Teorías del envejecimiento: ¿por qué envejecemos?

21 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Girod de la Malla
¿Qué es el envejecimiento? ¿Por qué envejecemos? ¿Será solo cuestión de tiempo? ¿Son las enfermedades las responsables de este proceso? Si tú también te lo has preguntado alguna vez, sigue leyendo para salir de dudas.

Envejecer es un proceso natural y normal. A pesar de ello, sigue abierto el debate sobre las causas responsables de este proceso. ¿Será efecto simplemente del tiempo? ¿Tenemos una especie de “obsolescencia programada” a nivel orgánico? ¿Está escrito en nuestros genes cuándo nos toca hacernos viejos? A este respecto existen varias teorías del envejecimiento que intentan dar respuesta a estas y otras preguntas.

El envejecimiento podría definirse como el conjunto de cambios fisiológicos y morfológicos que ocurren en los seres vivos por el paso del tiempo. Sin embargo, no hay una única definición para este proceso. En lo que sí hay acuerdo es en que existen distintos tipos de envejecimiento. Vamos a conocerlos y a repasar todas las teorías existentes que intentan explicar por qué nos hacemos viejos.

¿Qué tipos de envejecimiento existen?

Parece que hay amplio acuerdo al considerar que hay, principalmente, dos tipos de envejecimiento. Sin embargo, algunos autores consideran que existe un tercer tipo.

Parece que los tres tipos interaccionan entre sí y sus efectos se suman. En este sentido, se elaboró la metáfora del envejecimiento en cascada. Vamos a conocer cada uno de ellos por separado:

Hombre mayor

Envejecimiento primario

El envejecimiento primario hace referencia al deterioro biológico que ocurre en todos los individuos de una misma especie y que conllevan cambios y modificaciones, tanto físicas como fisiológicas, graduales, inevitables y asociadas a la edad.

Se trata de un proceso normal y natural, independiente del estado de salud de la persona y de su estilo de vida. El envejecimiento primario es inevitable, universal e irreversible.

Envejecimiento secundario

El envejecimiento secundario incluye los procesos de deterioro asociados a la edad, pero que están, en cierta medida, bajo control del individuo. Es decir, los factores relacionados con los hábitos de vida, la nutrición, el ejercicio físico y las influencias ambientales.

Este tipo de envejecimiento se puede prevenir, es evitable y no universal. Aunque también es responsable de muchas enfermedades y patologías en los adultos mayores y los ancianos.

Envejecimiento terciario

Por último, algunos autores han propuesto un tercer tipo, el envejecimiento terciario, basándose en la hipótesis de la caída o el bajón terminal. Esta hipótesis afirma que, conforme se aproxima la muerte de una persona, se van produciendo deterioros generalizados que se van acentuando conforme se aproxima el final de su vida.

Qué pasa en nuestro interior: teorías biológicas

Respecto al envejecimiento primario, se han elaborado varias teorías sobre qué es lo que ocurre en el organismo cuando envejecemos o qué ocurre en el organismo que nos haga envejecer. Y todavía -sí, todavía- no se ha llegado a ningún acuerdo… Y no hablamos de un ligero desacuerdo entre explicaciones, ¡es que contamos con 8 teorías distintas!

Estas pueden clasificarse en dos grandes grupos: las teorías de la programación genética y las teorías de tasa variable, que asocian el proceso de envejecer a una acumulación de errores ocurridos en el cuerpo, especialmente en el interior de las células. ¿En qué consiste cada una de ellas?

Teorías de la programación genética

Todas ellas tienen en común la creencia de que detrás del proceso de envejecimiento hay algún tipo de base genética.

  • Teoría de la programación genética. Se basa en la existencia de distintos genes reguladores que se conectan y desconectan. Conforme avanza la edad, se van desconectando los genes de juventud y pasan a activarse los genes del envejecimiento.
  • Teoría del marcapasos. Considera que el reloj biológico (situado en el hipotálamo) está programado para apagarse y dejar de enviar señales a la pituitaria, lo que produciría el deterioro hormonal responsable del envejecimiento.
  • Teoría inmunológica. El envejecimiento sería el resultado de un ataque del sistema inmunitario al propio cuerpo, sumado a dificultades para atacar sustancias extrañas.

Teorías de tasa variable

Estas teorías se basan en la idea de que el envejecimiento está

  • Teoría de la reparación del ADN: los deterioros que se suceden en el metabolismo no pueden ser solventados,
    por la capacidad del cuerpo para reparar su ADN. En este caso, el envejecimiento ocurriría conforme va creciendo el almacén de ADN dañado.
  • Teoría de la catástrofe del error: los daños biológicos son el resultado de la acumulación de fallos en la síntesis de proteínas que impiden que las células puedan funcionar correctamente.
  • Teoría de los vínculos cruzados: los cambios que ocurren durante el metabolismo alteran la esencia de las proteínas del interior de las células del cuerpo. Esto ocasiona que no puedan actuar apropiadamente ni repararse.
  • Teoría del radical libre: los procesos habituales de las células ocasionan moléculas inestables, donde los electrones libres afectan a los cromosomas y a las membranas de las células y además se unen para originar compuestos que desencadenan vínculos cruzados. Parece que los radicales libres tienen la propiedad de propagarse por sí mismos de manera que cada vez que reaccionan con una molécula, originan más radicales libres.
  • Teoría del desperdicio celular: considera que además de radicales libres, las células producen otras sustancias dañinas que interfieren con el buen funcionamiento del cuerpo.
Mujer mayor mirando por la ventana

Alargar la vida mejorando su calidad

Como hemos visto, el envejecimiento primario es universal e inevitable, pero aspectos relacionados con el secundario y terciario, y que sí son evitables, parecen influir en la aparición u ocurrencia del envejecimiento primario.

Estas teorías consideran que, en ausencia de las influencias del envejecimiento secundario y terciario, las personas podrían vivir en las mejores condiciones hasta entre los 100 y 120 años, siguiendo un ciclo de vida natural normal. Recordemos que muchas de las patologías que aceleran el envejecimiento son evitables haciendo más saludables nuestros hábitos, ya que forman parte del envejecimiento secundario.

Contra la biología y los genes no podemos luchar. Sin embargo, sabiendo que llevando una vida activa y saludable podemos ayudar a retrasar el envejecimiento, ¿quién no quiere implicarse en ello?

Alvarado A, Moreno M. Adaptación en el envejecimiento. Adaptación y cuidado en el ser humano. Una visión de enfermería. Bogotá: Manual Moderno, Universidad de la Sabana; 2007. Dulcey-Ruíz E. Psicología del envejecimiento. En: López J, Cano C, Gómez J, editores. Geriatría Fundamentos de Medicina. Medellín: Corporación para Investigaciones Biológicas CIB; 2006, pp. 64-8. Riegel K. History of psychological gerontology. En: Nostrand V, editor. Psychology of adult development and aging. New York: American Psychological Association; 1977.