Te quiero por cómo me haces ser

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 18 febrero, 2018
Pedro González Núñez · 28 diciembre, 2015

Siempre que hablamos del amor, lo solemos hacer en primera persona, tratando nuestras emociones. Cuando te dicen un te quiero, sabes lo que sientes, pero hay algo más, ¿cómo te hace sentir esa sencilla frase tan simple y compleja a la vez?

Un te quiero no son dos simples palabras que se puedan usar de forma aleatoria, sin profundidad y sin sentimiento. Tienen una enorme carga emocional que va más allá del momento, puesto que te puede cambiar la vida.

Un te quiero cambia vidas

Cuando le dices te quiero a una persona, estás mostrando una parte muy importante de tus sentimientos. Le estás diciendo que ese ser es para ti casi tan importante como tú mismo, por lo que no se debe usar de forma baladí.

No hay que olvidar nunca que un te quiero no solo levanta sentimientos en la otra persona, también le hace ser diferente, de ahí la responsabilidad de usarlo con sapiencia, sabiduría y, sobre todo, amor

Pareja besándose al anochecer

Porque cuando alguien te dice te quiero, si realmente lo siente, le sale del corazón, y te ama, y puede estar cambiando tu vida para siempre, ya que tiene un poder enorme.

Un te quiero real te cambia el mundo

Tu mundo puede cambiar radicalmente cuando alguien te dice que te quiere. De esta forma, no solo son sentimientos lo que refleja, también incide en tu forma de ser y tu propia vida. Cuando alguien te quiere, cuando te sientes amado, todo en tu vida parece mucho más brillante, agradable, atractivo y bonito. Tu realidad se ilumina de una forma que solo el amor es capaz de provocar.

Al vivir en un mundo de amor, todo cuanto hay a tu alrededor se impregna de ello. De pronto, la gente que te rodea, incluso aquella que no te gusta especialmente, comienza a ser mejor. Ves todo con mucho más optimismo.

El hecho de que te sientas más optimista, logrará que todo a tu alrededor cambie a mejor. De hecho, ello incidirá directamente en la vida de las personas que te importan, puesto que tú mismo serás más comprensivo, solidario y paciente.

Porque el amor cambia vidas, mundos y existencias. Por lo tanto, un te quiero no solo te hace sentir mejor, también te hace ser mejor, y eso es algo realmente valioso y bello.

“Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará”

-Julio Cortázar-

Un te quiero también te puede hacer desgraciado

Sin embargo, un te quiero también te puede hacer desgraciado, puesto que no dejan de ser dos palabras con gran significado, pero el hecho de que salgan de unos labios vacíos y sin sentimiento, provocarán una fuerte tristeza.

“La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener”

-Gabriel García Márquez-

Un te quiero es maravilloso, porque te llena el alma, el espíritu y el corazón. Pero siempre que tenga significado y contenido, de lo contrario, provoca sentimientos encontrados de frustración, desamor, tristeza y dolor.

Te quiero porque me haces mejor

Cuando alguien te quiere, te hace ser mejor persona, puesto que trae consigo la felicidad y el amor, y eso es capaz de llenar de regocijo el alma de cualquier ser humano. El amor es algo maravilloso que es capaz de cambiar la vida de las personas. Y si no es así, ten por seguro que no es amor lo que estás viviendo. Por eso es tan importante atraerlo hacia tu vida.

No olvides que cuando das amor, no solo estás cambiando la vida propia, también la de los demás. Como la de la personas a quien quieres, pero también otras cercanas a ti.

Pies de una pareja rodeados de pétalos

Una persona enamorada y feliz, es capaz de incidir positivamente en la vida de sus familiares, amigos, entorno laboral y todo el mundo que te rodea en tu vida diaria. Por ello, es muy importante que cuando el amor aparezca en tu vida, le dejes hacer. Te permitirá ser mejor persona, mucho más feliz y más plena, y eso se traspasa a los demás.

Jamás olvides del poder que tiene un te quiero. Una enorme capacidad de cambiar vidas a mejor por doquier. Por lo que jamás dejes de amar, y permite que te amen con todo el alma para juntos crear un mundo un poco mejor cada día.