos, constantemente buscamos un lugar en los grupos, como animales sociales que somos. El acierto en la búsqueda de este sitio no es tan simple como parece.

Moreno, con su profundo sentir social, creó la sociometría para tratar de responder a conflictos humanos. Hoy en día, es una técnica ampliamente aceptada para la detección de casos de bullying o mobbing, así como un predictor de la salud mental y de la capacidad de relacionarse socialmente. En este artículo, te invitamos a que conozcas más sobre esta técnica.

Monigotes de madera representando una situación de mobbing

¿Qué es la sociometría?

La sociometría es una metodología utilizada para evaluar las relaciones sociales. Fue creado por el psicoterapeuta y creador del psicodrama Jacob Levi Moreno cuando estudiaba y experimentaba sobre la organización y evolución de grupos terapéuticos.

La sociometría se obtiene, generalmente, a través de lo que se conoce como test sociométrico. Dicho instrumento pretende investigar la estructura de los grupos, así como evaluar la posición individual de cada miembro.

Esta metodología se aplica habitualmente en el ámbito educativo; por ejemplo, cuando se pretende detectar casos de bullying u obtener una visión clara de las relaciones en el aula. También, se administra en terapia de grupo para analizar cómo está siendo la evolución de las relaciones del mismo y para que, individualmente, cada miembro se beneficie de la visión grupal de su problemática.

¿Cómo obtener una sociometría?

Para comenzar la evaluación de la sociometría, se realiza una pregunta que implique la elección de miembros en relación a la actividad habitual del grupo. Por ejemplo, en el caso de que se estuviera evaluando el funcionamiento grupal de un aula, las preguntas podrían ser las siguientes: “¿con quién prefieres jugar en el patio?” y “¿con quién no te gustaría jugar durante este recreo?”.

De esta forma, cada una de las personas que componen el grupo expresarán la elección, el rechazo o la relación neutra respecto a sus compañeros. La posición neutra puede deberse al propio carácter de neutralidad o bien, a situaciones ambivalentes entre aceptación y rechazo respecto a algunos componentes del grupo.

El formato para recoger esta información puede ser muy variado. Es posible realizar unos cuestionarios para responder de forma individual. Esta opción es válida, por ejemplo, en escuelas o empresas donde no se pueden abordar las reacciones emocionales producidas. En grupos de terapia, puede hacerse de forma abierta y beneficiarse del clima emocional que puede desprenderse de la técnica.

Una vez recogida esta información de la sociometría, se confeccionan una serie de esquemas visuales conocidos como sociogramas. Estos esquemas nos permiten observar los subgrupos existentes, así como los líderes de los mismos. En el caso del sociograma de rechazos, nos muestra aquellos miembros aislados del grupo.

El test perceptual

Además de realizar una sociometría, puede ser especialmente relevante analizar cómo se percibe uno mismo respecto al grupo en cuestión. Esta forma de evaluación de grupo complementaria a la anterior se conoce como test perceptual. Así, el test perceptual se administra una vez aplicada la anterior sociometría.

Las preguntas para explorar la percepción, en el ejemplo anterior sobre los escolares, podrían ser las siguientes: “¿qué miembros de clase piensas que te elegirán para jugar en el patio?” y “¿qué niños de la clase piensas que no te elegirían para jugar?”.

De esta forma, se procede a comparar los datos obtenidos en la sociometría con el test perceptual. Se contabilizan los aciertos de cada miembro del grupo. También, se registran aquellos casos que han registrado contradicciones al comparar ambos test, vaticinando un acierto en vez de un rechazo o viceversa.

Estos aciertos sobre cómo uno mismo es percibido en el grupo son un factor de protección en las relaciones sociales y la salud mental general. Es decir, conocer cómo eres percibido en el grupo y actuar en consonancia, augura el éxito en las relaciones sociales y, por tanto, en el bienestar emocional de cada persona.

Grupo de niños

La sociometría como herramienta de resolución de conflictos

Si se puede decir algo bastante claro de Jacob Levi Moreno, creador de la sociometría, es que era un hombre de acción tremendamente implicado en problemáticas sociales. Moreno siempre estuvo lejos de otros psicoterapeutas más académicos que creaban sus teorías en despachos. Esta “acción humanitaria” se refleja en sus obras sobre la sociometría.

Moreno tuvo su primer acercamiento con la sociometría en una colonia de refugiados situada en Viena. Se adentró en los conflictos que surgían en la cotidianidad de estas personas y trató de aportar soluciones a través de sus teorías sobre la organización de los grupos.

Sin embargo, su teoría sobre la sociometría se consolidaría verdaderamente en su colaboración con prisión de Sing Sing, situada en el estado de Nueva York, profundizando en los conflictos que surgían en la misma. A través de la sociometría, trató de darles una respuesta efectiva preguntando, por primera vez, a los presos con quién preferían compartir celda y con quién no. Este éxito pondría la guinda final en sus teorías sobre la sociometría.

Sociometría: nuestra posición en el grupo

La sociometría es una metodología que trata de conocer la organización y evolución de diferentes grupos. Esta técnica permite conocer los subgrupos existentes y sus líderes. Al mismo tiempo, también nos permite identificar a aquellas personas que pueden encontrarse aisladas del grupo en cuestión.

La obtención y evaluación de la sociometría es muy sencilla y económica. Pero, a pesar de su simplicidad, permite obtener información fiable sobre posibles casos de bullying escolar o mobbing, mejorar la productividad desde la psicología de las organizaciones, o ser una herramienta útil para el trabajo con grupos terapéuticos.

Además, la sociometría y su hermano el test perceptual son indicadores precisos de posibles dificultades en las relaciones o habilidades sociales de la persona. Organizar un grupo según sus preferencias, resolver los conflictos que se pueden detectar a través de los sociogramas o tomar conciencia de cómo uno es percibido en un determinado grupo constituyen herramientas terapéuticas y de resolución de conflictos de gran valor.

Los seres humanos pertenecemos a múltiples grupos durante nuestra vida. Nacemos en un grupo llamado familia y pasamos por multitud de ellos: en la escuela, el trabajo, amigos… Buscamos grupos afines y elegimos en cuáles queremos estar y en cuáles no; de la misma forma, los grupos también eligen si nos aceptan o no. El acierto en esta gran proeza nos define como los mayores animales sociales sobre la tierra.