Test de psicología de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA)

12 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
El test de Empatía Cognitiva y Afectiva se alza como un recurso tan útil como interesante. Su finalidad es evaluar el grado en que somos capaces no solo de conectar y sentir las emociones ajenas, sino también, de comprenderlas.

El Test de Empatía Cognitiva y Afectiva de I. Fernández Pinto, B. López-Pérez, F. José García Abad es un instrumento tan completo cómo fácil de aplicar. Desde su publicación en el 2008, se alza como un recurso altamente válido y fiable para evaluar la dimensión de la empatía, desde esos dos componentes que la definen: el área cognitiva y el área afectiva.

Hace poco más de un año que llegó al mercado un interesante libro titulado El efecto de la empatía. En él, Helen Riess, profesora de la Universidad de Harvard y directora del programa de empatía del Hospital General de Massachusett, analizaba la falta de esta dimensión en el ámbito médico y organizacional.

Según ella misma explicaba, a muchas de esas personas que tienen a día de hoy un cargo de responsabilidad  para con los demás, siguen fallando en esta competencia tan básica.

Uno puede ser excepcionalmente hábil y eficaz en su trabajo. Puede disponer de numerosos estudios, un coeficiente intelectual elevado y un cargo de liderazgo. Ahora bien, si falla la empatía surge un vacío. Es una grieta que debilita la habilidad para mantener una comunicación empática, para comprender al otro y llegar acuerdos, crear alianzas, vínculos y donde poder a fin de cuentas, desplegar una adecuada Inteligencia Emocional.

Disponer por tanto de adecuados recursos donde medir esta dimensión puede sernos de gran ayuda. Por un lado, tenemos la oportunidad de hacer uso de ellos en ámbitos tan destacables como el social, el organizacional y el clínico.

Asimismo, con pruebas como el test de Empatía Cognitiva y Afectiva, podemos lograr que una persona tome conciencia de su limitación en materia empática y asuma la responsabilidad de trabajar en ella.

«Si sus habilidades emocionales no son hábiles, si no tiene conciencia de sí mismo, si no puede manejar sus emociones angustiantes, si no puede tener empatía y tener relaciones efectivas, no importa cuán inteligente sea, usted no llegará muy lejos».

-Daniel Goleman-

Pareja teniendo contacto visual representando un área del test de Empatía Cognitiva y Afectiva

Test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA): finalidad, características y fiabilidad

El Test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA) fue elaborado con unos fines muy concretos. El primero, disponer de una herramienta rigurosa y sencilla de aplicar en varios ámbitos. El segundo, dar forma a un cuestionario capaz de ofrecernos una medida global de la empatía de la persona evaluada. 

Por tanto, la finalidad del TECA no es otra que medir la capacidad empática a partir de una aproximación cognitiva y afectiva. Fernández, et al. (2008) autores de esta prueba, consideran a su vez que la empatía es un fenómeno fundamental dentro del estudio de la conducta humana. Por tanto, disponer de este recurso es tan necesario como interesante.

Veamos por tanto más información al respecto de esta prueba.

¿Cuáles son sus ámbitos de aplicación?

El test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA) puede aplicarse a partir de los 16 años de edad. Podemos por tanto pasar este recurso en el ámbito educativo, sin embargo, este tes fue desarrollado con la idea de ser útil en tres escenarios muy concretos. Son los siguientes:

Las cuatro escalas del Test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA)

El test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA) consta de 33 ítems (preguntas) con una tipología de respuesta estilo likert, es decir la persona evaluada debe optar entre «totalmente en desacuerdo, de acuerdo, indeciso, en desacuerdo y totalmente en desacuerdo». Asimismo, cabe destacar que este instrumento se plantea con la idea de evaluar los dos componentes básicos de la empatía, que son los siguientes:

Por otro lado, y con el fin de evaluar estas dos áreas, el test de Empatía Cognitiva y Afectiva se estructura en cuatro escalas:

  • Adopción de perspectivas: habilidad cognitiva de la que disponemos para poder comprender la visión, pensamientos y perspectivas  los demás.
  • Comprensión emocional: hace referencia a esa capacidad a la hora de conectar con las emociones, impresiones e intenciones que puedan tener aquellos que me rodean.
  • Estrés empático: esta dimensión se refiere a nuestra competencia (o no) para sintonizar con las emociones negativas de los demás.
  • Alegría empática. En oposición a la anterior escala, la alegría empática se refiere a esa habilidad para comprender y detectar las emociones positivas de quien me rodea.

Manos representando el arte de ayudar

¿Es fiable el test TECA?

López-Pérez, Fernández-Pinto y Abad (2008), autores del test de Empatía Cognitiva y Afectiva, lograron crear una prueba válida, fiable y muy sencilla de aplicar (de hecho, se realiza en poco más de 10 minutos) Asimismo,  su baremación está basada en puntuaciones percentiles obtenidas a partir de una amplia muestra de población general de hombres y mujeres adultos.

Es un instrumento con elevada confiabilidad, muy útil para evaluar a personas a partir de 16 años y que se alza como un excelente recurso para cualquier empresa, centro de trabajo, centro sanitario u organismo social. La empatía es esa dimensión que todos deberíamos comprender mucho más y desde luego, potenciar y este test puede ayudarnos.

  • López, B.; Fernández-Pinto, I.; Abad, F.J. (2008). Test de empatía cognitiva y afectiva. Madrid: TEA Ediciones