Sonidos binaurales ¿son realmente beneficiosos?

01 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El objetivo de la terapia de sonido binaural es reducir el estrés, la ansiedad o el insomnio a través de un fenómeno auditivo que se produce al escuchar un tono de frecuencia ligeramente diferente en cada oído. Sin embargo ¿tiene realmente algún efecto positivo?

Hay quien define los sonidos binaurales como la nueva “droga tecnológica”. El objetivo de fenómeno auditivo es crear en nuestro cerebro una sensación de tridimensionalidad. Este efecto se consigue generando dos tipos de frecuencias sonoras ligeramente diferentes en cada oído a través de los auriculares, de este modo, acabamos percibiendo un tercer sonido, uno que provoca a la vez una serie de sensaciones.

Calma, bienestar, cosquilleos, estimulación sensorial… Lo que produce este tipo de experiencia varía bastante de una persona a otra, no obstante, lo que sí parece estar claro es que no deja a casi nadie indiferente.

Los latidos binaurales están de moda, hasta el punto de que ha aparecido la llamada terapia de ondas sonoras, un enfoque alternativo para tratar los estados de ansiedad y estrés.

No hay estudios 100 % concluyentes que avalen su eficacia, de manera que hasta el momento la terapia del latido binaural está en fase experimental. Esto no quita para que sean miles las personas las que usen esta práctica a diario para relajarse, reducir el insomnio mejorar su concentración o simplemente experimentar el placer de esa sensación que les provoca.

Un ejemplo, en la web de I-Doser, creada por un psicólogo especializado en audio y música, define los sonidos binaurales como algo adictivo que produce un enorme placer. De ahí que la definan como la nueva droga digital. No obstante, los expertos inciden, puede mejorar el estado de ánimo, pero en una parte de los casos es mera sugestión.

Profundicemos un poco más en este tema.

Cerebro con cascos de música

Sonidos binaurales, un fenómeno con antecedentes históricos

Los sonidos binaurales parten del hecho de que el oído derecho y el izquierdo reciben un tono de frecuencia ligeramente diferente, pero el cerebro, por su parte, los percibe como un solo tono, uno más acelerado y singularmente placentero. Por ejemplo, escuchar una frecuencia de 120 Hertz (Hz) en un oído y 132 en el otro produciría un latido binaural de 12 Hz.

Ahora bien, algo que nos parece tan sofisticado, en realidad, no es un tema nuevo para el mundo de la ciencia. Fue en 1839, cuando Heinrich Wilhelm Dove, un físico prusiano, ya descubrió esto mismo. Se dio cuenta de que algo tan simple como escuchar tonos constantes reproducidos en frecuencias ligeramente diferentes en cada oído, provoca que la persona perciba un sonido diferente. El doctor Dove definió esto como «latido binaural».

Desde entonces, este tipo de experiencia se ha venido utilizando a nivel experimental en entornos clínicos. Se ha intentado ver si mejoraba la calidad del sueño y si reducía, a la vez, la sensación de ansiedad. Los resultados son muy variables, demostrándonos a lo largo de las décadas que hay a quien le funciona y hay a quien sencillamente, le deja indiferente.

Veamos, no obstante, qué nos dice la ciencia.

Sonidos binaurales para reducir la ansiedad o la sensación de dolor físico

Hay quien hace uso de los sonidos binaurales con la idea de reducir su ansiedad. Otras personas, aquellas que sufren dolor debido a lesiones, a problemas articulares o incluso migrañas recurren también a este tipo de terapia.

Así, en un estudio realizado en el Departamento de Ciencias del Comportamientod de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), el doctor Miguel García halló un grado de efectividad medio.

Los latidos binaurales eran efectivos solo en un número limitado de pacientes. Después de dos semanas con un tiempo de escucha de 20 minutos, el 26 % de la muestra redujo su nivel de ansiedad y la percepción del dolor gracias a los sonidos binaurales.

Hombre con ansiedad

Terapia binaural para el insomnio

Los trabajos de investigación sobre los sonidos binaurales aplicados a pacientes con problemas de insomnio son más significativos. Estudios como el realizado en la Universidad de Rumanía, avalan su eficacia en un aspecto muy concreto: nos puede ayudar a conciliar antes el descanso. 

Respecto al hecho de evitar los despertares frecuentes o si la calidad del sueño es más reparadora y profunda, a día de hoy no hay datos concluyentes. Una vez más surgen las diferencias, hay a quien le ayudado a mejorar su calidad de vida al favorecer el descanso nocturno y hay pacientes que no muestran mejoría.

Relajación y mejora en el estado de ánimo

Escuchar sonidos binaurales durante 10 minutos cada día, a una frecuencia de 6 Hz, puede mejorar nuestro estado de ánimo. Lo hace al generar en nuestro cerebro una sensación simular a una sesión de meditación. La persona, por tanto, se percibe más relajada, receptiva a su entorno y con una sensación de serenidad y equilibrio capaz de potenciar la motivación y la positividad…

Todo ello perfila una serie de mejoras que nos pueden parecer muy interesantes. No obstante, incidimos en lo que nos dicen buena parte de las investigaciones: hay mucha variabilidad. Se necesitan más trabajos para comprender qué cambios produce a nivel cerebral para que haya quien se beneficie de manera tan significativa de este tipo de terapia.

El que los datos no sean concluyentes no le resta interés, es más, podemos probar la experiencia para saber qué sensaciones nos provoca a cada uno en particular.

Basta con tener unos buenos articulares estéreo y darle play a cualquiera de los vídeos que podemos encontrar en Youtube sobre esta temáticaNunca está demás sumergirnos en el curioso universo de los sonidos.

  • Leila Chaieb, Elke Caroline Wilpert. Auditory Beat Stimulation and its Effects on Cognition and Mood States. Frontiers in Psychiatry. 2015; 6: 70. doi: 10.3389/fpsyt.2015.00070