Test de autoconcepto AF5

20 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Un buen autoconcepto es clave para movernos por la vida, disponer de una personalidad fuerte y saludable capaz de abrirse camino. Un modo de evaluar esta dimensión psicológica es mediante este test: el AF-5. Te explicamos en qué consiste.

El test de autoconcepto más conocido y fiable es el AF-5. Se trata de un cuestionario de 30 ítems (preguntas) que nos permiten evaluar esta dimensión partiendo de cinco subescalas muy concretas. Hablamos de una serie de áreas que conforman este constructo psicológico, tales como la vertiente social, la profesional, la emocional, la familiar y la física.

Así, mientras otras pruebas, como el test de autoestima basado en la escala Rosenberg, nos ayudan a profundizar en una visión más bien emocional y subjetiva de uno mismo, cuando hablamos del autoconcepto nos referimos a otros aspectos: la identidad, la conducta, la percepción de uno mismo en base a la sociedad, al desempeño en nuestros estudios y trabajo, a nuestras relaciones, etc.

El autoconcepto es, en muchos casos, una dimensión un poco más estructurada que la autoestima.

No obstante, son muchos los autores que nos advierten de la íntima relación entre un constructo y otro (Musitu, Roman, Gracia, 1998).

Sea como sea, hay algo evidente en lo que cualquier experto coincide y que desde la psicología sabemos bien. Un buen autoconcepto es el sustrato que edifica el bienestar, ese nutriente que facilita nuestras relaciones psicosociales y el que nos permite, a su vez, diferenciarnos los unos de los otros y conformar un personalidad saludable.

Así, una estrategia para evaluar su fortaleza, su estabilidad o el modo en que se estructura es el test de autoconcepto, basado en el cuestionario AF-5. Veamos más datos a continuación.

Mujer representando el Test de autoconcepto

Test de autoconcepto, AF-5: finalidad, aplicación y fiabilidad

El AF-5 o Autoconcepto, Forma 5 es una prueba psicométrica realiza por el psicólogo Fernando de García y el catedrático de psicología Gonzalo Musitu. Su finalidad, va más allá de valorar si una persona tiene un buen autoconcepto o si por el contrario presenta un déficit destacable. Lo que sus autores buscaban era poder evaluar las diferentes dimensiones que trazan este constructo.

Así, gracias a este test de autoconcepto podemos conocer aspectos como el bienestar psicosocial, el control emocional, la relación con la familia, etc.

Por tanto, con el AF-5 no obtenemos una puntuación única donde situar a la persona evaluada en un percentil determinado. Lo que tendremos serán diferentes datos para valorar cada vertiente que edifica el autoconcepto.

Por otro lado, es importante también conocer esas características básicas que definen esta dimensión. Son las siguientes:

  • El autoconcepto es multifacético. Integra dimensiones como el aspecto físico, nuestras habilidades sociales y de desempeño en cada tarea que realizamos, la calidad de nuestras amistades, etc.
  • Es un sistema organizado y, a menudo, jerárquico.
  • Es estable, pero madura lo largo de nuestro ciclo vital en base a nuestras experiencias.

Características del test de autoconcepto AF-5

El AF-5 se publicó en el 1999. Se trata, en realidad, de una versión actualizada del antiguo AFA basado en el modelo teórico sobre el autoconcepto desarrollado por Shavelson, Hubner y Stanton en 1976. Lo interesante es la creación de esas cinco subescalas con las que medir esta dimensión.

Se trata, por tanto, de un test de autoconcepto que consta de 30 preguntas y que puede aplicarse desde los 10 años (5º de Primaria) hasta los 62 años de edad. Conozcamos por tanto sus dimensiones.

  • Autoconcepto académico/laboral: percepción del evaluado respecto a su rol como estudiante o como persona que desempeña un trabajo determinado.
  • El autoconcepto social: esta dimensión hace referencia a la visión que tenemos de nosotros en base a nuestras relaciones.
  • Autoconcepto emocional: capacidad para gestionar y controlar emociones y la visión que tenemos de esta habilidad en cada contexto.
  • El autoconcepto familiar: cada uno de nosotros tenemos una percepción de nuestros vínculos familiares, de nuestra integración, de si nos sentimos o no valorados…
  • Autoconcepto físico: este factor hace referencia a la percepción que tenemos sobre nuestro aspecto físico y de su estado.
Test de autoconcepto

Fiabilidad de test de autoconceto AF-5

Este test de autoconcepto suele aplicarse con frecuencia en el ámbito educativo. No podemos obviar la importancia de conocer el ajuste psicosocial y psicoemocional de los niños y adolescentes, para descubrir la implicación en su bienestar psicológico.

El AF-5 nos ayuda por tanto a establecer una base para posibles intervenciones y mejorar el desarrollo de nuestros jóvenes.

Un ejemplo de esta finalidad nos lo demuestra un estudio llevado a cabo en la Universidad de Girona (España). En este trabajo realizado en el 2011, se evalúa la fiabilidad y validez de este cuestionario, demostrándose sus buenas puntuaciones, consistencia y resultados significativos.

Es más, algo que destacan los autores de esta investigación es que gracias a las cinco subescalas de la prueba, podemos saber qué áreas son las más problemáticas incluso según el género de los alumnos.

Para concluir, el test de autoconcepto AF-5 se convierte en una herramienta de gran interés que merece ser tenida en cuenta tanto en el ámbito de intervención psicológica, como en la educación o la investigación.

  • Núñez, J. L., Martín-Albo, J., Navarro, J. G., & Grijalvo, F. (2007). Análisis de las propiedades psicométricas del cuestionario Autoconcepto Forma 5 en estudiantes universitarios. Estudios de Psicología, 28, 333-342.