Clima laboral: la clave del éxito en las empresas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 27 diciembre, 2018
María Alejandra Castro · 27 diciembre, 2018
Un buen clima laboral, propicia una sensación de satisfacción de los empleados en relación con su trabajo. Esto se traduce en mayores beneficios para la empresa.

El trabajo es necesario para nuestra supervivencia. Pero si el clima laboral de nuestro trabajo no es el adecuado, hay una influencia negativa en nuestras vidas, en las de nuestros compañeros y para la empresa. Entonces, sin un buen entorno nos vamos con malestar a casa y no desarrollamos nuestra labor del todo bien, lo que nos causa problemas a nosotros y a nuestro entorno.

Entonces, el medio en el que desarrollamos nuestro trabajo en la cotidianidad es fundamental. Por ello, debe ser uno de los aspectos más importantes para una empresa. De su cuidado depende el éxito de esta.

Ahora bien, ¿De qué se trata el clima laboral?, ¿Cómo potenciar uno bueno?, ¿Cómo influye en la productividad de una empresa?, ¿Qué beneficios trae un buen clima laboral? A través de este artículo nos sumergiremos en todas cuestiones. Comencemos.

“El que vive en armonía consigo mismo, vive en armonía con el universo”.

-Marco Aurelio-

Clima laboral, ¿de qué se trata?

El clima laboral es un concepto de recursos humanos. Consiste en el ambiente que se genera en un entorno de trabajo. Para ello, se tienen en cuenta las políticas del personal y técnicas de evaluación. Ahora bien, consiste en estar al tanto de las sensaciones, percepciones, pensamientos, emociones y conductas que tienen los trabajadores ante el ambiente que hay en el trabajo. Entonces, la clave es saber cómo está el entorno laboral.

Por ejemplo, hay lugares de trabajo que al entrar sentimos densos, agotadores y como si tuviéramos una cruz encima que nos hace pensar ¡no puedo más con mi trabajo! Entonces, el departamento de recursos humanos debería estar atento para darle una solución a este problema. Así, al propiciar un ambiente más favorable, mejorará la empresa.

Ahora bien, el clima laboral está compuesto por:

  • Ambiente físico: se trata del espacio. Es decir, instalaciones, temperatura, contaminación, etc.
  • Ambiente social: comprende todo lo vinculado a la relación entre las personas, como la comunicación o el compañerismo, etc.
  • Características estructurales: se trata del tamaño de la organización, cuál es el estilo de la dirección, su estructura formal, entre otros.
  • Características personales: son las aptitudes y actitudes, motivaciones y expectativas de los empleados hacia la empresa y su trabajo.
  • Comportamiento organizacional. Consiste en: la productividad, la rotación, el ausentismo, la satisfacción laboral, la tensión de los empleados, etc.

Entonces, el clima laboral comprende la interacción entre las características personales y de las organizaciones. Cada factor determina el comportamiento de los empleados, y por lo tanto, inciden en: el sentido de pertenencia, la eficacia, la eficiencia, la calidad de los servicios, el impacto social. Así, son la clave para el desempeño de la organización.

Compañeros de trabajo haciendo un descanso

¿Cómo mejorar el clima laboral?

Parece sencillo hacer que los empleados se sientan a gusto en la empresa y que todo fluya, pero se trata en realidad de una tarea compleja. Por ello, es importante que haya un buen clima laboral, observemos cómo mejorarlo:

  • El lugar de trabajo. El lugar de trabajo debe reflejar armonía y debe ser adecuado para el oficio que se realiza. Si las herramientas no son las adecuadas, y el personal se siente incómodo habrá mayor insatisfacción. Y, a mayor insatisfacción, menor productividad. Por ello, es importante diseñar un buen espacio para trabajar.
  • La relación del personal. Las relaciones que la persona tenga con sus compañeros y jefes lo hacen sentir, pensar y comportarse de determinada manera, si son asertivas y adecuadas será mejor para la empresa. El encargado de recursos humanos debe estar atento a cómo son estas relaciones, y utilizar estrategias para fomentar un buen ambiente interpersonal.
  • Cultura organizacional y corporativa. Se trata de que haya una coherencia entre el conjunto de percepciones, sentimientos, actitudes, hábitos, creencias, valores y conductas dentro y entre los grupos de la organización.
  • Reconocimiento. Las recompensas fomentan las conductas de algunas personas de la empresa. Se trata de hacer un refuerzo positivo cuando las personas han trabajado bien para que se sientan más motivadas.
  • Trabajo en equipo. Cuando los problemas se resuelven en equipo hay una sensación de unidad, por lo que las personas se sienten apoyadas y ven diversas perspectivas. Esto contribuye a un mejor ambiente, porque todos se sienten parte.
  • Desarrollo. Se trata de estar siempre al tanto de cómo mejorar la productividad. Para ello, son importantes las capacitaciones, así formarán habilidades que les harán desarrollar un sentido de pertenencia y mayor productividad para la empresa.
  • Pensar más allá del trabajo. Cuando los empleados tienen espacio para desenvolverse en otros ámbitos de su vida, se sienten mejor y trabajan de forma más efectiva. Por ello, es importante fomentar el equilibrio entre la vida personal y la vida laboral de los empleados. Es decir, no todo es trabajo.

Ahora bien, cuando hablamos de un trabajador estamos haciendo referencia a un ser biopsicosocial. Por ende, su bienestar psicológico, social y físico debe ser importante dentro del entorno laboral. Y, aunque no exista una fórmula mágica para garantizar la salud del individuo, las estrategias anteriores fomentan que tenga una mejor percepción de su entorno, y por ende, que haya mayor productividad.

De hecho,  tal y como lo sugieren José Guadalupe Salazar Estrada, y colaboradores en su artículo para la Revista Cubana de información en Ciencias de la Salud (ACIMED), para que un ambiente laboral sea saludable debe haber un clima que cree confianza y que potencie la eliminación de sentimientos, actitudes y percepciones negativas hacia la organización y sus miembros.

Además, las personas deberán sentir que hacen algo útil. Así, le hayan sentido al esfuerzo que realizan. Y, una organización con un clima laboral deficiente puede ocasionar daños en la salud mental y física de los trabajadores, que se manifestarán en comportamientos que no favorecen al éxito empresarial.

Equipo de trabajo unido

¿Qué beneficios trae un buen clima laboral?

Contar con un clima laboral adecuado contribuye a que la empresa sea más exitosa. Veamos algunos de sus beneficios.

  • Mayor productividad empresarial.
  • Menor número de bajas.
  • Mayor salud física y mental para los trabajadores.
  • Participación activa de los trabajadores.
  • Mayor motivación de los empleados.
  • Mayor sentido de pertenencia.
  • Mejor percepción de la organización.
  • Mayor trabajo en equipo.
  • Mejor comunicación entre los empleados.
  • Mayor satisfacción.
  • Incrementa el compromiso de los empleados.
  • Se dan mayores resultados.
  • Efectividad.
  • Incrementa la calidad de los servicios.
  • Mayor impacto social.

¿Por qué se da éxito empresarial cuando hay un buen clima laboral? Hay mayores logros: las personas al sentirse bien trabajan mejor, de manera que se dan más reforzadores y estos son más potentes. Entonces, al haber un mayor desempeño aumenta notablemente la productividad, lo que se traduce en beneficios para la empresa.

Así, la clave del éxito empresarial puede gestionarse teniendo en cuenta el lugar de trabajo y el sistema de creencias actitudes, aptitudes, emociones y pensamientos de los empleados y su interacción con la organización. Hablamos de una forma increíble de fomentar el bienestar de las personas, y que la empresa, como consecuencia, se sitúe en una posición mejor para aumentar sus beneficios.

  • Estrada, J, G. S., Pupo, I.J. G., Rodríguez, Y.B. M., & Cañedo Andalia, R. (2009). Clima y cultura organizacional: dos componentes esenciales en la productividad laboral. Revista Cubana de información en Ciencias de la Salud (ACMED=, 20 (4), 67-75-