TOC de amores o relacional: el afecto atrapado en la duda obsesiva

25 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El amor en la era de Tinder se llena de dudas y de angustia. ¿Es la persona adecuada? ¿Por qué no me responde? ¿Estará pensando en dejarlo? El TOC relacional, definido por pensamientos intrusivos, ansiedad e inseguridad, se aprecia ya con más frecuencia.

¿Mi pareja se siente atraída por mí? ¿Es la persona adecuada o me estoy equivocando? ¿Le habrá molestado mi comentario? ¿Estará pensando en dejarlo? Pocas condiciones traen tanto sufrimiento y desavenencias en la pareja como el TOC de amores o relacional. Es un tipo de condición psicológica que se aprecia con mayor frecuencia y que requiere de una mayor visibilidad.

Cabe señalar que a pesar de que no se incluye (de momento) como categoría dentro de los manuales de diagnóstico, se considera un subtipo de trastorno obsesivo-compulsivo. Lo más llamativo es que, en los últimos años, con el auge de las aplicaciones de citas, de los cambios sociales y una generación quizá menos madura en el tema afectivo, vemos cada vez más este fenómeno.

Factores, como la inmediatez, la desesperación por recibir una respuesta rápida a nuestro mensaje, un match a nuestro perfil o ese refuerzo cotidiano a través de cariñosos emoticonos, hacen que las relaciones emitan en otra frecuencia. En los vínculos de la era de Tinder abunda la ansiedad anticipatoria y el “lo quiero todo y lo quiero ya.

En caso de no obtener esa atención y ese refuerzo al segundo, la mente empieza a divagar hasta crear una dolorosa trampa de pensamientos dañinos y obsesivos. Conozcamos un poco más sobre este tema.

Chica apoyada en el hombro de un chico pensando en su TOC de amores o relacional

TOC de amores o relacional: qué es y qué síntomas presenta

Podemos definir el TOC de amores o relacional como un subtipo del trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en el que las personas que lo padecen sufren constantes dudas sobre su relación. Esas inquietudes se focalizan en distintos aspectos del vínculo con la persona amada: atracción, compatibilidad, amor, proyección de futuro, etc.

Los estudios respecto a esta condición son relativamente recientes. Empezaron a surgir en la primera década del nuevo milenio y, a día de hoy, la comunidad psicológica es muy consciente de que estamos ante un fenómeno con mayor incidencia. Así, investigaciones como las realizadas en la Universidad de Herzliya (Israel) y en la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) nos indican que estamos ante una manifestación del trastorno obsesivo-compulsivo claramente incapacitante.

Aunque esta realidad esté recibiendo mayor atención clínica, teórica y empírica, necesitamos visibilizarla socialmente. Debemos entender que la preocupación obsesiva, las dudas constantes y los comportamientos compulsivos no entran dentro de la normalidad en una relación. No solo traen sufrimientos y problemas, podemos llegar a situaciones límite muy peligrosas. Profundicemos un poco más.

¿Qué síntomas presenta?

Sabemos que un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad definido por ideas recurrentes y persistentes que producen inquietud y que se acompañan por conductas repetitivas (compulsivas) con las que intentar sofocar la propia ansiedad. Ahora bien, ¿cómo se manifiesta entonces el TOC de amores o relacional?

  • La persona se preocupa de manera obsesiva por lo que podría ocurrir en un futuro o por lo que puede estar pasando ahora.
  • Se cuestiona si esa es la persona adecuada, duda de sus sentimientos. Hay días en que piensa que lo mejor sería dejar la relación, pero al poco esa idea le aterra y se echa atrás.
  • Duda de la otra persona: “¿me querrá de verdad? ¿y si tienen en mente a alguien más?”.
  • Ante cada pensamiento intrusivo, inquietud o duda la persona necesita alguna prueba que apacigüe esos miedos. Es común que necesiten pruebas constantes del afecto de la pareja. Algo que resulta sin duda agotador.
  • Tienen poca resistencia a la frustración. De ahí que necesiten, por ejemplo, que se les responda rápido a los mensajes.
  • Pueden pasar horas en Internet investigando sobre cómo es una relación perfecta o sobre “cómo saber que mi pareja me engaña“.
  • Reflexiones sin fin: siempre están cuestionando las cualidades de la pareja, algo que acaba por crear problemas y distancias.
Chica en terapia psicológica por su TOC de amores o relacional

¿Cómo se trata este tipo de TOC relacional?

Lo más complejo del TOC de amores o relacional es que no todas las personas son conscientes de que esa forma de vivir una relación no es saludable.

Casi sin saber cómo se habitúan a las dudas, a las obsesiones y a ver cómo ninguna pareja cumple con sus expectativas y necesidades. Es un modo de nadar en el malestar constante, en la incapacidad de enfrentar sus obsesiones y la raíz del problema: la ansiedad.

¿Cómo tratar entonces este tipo de condiciones? Lo vemos.

Exposición con prevención de respuesta (EPR)

La estrategia de este tipo de terapia es confrontar cada pensamiento, imagen o idea que experimenta la persona y que le origina la ansiedad. Una vez toma conciencia de ellas, deberá aprender a manejarlas para evitar la obsesión y la aparición de ideas irracionales.

El objetivo no es otro que exponerlos voluntariamente a la fuente de la preocupación para neutralizarla y racionalizarla.

La terapia cognitivo-conductual

Otra estrategia idónea para el TOC de amores o relacional es enseñar a las personas a identificar y cambiar sus patrones de pensamiento intrusivos, negativos y obsesivos.

Este enfoque se acompaña, además, por iniciarlos en competencias como la resolución de problema, la gestión emocional y la necesidad de ir instaurando en sus vidas hábitos más positivos.

Terapia de aceptación y compromiso (ACT)

La terapia de aceptación y compromiso (ACT) está cogiendo fuerza en los últimos años por varias razones. Nos enseña que a veces no es posible eludir o reducir por completo el sufrimiento, pero podemos aprender a vivir con ello. Así, un hecho evidente en el ámbito de las relaciones afectivas es que nada es seguro, no podemos saber si ese amor es el ideal o si durará para siempre.

No obstante, podemos y debemos aprender a vivir con esa incertidumbre. Aceptar determinados pensamientos sin ansiedad es la mejor estrategia en todos los casos.

Para concluir, el TOC de amores o relacional es una semilla que crece con mayor fuerza en nuestra sociedad. Los miedos y las incertidumbres impregnan también el ámbito afectivo. No dudemos en solicitar ayuda experta si así lo necesitamos.

  • Doron, G., Derby, D., Szepsenwol, O., Nahaloni, E., & Moulding, R. (2016). Relationship obsessive-compulsive disorder: Interference, symptoms, and maladaptive beliefs. Frontiers in Psychiatry7(APR). https://doi.org/10.3389/fpsyt.2016.00058
  • Doron, G., Derby, D. S., & Szepsenwol, O. (2014). Relationship obsessive compulsive disorder (ROCD): A conceptual framework. Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders3(2), 169–180. https://doi.org/10.1016/j.jocrd.2013.12.005
  • Melli, G., Bulli, F., Doron, G., & Carraresi, C. (2018). Maladaptive beliefs in relationship obsessive compulsive disorder (ROCD): Replication and extension in a clinical sample. Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders18, 47–53. https://doi.org/10.1016/j.jocrd.2018.06.005