Las ondas cerebrales alfa reducen la depresión: ¿cómo estimularlas?

22 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
En cerebro relajado y centrado en el momento presente no está dominado por el miedo o la angustia. Es un cerebro donde trabajan con mayor intensidad las ondas alfa, muy adecuadas para reducir la realidad interna de una depresión.

Las ondas cerebrales alfa se encuentran en el rango de frecuencia entre los 8 y 12 Hz. Son el resultado de esa actividad cerebral sincrónica y más rítmica que favorece la relajación y la concentración, estimulando además nuestra creatividad y bienestar y disminuyendo incluso la sintomatología asociada a los estados depresivos.

Estas ondas cerebrales y el hecho de que podamos potenciarlas no significa que vayamos a conseguir con ello remitir por completo un trastorno del estado del ánimo, como pueden ser la ansiedad o la depresión. Lo que consigue el entrenar estos estados de calma y equilibrio que media con las ondas alfa es alcanzar un estado interno más satisfactorio, sosegado y preparado para poder enfrentar con mejores recursos estas realidades psicológicas.

Es un medio para un fin. Es más, en los últimos años ya se está trabajando de manera más extendida en la estimulación eléctrica del cerebro, con el fin de aumentar la aparición este tipo de ondas. Estudios, como el llevado a cabo en el departamento de Psiquiatría, Universidad de Minnesota y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), nos señalan que al aplicar corrientes bajas como las contenidas entre los 8 y 10 hertz, se está logrando resultados muy positivos en el campo de la neuropsiquiatría.

Conozcamos más datos al respecto.

Se ha descubierto que pacientes con fatiga crónica presentan ciertas alteraciones en las ondas cerebrales alfa, lo cual deriva a menudo en problemas para conciliar el sueño y trastornos cognitivos como la dificultad para centrar la atención.

Ondas cerebrales alfa

Las ondas cerebrales alfa, nuestras aliadas para potenciar la creatividad y reducir la depresión

Nuestro cerebro está formado por miles de millones de neuronas que se comunican entre sí a través de impulsos eléctricos. De este modo, cuando hablamos de ondas cerebrales, nos referimos precisamente a esos impulsos que fluyen de una neurona a otra a través de cualquier región cerebral. Es más, no importa que estemos dormidos o que incluso que una persona esté en coma; esa actividad eléctrica siempre estará presente mientras estemos vivos.

Por otro lado, un aspecto interesante es el hecho de que cada uno de los 5 tipos de ondas cerebrales que aparecen en nuestro cerebro, tienen una función específica. Por ejemplo, las ondas gamma se elevan con procesos cognitivos de alto nivel como la consciencia, la atención, la concentración o el razonamiento. Las ondas delta, por su parte, tienen una mayor amplitud de onda cuando dormimos pero no soñamos. Así, las ondas Theta, surgen cuando experimentamos emociones intensas, como la ansiedad y el estrés.

Ahora bien, es posible que entre esas cinco tipologías, las más fascinantes sean las ondas alfa. Descubiertas por el fisiólogo y psiquiatra alemán Hans Berger en 1924, supusieron un antes y un después en muchos aspectos. El primero, porque Berger inventó también el electroencefalograma, cambiando con ello la historia de la neurología. El segundo, porque encontramos otro modo para reducir los efectos de la ansiedad y la depresión.

Las ondas alfa y la creatividad

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Carolina del Norte por parte de la doctora Caroline Lustenberg apuntó una idea interesante. Cuando las personas estamos relajadas o más conectadas a lo que nos rodea, se elevan las ondas alfa. En esos estados donde la actividad eléctrica cerebral trabaja en estas frecuencias, el cerebro produce ideas más innovadoras y la inspiración aumenta.

La depresión y las ondas alfa

Una persona con depresión, al igual que un paciente que sufra ansiedad, fibromialgia o fatiga crónica, evidenciará un patrón de ondas alfa alteradas. Hay una oscilación continua, cuando en realidad, estas ondas se caracterizan por una sincronía casi perfecta. Esto ha hecho que los neurólogos y neuropsicólogos se interesen por la estimulación cerebral como un medio para aumentar ese tipo de ondas y mediar así en el bienestar de muchos pacientes con trastornos psiquiátricos.

Asimismo, en la Escuela de Medicina de Harvard (HMS) también se avanzó la hipótesis de que cuando las ondas alfa están activas, aumenta la producción del neurotransmisor inhibitorio GABA, un componente clave para reducir el miedo, el estrés, la ansiedad, etc.

Mujer meditando para estimular las ondas cerebrales alfa

¿Cómo podemos aumentar la presencia de las ondas cerebrales alfa?

Las ondas cerebrales alfa son como vemos, muy importantes para mediar en nuestro bienestar. ¿Cómo podemos entonces producirlas por nosotros mismos para reducir la sintomatología asociada a la depresión? En realidad, hay varias formas de lograrlo. Hay quien por ejemplo, recurre al neurofeedback.

Se trata de un tipo de entrenamiento de la actividad eléctrica cerebral que usa el condicionamiento operante y la tecnología del electroencefalograma. Al paciente, en estos casos, se le colocan unos electrodos en la cabeza (no se aplican descargas) que medirán la actividad de las ondas cerebrales. Después, junto a un técnico especializado, se le mostrarán una serie de imágenes en una pantalla para trabajar el aumento de las ondas cerebrales alfa.

Por otro lado, y más allá del neurofeedback, existen otras estrategias más sencillas que todos podemos desarrollar en el día a día. Son las siguientes:

  • Meditación o Mindfulness.
  • Yoga.
  • Respiración profunda
  • Relajación muscular progresiva.
  • Soñar despierto o técnicas de visualización guiada.
  • Música o sonidos binaurales. Se trata de un tipo de estímulos auditivos contenidos en una frecuencia inferior a 1000 Hz , donde se crea un sonido diferente en cada oído. De este modo, se estimula la relajación y la aparición de las ondas cerebrales alfa.

Para concluir, como vemos se trata de un tema interesante. A pesar ello, no olvidemos que para tratar la depresión se necesitan muchas más estrategias. No obstante, facilitar la aparición de este tipo de ondas siempre mediará en nuestro bienestar para poder así, avanzar en la recuperación y la propia terapia psicológica.

  • Widge, AS, Boggess, M., Rockhill, AP, Mullen, A., Sheopory, S., Loonis, R.,… Miller, EK (2018). Modificación de las oscilaciones cerebrales de frecuencia alfa con una neuroestimulación analógica impulsada por retroalimentación rápida. PLOSOS UNO , 13 (12). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0207781