STAI: un test para medir la tendencia a la ansiedad

26 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
En grado de amenaza que puede representar una circunstancia depende de la persona, entre otras variables. Sin embargo, más allá de esto, la predisposición a sentir ansiedad es algo relativamente estable. Así, en este contexto, el STAI tiene mucho que decir como instrumento de medición.

Vivimos en una sociedad globalizada y cambiante. Las demandas sociales a las que ha de enfrentarse un individuo son cada vez mayores. Por ello, no es de extrañar el aumento en la presencia de diversas manifestaciones de ansiedad en la población. Existen en la actualidad gran variedad de instrumentos para medir este constructo, uno de los más utilizados es el STAI (Cuestionario de Ansiedad Estado-Rasgo).

Se trata de uno de los primeros cuestionarios validados en España para medir la ansiedad. Además, es comúnmente utilizado por diversos profesionales de la psicología, tanto en la práctica clínica como en la investigación. El STAI se ha convertido en un referente en la evaluación de este fenómeno y habitualmente es utilizado para validar otros instrumentos similares.

Mujer con ansiedad

¿Qué mide el STAI?

Dentro de la multitud de procedimientos disponibles para evaluar la ansiedad, el STAI presenta una cualidad diferencial. Permite obtener medidas separadas de dos aspectos diferentes: la ansiedad estado y la ansiedad rasgo.

Ansiedad Estado

La ansiedad estado se define como una condición emocional transitoria, caracterizada por sentimientos subjetivos de tensión y aprensión, así como por una hiperactividad del sistema nervioso autónomo. Es variable y fluctuante en intensidad dependiendo del tiempo y las circunstancias. Se trata, por tanto, de la manifestación de ansiedad que se produce en un determinado momento como reacción a una situación.

Ansiedad Rasgo

Por su lado, la ansiedad rasgo está conceptualizada como una propensión ansiosa relativamente estable por la que el individuo muestra tendencia a percibir las situaciones como amenazadoras. Se trata de una disposición comportamental adquirida por la que, a través de experiencias pasadas, la persona queda predispuesta a interpretar el mundo de una forma determinada y a responder a él de manera consecuente.

A pesar de tener definiciones y escalas de medida diferentes, ambos conceptos se encuentran relacionados. Quienes presentan una mayor Ansiedad Rasgo también suelen presentar mayores puntuaciones de Ansiedad Estado. Esto es debido a que su propensión individual les lleva a interpretar como peligrosas muchas más situaciones y a elevar, por ello, su ansiedad en las mismas.

Sin embargo, el grado en que cada individuo interpreta como amenazadora una circunstancia particular es diferente, y está muy relacionado por sus propias experiencias de vida. Por ello, obtener información de ambas medidas por separado puede resultar de utilidad en el proceso clínico.

Persona haciendo un test de personalidad

Aplicación del STAI

Este instrumento, a pesar de ser diseñado para la evaluación en adultos, puede utilizarse en adolescentes de enseñanzas medias y superiores. El único requisito es que presenten el nivel cultural mínimo para comprender las instrucciones y los enunciados. El cuestionario tarda en completarse aproximadamente unos 15 minutos.

Se encuentra en un formato de autoevaluación, de modo que a la persona se le entregan dos escalas separadas dirigidas a medir la Ansiedad Estado y la Ansiedad Rasgo respectivamente. El individuo ha de leer los enunciados y seleccionar la opción de respuesta que más se asemeje a su situación personal. Para ello cuenta con una escala tipo Likert que va desde 0 (nada) a 3 (mucho).

Para medir la Ansiedad Estado se pide al sujeto que responda en función de cómo se siente en el momento presente. Algunas de las afirmaciones empleadas para evaluar este concepto son:

  • Estoy preocupado ahora por posibles desgracias futuras.
  • Me siento calmado.
  • Estoy tenso.

En el caso de la Ansiedad Rasgo, la persona ha de seleccionar la respuesta en función de cómo se siente en la mayoría de ocasiones. Los enunciados que puede encontrar en este apartado son del estilo:

  • Pierdo oportunidades por no decidirme pronto.
  • Soy feliz.
  • Me afectan tanto los desengaños que no suelo olvidarlos.

Relevancia del STAI como test para medir la ansiedad

El STAI es uno de los instrumentos más útiles y eficaces para medir la ansiedad. Ha sido traducido a 40 idiomas y, pese a llevar más de tres décadas disponible en España, sigue siendo una de las principales herramientas empleadas por los profesionales de la salud.

En concreto ocupa el séptimo lugar entre los cuestionarios más utilizados por psicólogos en distintos países. Por todo ello, podemos concluir que el STAI es uno de los cuestionarios de mayor valor y eficacia tanto en la investigación como en la práctica de la psicología.

  • Spielberger, C. D., & Cubero, N. S. (1988). Cuestionario de ansiedad estado-rasgo. Tea.
  • Fonseca-Pedrero, E., Paino, M., Sierra-Baigrie, S., Lemos-Giráldez, S., & Muñiz, J. (2012). Propiedades psicométricas del “Cuestionario de ansiedad estado-rasgo”(STAI) en universitarios. Behavioral Psychology-Psicología Conductual20(3), 547-561.