¿Cómo afrontar el mobbing?

Afrontar el mobbing o acoso laboral no es tarea fácil: aquí tienes algunos consejos.
¿Cómo afrontar el mobbing?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 25 marzo, 2021.

Última actualización: 25 marzo, 2021

El acoso laboral, aunque estudiado y tratado desde hace años, no ha sido suficiente para erradicarlo. Para muchas personas, afrontar el mobbing durante el proceso de denuncia o por no poder dejar el trabajo es algo claramente complicado.

El mobbing se da a todos los niveles dentro del entorno laboral y causa problemas psicológicos como depresiones mayores, trastornos de ansiedad o episodios de estrés agudo, entre otros. En este artículo podrás leer algunos consejos para llevarlo mejor hasta que la experiencia termine.

Jefe haciendo mobbing

El mobbing y sus consecuencias sobre la mente

Aunque a primera vista pueda podemos pensar que un maltrato solo consta de episodios negativos, lo cierto es que casi nadie suele soportar una relación en la que no ocurre nada bueno. Por eso, el eje central del acoso laboral es el refuerzo intermitente, en el que el maltratador ejerce control sobre la víctima a través de incluir episodios positivos.

Además, el uso del gaslighting previene que el acosado inicie el proceso de denuncia en muchas ocasiones. De esta forma, se crea una sensación de ausencia de control o indefensión aprendida, en la que la víctima acaba orbitando alrededor de la idea de “a ver cómo viene hoy”. El conjunto de todos los elementos del mobbing acaba por causar graves daños en el estado mental y anímico de la persona que lo sufre. Aquí tienes los más comunes:

  • Sentimiento de culpabilidad: la víctima se siente responsable de los errores que le señala el acosador.
  • Sentimientos de inferioridad e incapacidad: el reiterado machaque acaba por asentar la idea de que uno no es capaz de llevar a cabo el trabajo y de que no vale para ello.
  • Incapacidad para afrontar la situación: el estado mental de tristeza y miedo hace creer a la víctima que no tiene forma de escapar de ello.
  • Miedo e indefensión aprendida.
  • Foco atencional selectivo: el maltratador se acaba por convertir en el centro del mundo del acosado, de manera que los pensamientos y las decisiones acaban por orbitar a su alrededor a todas horas.

El mobbing si no se elimina y se trata a la víctima adecuadamente, puede dejar cicatrices para toda la vida. Si tú o alguien que conoces no tiene posibilidad de escapar de ello, a continuación tienes algunas ideas para llevarlo mejor hasta que termine.

¿Cómo afrontar el mobbing?

Parte del proceso de salida de una experiencia como esta es mantenerse psicológicamente lo mejor posible. Para ello, aquí tienes algunos consejos.

1. Afrontar el mobbing es asumir que no eres culpable

Lo primero que debe hacerse es convencerse de esto: no eres culpable de que esta persona te trate mal. El maltratador, por razones ajenas a ti, ha decidido acosarte aunque te diga que tú lo provocas.

Sentir miedo es normal, obsesionarse con algo que nos hace daño también. Los maltratadores suelen usar el gaslighting para hacer sentir a la víctima que se está sintiendo mal por ningún motivo, pero esto es parte del plan para mantener el control sobre ella.

2. Busca un propósito vital no relacionado con el trabajo

El trabajo, aunque en esta situación lo parezca, no es el eje central de tu vida. Otros propósitos centrarán tu visión en el futuro novedoso y te darán algo por lo que trabajar, además de quitar ese papel de importancia que adquieren el trabajo y el acosador.

3. Enfocarse en lo positivo también es afrontar el mobbing

No se trata de combatir un acoso con felicidad, sino de reafirmarse de que el maltratador y la situación no son lo más importante que hay. Centrarse en los aspectos personales de la vida es fundamental para mantener una sensación de lugar seguro al salir del trabajo.

4. Trabajar la ira

Una de las consecuencias de la indefensión aprendida y del acoso en general es que la víctima deja de enfadarse y, por tanto, de pelear. Enfadarse cuando alguien te trata mal es normal, y la ira es un proceso oponente a la depresión que te protegerá de comenzar el declive psicológico.

5. Denuncia y busca ayuda profesional

No tienes por qué pasar por ello solo. El mobbing es un delito y cuentas con recursos legales para sacar a esa persona de tu vida. Busca apoyo en tus familiares, amigos y, por supuesto, en un profesional de la psicología. La protección del entorno social es fundamental para salir del acoso laboral.

Hombre haciendo terapia psicológica

¿Y por qué hay que afrontar el mobbing?

Se hace necesario concluir el artículo con la siguiente reflexión: ¿por qué el mobbing acaba por arruinar la vida de una persona? A pesar de que el trabajo es sólo uno de los pilares que sustentan la vida de una persona, el sistema y la sociedad consiguen hacer creer a ciertas personas que su valía sólo puede medirse a través de su productividad laboral.

Al igual que cualquier tipo de acoso, esta injusticia merece una intervención que se anticipe, pero ¿sería tan difícil hacerlo si el trabajo no fuera el eje central de la vida de alguien? ¿Las consecuencias serían igual de graves si el mercado laboral fuera próspero y flexible? El debate de si el acoso laboral es un mal sistémico y no localizado sigue abierto.

Te podría interesar...
Mansplainig: cuando nos explican cosas que no pedimos
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Mansplainig: cuando nos explican cosas que no pedimos

El mansplaining es un tipo de micromachismo cotidiano que sufren buena parte de las mujeres. El impacto es serio e invalidante.



  • Ruiz Calderón, H. V. (2014). Estrategias de afrontamiento y su relación con el acoso laboral (Mobbing) (Master's thesis, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla).
  • Ávila CadavidA., Bernal ToroV., & AlzateL. (2017). ¿CUALES SON LAS CAUSAS Y CONSECUENCIAS DEL ACOSO LABORAL O MOBBING?. Revista Electrónica Psyconex8(13), 1-10. Recuperado a partir de https://revistas.udea.edu.co/index.php/Psyconex/article/view/326991
  • Martínez León, M. D. L. M. (2012). El acoso psicológico en el trabajo o mobbing: patología emergente.