¿Qué es el mobbing o acoso laboral?

El acoso laboral se manifiesta de muchas maneras y afecta negativamente la salud de las victimas. Acá te decimos en qué consiste y cómo afrontarlo.
¿Qué es el mobbing o acoso laboral?
Fátima Servián Franco

Escrito y verificado por la psicóloga Fátima Servián Franco.

Última actualización: 31 marzo, 2022

El concepto de mobbing, traducido correctamente al castellano como acoso psicológico o acoso laboral, posee un sustrato ético esencial que se refiere a la falta de respeto y de consideración del derecho a la dignidad del trabajador como un elemento relevante o sustancial de la relación laboral (Piñuel y Cantero 2002).

Las personas o grupos de personas que lo sufren reciben una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles, dentro o fuera del trabajo.

El mobbing puede ser infligido por los propios compañeros (“acoso horizontal”, entre iguales), por los subalternos (en sentido vertical ascendente) o por parte de los superiores (en sentido vertical descendente, también llamado bossing, del inglés boss, que significa jefe).

Los datos del barómetro Cisneros realizados por la Universidad de Alcalá indican que más del 16% de los trabajadores en activo manifiestan ser objeto de hostigamiento psicológico o mobbing en su trabajo en los últimos 6 meses (Piñuel y Cantero 2002).

Asimismo, el 12% de los trabajadores encuestados también confirmó que, en su lugar de trabajo, el acoso laboral generalizado reduce la eficacia del mismo (Piñuel y Cantero 2002).

“Nunca seas maltratado en el silencio. Nunca te permitas a ti mismo ser una víctima. No aceptes que nadie defina tu vida, defínete a ti mismo”.

-Tim Fields-

Modalidades del acoso laboral

La víctima de acoso laboral llega a creer que, efectivamente, es un mal trabajador e incluso, que es una mala persona. Por tanto, los ataques de mobbing no se limitan al mero desempeño, sino que traspasan a la esfera personal, atacando sobre todo al auto-concepto de la víctima.

Hombre sufriendo estrés

Así es como un trabajador inicialmente válido o incluso brillante, pasa a ser una sombra de lo que fue. Se transforma en un trabajador que piensa que todo lo hace mal y que verdaderamente es un desastre, dando la razón a aquellos que lo acosan.

A la larga, el pobre concepto de sí mismo como trabajador termina causándole paralización y daño psicológico. 

El objetivo habitual del acoso laboral es destruir el desempeño del trabajador para inducir o facilitar su salida, abandono o exclusión de la organización.

Entre las distintas estrategias y modalidades de acoso laboral podemos encontrar las siguientes:

  • Gritar, avasallar o insultar a la víctima cuando está sola o en presencia de otras personas.
  • Asignarle objetivos o proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir, y tareas que son manifiestamente inacabables en ese tiempo.
  • Infravalorar o no valorar en absoluto el esfuerzo realizado por la víctima, negándose a evaluar periódicamente su trabajo.
  • Amenazar de manera continuada a la víctima o coaccionarla.
  • Ridiculizar su trabajo, sus ideas o los resultados obtenidos ante los demás trabajadores, caricaturizándolo o parodiándolo.
  • Modificar sin decir nada al trabajador las atribuciones o responsabilidades de su puesto de trabajo.
  • Tratar de una manera diferente o discriminatoria, usar medidas exclusivas contra él, con vistas a estigmatizarlo ante otros compañeros o jefes, excluirle, discriminarle, tratar su caso de forma diferente.
  • Ignorarle, hacerle el vacío, o excluirle, hablando sólo a una tercera persona presente, simulando su no existencia, ninguneándolo, o su no presencia física en la oficina, o en las reuniones a las que asiste.
  • Retener información crucial para su trabajo o manipularla para inducirle a error en su desempeño laboral, y acusarle después de negligencia o faltas profesionales.
  • Difamar a la víctima, extendiendo por la empresa u organización rumores maliciosos o calumniosos que menoscaban su reputación, su imagen o su profesionalidad.
Mujer señalada por sus compañeros de trabajo sufriendo acoso laboral

“Cuando la gente te daña una y otra vez, piensa sobre ellos como papel de lijar. Pueden arañarte o dañarte un poco, pero al final, tu terminas pulido y ellos terminan siendo inútiles”.

-Chris Colfer-

Causas del mobbing en las organizaciones

Las razones de los agresores para desencadenar el mobbing son varias. Entre las más comunes se encuentran:

Celos o envidia

La explicación más común es que la víctima resulta amenazante para el grupo que le hostiga. En este sentido, los acosadores envidian o celan a la víctima por algún aspecto resaltante y positivo.

Por ejemplo, la víctima suele ser envidiada por la aceptación o el aprecio que despierta entre sus compañeros, subordinados, jefes, pacientes o clientes; o por su capacidad extraordinaria de realizar alguna actividad laboral.

 

 

Hombre sufriendo mobbing

 

Por no dejarse manipular

El acoso laboral también puede desencadenarse por no dejarse manipular por otros, o por no ser «de la cuerda de» quienes manejan el status quo en la organización.

Suele darse en ambientes laborales penetrados por grupos de interés y mandatarios. En este caso, el mobbing suele consistir en exterminar laboralmente a aquel o aquellos adversarios irreductibles que no se dejan comprometer o comprar y que resultan amenazantes para los manejos de aquellos.

El disfrute de la vida personal

En otras ocasiones, el trabajador es objeto de hostigamiento por disfrutar de situaciones personales o familiares positivas que son envidiables por otros que pueden carecer de ellas.

Negarse a insinuaciones sexuales

Es bastante común en mujeres. En este caso, el proceso de acoso laboral se desencadena por no corresponder a las insinuaciones sexuales de sus compañeros de trabajo, subordinados o jefes.

Ser diferentes

Con esto nos referimos a los trabajadores que presentan algunas características que les hacen distintos al resto de trabajadores. Así ser diferentes en edad, cualificación, nivel de idiomas, experiencia laboral, sexo, costumbres… suele significar la persecución por parte del grupo mayoritario (Piñuel y Cantero 2002).

El abuso consiste en que la persona menos competente y más agresiva proyecta su incompetencia en la persona más competente y menos agresiva

Consecuencias psicológicas del acoso laboral

Diversos resultados de estudios empíricos confirman la asociación entre acoso laboral y síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático (TEP) (Mikkelsen y Einarsen 2002).

Se ha encontrado que las personas víctimas de acoso laboral por un largo período, exhiben patrones de síntomas indicativos de trastorno de estrés postraumático, como la evitación, repetición de la vivencia y aumento de la excitación emocional.

Mujer con ansiedad

Por tanto, las personas que han sufrido mobbing evitan conductas como: hablar de tema laborales, relacionarse con las personas del trabajo y participar en actividades o eventos relacionados con dicho contexto.

Los síntomas de repetición aparecen en forma de pesadillas relacionados con los eventos e interacciones laborales; así como imágenes y recuerdos recurrentes del acontecimiento o sensaciones de que el acontecimiento sucede de nuevo.

Por su parte, los signos de activación fisiológica que se experimentan durante la jornada laboral  son taquicardia, sudoración, tensión muscular, insomnio, hipervigilancia, ataques de ira, irritabilidad y dificultades para concentrarse.

Otras consecuencias del acoso laboral

Además del TEP la víctima de mobbing suele experimentar:

  • Deterioro en la confianza en sí misma y en sus capacidades profesionales.
  • Desvalorización personal.
  • Sentimiento de culpabilidad.
  • Somatizaciones: padecimientos de enfermedades físicas debido al malestar psíquico y emocional.
  • Bajas laborales frecuentes, que el acosador suele aprovechar para profundizar el hostigamiento.
  • Retraimiento con la familia y amigos.
  • Agresividad o aumento de la conflictividad con la familia y amigos.
  • Estigmatización social en los sectores de actividad laboral.
  • Salida de la organización de forma voluntaria o forzosa.
  • En algunos casos, el mobbing persiste incluso después de la salida de la víctima de la empresa, que se producen con informes negativos o calumniosos a futuros empleadores. Reduciendo así, la empleabilidad externa del acosado.
“El error común de los de los abusones es asumir que porque alguien es amable o bueno, es débil. Esos rasgos no tienen nada que ver el uno con el otro. De hecho, se necesita fuerza considerable y carácter pera ser una buena persona”
-Mary Elizabeth Williams-

¿Cómo superar el mobbing?

Si eres víctima de acoso laboral, es importante frenar esta situación cuanto antes. Para ello, te aconsejamos:

Busca apoyo

Es importante que no enfrentes esta situación tú solo, ni que lo mantengas en secreto; ya que solo agravará el hostigamiento y el malestar emocional. Por tanto, comenta y denuncia estas irregularidades con tu jefe, compañeros de trabajo, familiares y amigos de confianza.

Evita a toda costa el aislamiento, pues no hará más que empeorar tu situación emocional. 

Enfrenta al acosador

Los acosadores esconden una gran fragilidad en su interior, de allí su necesidad de hundir a los demás para sentirse mejor. Por tanto, si te enfrentas directamente a él, lo más probable es que se derrumbe y se detenga.

En este caso, hazle saber que no permitirás sus malos tratos y que tomarás las medidas legales necesarias si continua con el hostigamiento. Esta actitud no solo le pondrá un freno a sus malos tratos, sino que mantendrás tu dignidad personal.

Apenas notes una manifestación de acoso laboral en tu contra ponte en contacto con un profesional experto en leyes laborales y un especialista en salud mental. Por lo general, las empresas cuentan con estos departamentos, si es así acude a ellos.

Este paso te ayudará a proteger tu bienestar emocional y tus derechos legales.

Documenta la agresiones

Siempre que puedas intenta tener evidencia que pueda avalar tu testimonio. De esta forma, tendrás más herramientas para negociar con la empresa una resolución satisfactoria.

Como vemos, el acoso laboral es una situación preocupante ante la que estar alerta para prevenirla o poner en marcha las medidas necesarias para terminar con ella.



  • De Rivera, J. L. G. (2002). El maltrato psicológico: Cómo defenderse del mobbing y otras formas de acoso. 
  • Psiquiatria. com
  • 6
  • (3). Hirigoyen, M. F., & Valls, N. P. (2001). El acoso moral en el trabajo: Distinguir lo verdadero de lo falso. Moreno Jiménez, B., Rodríguez Muñoz, A., Garrosa Hernández, E., & Morante Benadero, M. E. (2005). Antecedentes organizacionales del acoso psicológico en el trabajo: un estudio exploratorio. 
  • Psicothema
  • 17
  • (4). Olivares, F. J. A. (2006). 
  • Mobbing: acoso psicológico en el ámbito laboral
  • . LexisNexis Argentina. Peralta, M. C. (2004). El acoso laboral-mobbing-perspectiva psicológica. 
  • Revista de estúdios sociales
  • , (18), 111-122. Peralta Gómez, M. C. (2006). Manifestaciones del acoso laboral, mobbing y síntomas asociados al estrés postraumático: estudio de caso. 
  • Psicología desde el Caribe
  • , (17). Piñuel, I., & Cantero, A. O. (2002). La incidencia del ‘mobbing’o acoso psicológico en el trabajo en España. Resultados del barómetro CISNEROS II® sobre violencia en el entorno laboral. 
  • Lan Harremanak. Revista de Relaciones Laborales
  • , (7). Piñuel, I. (2003). Mobbing. Manual de autoayuda. Claves para reconocer y superar el acoso psicológico en el trabajo. 
  • Madrid: Aguilar
  • . Rojo, J. V., & Cervera, A. M. (2005). 
  • El mobbing o acoso laboral
  • . Editorial Tebar.