Trasformar experiencias con inteligencia: fuente de emociones positivas

Transformar experiencias con inteligencia: fuente de emociones positivas

Cristina Tabernero Neira 24, Enero 2017 en Psicología 2012 compartidos
Mujer con mariposa simbolizando 6 emociones básicas

Las experiencias de la vida son eso, experiencias. El juicio que ponemos en cada una de ellas, lo que pensamos, es lo que condiciona nuestras emociones, que a su vez influyen en nuestras conductas. Piensa que las experiencias acumuladas son las grandes responsables de que estemos en el lugar actual que ocupamos y no en otro.

Por otro lado, anclarnos en una determinada emoción que emane de la valoración negativa de una experiencia puede ser perjudicial. Así que aprendamos a vivir la vida desde otro prisma, y desarrollemos nuestro poder mágico para producir transformaciones.

Sé consciente de cada uno de nosotros tenemos el poder de transformar nuestras experiencias. Desarrollar ese poder, transformar el impacto de esas experiencias en nosotros es, por su potencia, algo muy parecido a hacer magia. Una magia que se produce de muchas maneras: practicando la meditación, las afirmaciones positivas, las visualizaciones, el mindfulness o cambiando el foco de atención son solo algunas de ellas.

El poder de la meditación

Meditar supone dejar pasar los pensamientos sin que te atrapen, en una postura relajada, y en un ambiente tranquilo. Mediante la respiración puede conseguirse un estado de relajación que aporta numerosos beneficios psicoemocionales.

Mujer haciendo meditaación

Desde el punto de vista de la psicología y la fisiología, meditar puede inducir un estado alterado de conciencia. La respiración consciente y relajación muscular progresiva, también son beneficiosas en términos cognitivos. Con entrenamiento en meditación, la rumiación depresiva puede rebajarse y se puede lograr una mayor paz mental.

Si cambias tu foco de atención, cambias tu emoción

Fisiológicamente, cuando nos invade una emoción negativa nuestro cuerpo tarda unos segundos en procesar la información y recuperar su estado normal. Pero, si después de ese tiempo, sigues pensando en lo que te entristece o te enfada, replicarás el proceso fisiológico y te quedas atrapado en esa emoción. De esta forma se entra en un círculo vicioso.

Piensa que puedes cambiar la emoción cambiando el foco de atención. Cuando tengas una emoción negativa, respira, y en cuanto sientas que disminuye, cambia el foco, piensa o haz algo diferente, genera un recuerdo alegre, escucha música o ve una película divertida y céntrate en eso.

La visualización como estrategia de transformación

La visualización es una técnica que favorece estados de ánimo positivos que nutren químicamente al cerebro, relajan el cuerpo y permiten por unos momentos escapar de la rutina o de la tensión diarias. Eso también es parte de la magia de transformar.

Elsa Punset nos ofrece 250 rutinas exprés para mejorar tu día a día en su libro de las pequeñas revoluciones. En una de ellas, “el jardín de la transformación”, nos invita a instalarnos en un lugar cómodo donde no nos interrumpan.

A partir de ahí nos ofrece la siguiente visualización: “Imagina que entras en un jardín, te lo puedes imaginar como te guste. En este espacio natural, date permiso para transformarte en todo lo que te apetezca: un poco de hierba que se balancea con la brisa, en trozos de granito inamovibles, en gigantes que corren pos el jardín, en pájaros de colores que vuelan por encima de los árboles… “

pies flores

El poder de las afirmaciones positivas también es magia

Observar lo que pensamos y nos decimos a nosotros mismos es un primer paso para entender la materia con la que trabaja nuestra mente. La mayor parte de lo que sentimos viene determinado por lo que pensamos y nos decimos a nosotros mismos. Así, cambiando nuestra forma de pensar, podemos cambiar nuestra forma de sentir y actuar.

Podemos educar la mente para dejar de enfocarnos en aspectos negativos, que lo único que hacen es atraer sentimientos negativos. En lugar de ello podemos dirigir nuestro pensamiento con afirmaciones positivas, y aprendiendo a dejar de lado las interpretaciones negativas que solemos hacer.

Esa magia de transformar los pensamientos corresponde al entrenamiento en afirmaciones positivas. Las afirmaciones positivas suponen cambiar los pensamientos e ideas negativas referidas a nuestro autoconcepto por afirmaciones positivas. Por ejemplo yo soy…, yo puedo… me siento capaz…

La magia de transformar las preocupaciones en instantes presentes

Estar presentes en el aquí y ahora es difícil, sobre todo porque no estamos acostumbrados. Así, dejar de lado preocupaciones y pensamientos negativos requiere de atención, aprendizaje y esfuerzo. Pero si logramos dar ese paso nos habremos hecho con una herramienta muy útil a la hora de centrarnos en una situación concreta, ignorando distracciones y elementos contaminantes.

Anclarnos en problemas del pasado o sentimientos de culpabilidad por comportamientos ocurridos con anterioridad puede alimentar el resentimiento e incluso hacer que caigamos en una depresión. Piensa que la magia de transformar las preocupaciones pasadas o futuras en instantes del aquí y ahora supone vivir el presente. El ahora es un regalo, por eso se le llama presente y su poder transformador es enorme. 

Cristina Tabernero Neira

Psicóloga del mundo de los niños. Centro de psicología propio donde acompaño a niños y padres en la gestión de las emociones en el ámbito educativo, clínico y jurídico. La música y la escritura me acompañan y me emocionan.

Ver perfil »
Te puede gustar