Test de personalidad de Myers & Briggs basado en la tipología de personalidad de Jung

8 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
INTJ, ESTP, INFJ... Estos enigmáticos códigos responden a distintos perfiles basados en el conocido «test de personalidad de Myers & Briggs». Dicho instrumento se basa en una de las teorías más interesantes de Carl Jung: los tipos psicológicos.

El test de personalidad de Myers & Briggs es uno de los instrumentos de personalidad más conocidos entre la población. Si bien es cierto que no cuenta con la aceptación de toda la comunidad científica, dado que no es una prueba que cumpla con los estándares de fiabilidad y validez, cabe señalar que el indicador MBTI, sigue siendo tremendamente popular.

Quien más y quien menos ha leído algo relativo a la personalidad INFJ, ese perfil caracterizado por la introversión, la intuición, el sentimiento y el juicio. Asimismo, también nos puede sonar la personalidad INFP, a la cual, Carl Jung denominó como el «curandero». Sea como sea, hay un hecho evidente: estas letras organizadas en etiquetas como INTJ, ESTP, nos llaman la atención y despiertan nuestra curiosidad.

No nos equivocamos si decimos que sigue siendo uno de los instrumentos más utilizados a pesar de sus limitaciones. Es un inventario a modo de autoinforme, es decir, lo podemos hacer nosotros mismos en cualquier prueba online y descubrir con él, cuál es nuestro estilo de personalidad según el estándar elaborado por Katherine Briggs y su hija Isabel Briggs Myers en 1942.

Este instrumento está basado en el conocido trabajo de Carl Jung titulado Tipos psicológicos. Recordemos que fue Jung quien introdujo por primera vez los conceptos de introversión y extraversión, y que a partir de esta dicotomía, estableció 8 tipos de personalidad. El test de personalidad de Myers & Briggs se nutre de esta tipología y la enriquece más aún. Conozcamos por tanto más aspectos sobre esta prueba.

«Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad…».

-Carl Jung-

Esquema representando el Test de personalidad de Myers & Briggs

Test de personalidad de Myers & Briggs: finalidad, características y fiabilidad

Cuando Isabel Myers y su madre Katherine descubrieron la teoría de los tipos psicológicos de Jung, quedaron fascinadas. Uno de sus objetivos fue por tanto aplicar esa teoría de forma práctica para comprender mejor las diferencias individuales, para profundizar en el conocimiento de la personalidad humana y, a su vez, facilitar un acercamiento hacia nuestro potencial y limitaciones.

Fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando empezaron a desarrollar este indicador. No obstante, antes ya habían publicado artículos de interés como «Encuéntrate a ti mismo utilizando la caja de personalidad» y «Desde el barbarismo».

Así, cuando se presentó por primera vez el test de personalidad de Myers & Briggs, se hizo con la idea de facilitar los procesos de selección laboral. El objetivo era ayudar a las personas a optar por esos trabajos que más pudieran potenciar su felicidad y realización personal.

Ahora bien, dos años después se mejoró un poco más este instrumento, publicándose además un manual para su uso. En 1956, el indicador cambió su nombre a la forma actual (Myers-Briggs Type Indicator).

¿Qué información nos aporta el indicador Myers-Briggs?

El test de personalidad de Myers & Briggs nos ofrecerá información sobre nuestro estilo de personalidad. Esta prueba describe hasta 16 tipologías muy concretas.

El objetivo del MBTI, por tanto, es ayudarnos a facilitar el autodescubrimiento, a saber cuál es nuestra forma de procesar el mundo, de comportarnos, de relacionarnos, saber cuáles son nuestras fortalezas para optar a distintas preferencias profesionales, o incluso para conocer la compatibilidad con otras personas.

rostros representando el Test de personalidad de Myers & Briggs

¿Qué dimensiones mide el test de personalidad de Myers & Briggs?

Esta prueba de personalidad se edifica a partir de cuatro escalas. Son las siguientes.

Extraversión (E) – Introversión (I)

Cabe señalar que todos nosotros tenemos rasgos tanto de extraversión como de introversión. Sin embargo, siempre tenemos una mayor tendencia hacia una dimensión en exclusiva.

Detección (S) – Intuición (N)

Esta dimensión hace referencia a dos formas de interaccionar con lo que nos envuelve. Así, las personas que prefieren la detección tienden a prestar mucha atención a la realidad, y lo hacen a través de sus sentidos.

Sin embargo, los intuitivos se dejan llevar por  factores más abstractos, por las emociones, por los patrones e impresiones. Asimismo, estos últimos también son más imaginativos y reflexivos.

Pensamiento (T) – Sentimiento (F)

Esta dimensión nos ofrece información sobre cómo tomamos nuestras decisiones. Unos son más lógicos y objetivos (razón y pensamiento) y otros, por su parte, son más emocionales.

Juzgar (J) – Percibir (P)

La escala final nos informa sobre cómo interpretamos lo que nos rodea y cómo decidimos. Así, hay quien hace uso de los juicios y opta siempre por tomar decisiones firmes. En el lado opuesto, está quien es más flexible, perceptivo, sensible y adaptable.

Por último, según los resultados que hayamos obtenido en cada una de estas cuatro dimensiones, daremos forma a un código, a una serie de letras que definirán nuestro estilo de personalidad. Son las siguientes:

  • ISTP – El artesano
  • ISFJ – El protector
  • ISFP – El artista
  • INFJ – El abogado
  • INFP – El Curandero
  • INTJ – El arquitecto
  • INTP – El Pensador
  • ESTP – El Persuasivo
  • ESTJ – El Director
  • ESFP – El valiente
  • ESFJ – El cuidador
  • ENFP – El campeón
  • ENFJ – El Dador
  • ENTP – El Conversador
  • ENTJ – El comandante
Chica pensando en el Test de personalidad de Myers & Briggs

Aplicación y fiabilidad del Test de personalidad de Myers & Briggs

Tal y como hemos señalado al inicio, el test de personalidad de Myers & Briggs no es un instrumento que cuente con la aceptación de los expertos. Estamos ante un instrumento popular pero que genera diversas controversias. Para empezar, estas descripciones son algo difusas como para describir nuestro comportamiento.

Tanto es así, que la comunidad científica señala que este instrumento entra dentro de lo que se conoce como efecto Forer. Es decir, basta con que nos den una descripción para sentirnos identificados al instante.

Por otro lado, cabe señalar otro aspecto interesante. A pesar de sus críticas, de su baja fiabilidad y validez, este instrumento se suele usar bastante en el área vocacional.

Tal y como nos explica un estudio de investigador Allen Hammer, en muchos centros educativos se suele aplicar para que los alumnos conozcan sus vocaciones. Es un test recurrente también en el campo del desarrollo personal, así como esa prueba que quien más y quien menos ha hecho online para conocerse mejor.

Sin embargo, siempre será más acertado que sea un profesional especializado quien nos explique los resultados y quien a fin de cuentas, nos ofrezca una adecuada orientación. Sea como sea, nadie puede negar que sigue siendo un recurso atractivo e interesante.

  • Fairfield, KD (2012). Indicador de tipo Myers-briggs (MBTI). En Casos y ejercicios de desarrollo y cambio organizacional (págs. 309–312). SAGE Publications Inc. https://doi.org/10.4135/9781483387444.n39
  • Greenhaus, J., Callanan, G. y Hammer, AL (2013). Indicador Myers-Briggs. En Enciclopedia del desarrollo profesional . SAGE Publications, Inc. https://doi.org/10.4135/9781412952675.n185