Trastorno esquizoafectivo: historia, síntomas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 octubre, 2017
Francisco Pérez · 25 octubre, 2017

El rasgo definitorio del trastorno esquizoafectivo es la presencia de síntomas de esquizofrenia junto con síntomas de trastornos del ánimo (p. ej., alucinaciones auditivas, lenguaje desorganizado y episodio de depresión mayor). Los criterios diagnósticos de este trastorno han cambiado a lo largo del tiempo. La mayoría de las veces es el reflejo de los cambios en los criterios diagnósticos de la esquizofrenia y los trastornos del estado de ánimo.

A pesar de la naturaleza cambiante de los diagnósticos, continúa siendo el mejor diagnóstico para pacientes cuyo síndrome clínico podría estar distorsionado si se considerase solo esquizofrenia o solo trastorno del estado de ánimo.

Historia del trastorno esquizoafectivo

George H. Kirby en 1913 y August Hoch en 1921 describieron a pacientes con síntomas mixtos de esquizofrenia y trastornos afectivos (o del estado de ánimo). Como estos pacientes no habían seguido el curso deteriorante de la “demencia precoz”, Kirby y Hoch los clasificaron en el grupo de las psicosis maníaco-depresivas de Emil Kraepelin.

En 1933, Jacob Kasanin introdujo el término “trastorno esquizoafectivo” para designar un trastorno con síntomas esquizofrénicos y síntomas de trastornos del estado de ánimo. Los pacientes con este trastorno también se caracterizaban por un inicio brusco de los síntomas, a menudo en la adolescencia.

Los pacientes solían tener un buen nivel de funcionamiento y, con frecuencia, un factor estresante específico antecedía al inicio de los síntomas. Las historias familiares de estos pacientes solían tener un trastorno del estado de ánimo.

Alrededor de 1970, dos hechos produjeron un giro en la visión del trastorno esquizoafectivo: se pasó de verlo como una variante de la esquizofrenia a verlo como un trastorno del estado de ánimo. El de los hechos fue que el carbonato de litio demostró su eficacia y su especificidad tanto para el trastorno bipolar como para algunos acasos de este trastorno.

Segundo, un estudio realizado conjuntamente en Estados Unidos y Reino Unido demostró que la variación en el número de pacientes clasificados como esquizofrénicos en los Estados Unidos y en el Reino Unido era el resultado de un sesgo. En Estados Unidos se le daba más importancia a la presencia de síntomas psicóticos como criterio diagnóstico para la esquizofrenia.

Mujer con trastorno esquizoafectivo

 

¿Cómo se diagnostica el trastorno esquizoafectivo?

Puesto que en el concepto de trastorno esquizoafectivo se incluyen los conceptos diagnósticos de esquizofrenia y trastornos del estado de ánimo, la evolución de los criterios de este trastorno también refleja la evolución de los criterios de los otros dos como hemos visto anteriormente.

El principal criterio que se debe cumplir en este trastorno es que el paciente debe cumplir los requisitos de un episodio depresivo mayor o un episodio maníaco (la persona está “llena” de energía, apenas duerme, realiza grandes planes o gasta mucho dinero, etc.) a la vez que cumple criterios para la fase activa de la esquizofrenia (delirios, alucinaciones, etc.).

Los síntomas del trastorno del ánimo también deben estar presentes como parte sustancial de la fase activa o residual de los episodios psicóticos. El DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) también permite especificar si el trastorno esquizoafectivo es de tipo bipolar o depresivo.

Se clasifica a un paciente como tipo bipolar si el episodio presente es de tipo maníaco mixto (con episodios depresivos mayores o sin ellos). En cualquier otro caso, el paciente se clasifica dentro de trastorno esquizoafectivo de tipo depresivo.

Criterios que debe cumplir una persona para ser diagnosticada de trastorno esquizoafectivo

Según el DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales IV) los criterios que debe cumplir una persona para ser diagnosticada de este trastorno son los siguientes:

A. Un período continuo de enfermedad durante el que se presenta en algún momento un episodio depresivo mayor, maníaco o mixto, simultáneamente con síntomas que cumplen el Criterio A para la esquizofrenia.

B. Durante el mismo período de enfermedad ha habido ideas delirantes o alucinaciones durante al menos 2 semanas en ausencia de síntomas afectivos acusados.

C. Los síntomas que cumplen los criterios para un episodio de alteración del estado de ánimo están presentes durante una parte sustancial del total de la duración de las fases activa y residual de la enfermedad médica.

¿Cómo se manifiesta el trastorno esquizoafectivo?

Los signos y síntomas de este trastorno son todos los de la esquizofrenia, de los episodios maníacos y de los trastornos depresivos. Los síntomas de esquizofrenia y del trastorno del ánimo pueden presentarse a la vez o en diferentes fases.

El curso es variable: pueden darse ciclos en los que la persona mejora y empeora en la manifestación de sus síntomas hasta darse un deterioro progresivo. Muchos investigadores y clínicos han especulado sobre los síntomas psicóticos incongruentes con el estado de ánimo. El contenido psicótico (alucinaciones o delirios) no concuerda con el estado de ánimo del sujeto.

En general, la presencia de este tipo de síntomas en un trastorno del estado de ánimo es probable que sea un indicador de mal pronóstico. Esta asociación también es posible que sea cierta para los trastornos esquizoafectivos, aunque los datos disponibles hasta el momento son muy limitados.

Persona preocupada con trastorno esquizoafectivo

Síntomas del trastorno esquizoafectivo

Como dijimos anteriormente, los síntomas de este trastorno son los de la depresión, de la manía y de la esquizofrenia:

Síntomas de la depresión

  • Pérdida o ganancia de peso.
  • Pobre apetito.
  • Falta de energía.
  • Pérdida de interés por actividades placenteras.
  • Sentirse sin esperanza o de poco valor.
  • Culpabilidad.
  • Dormir poco o demasiado.
  • Incapacidad para pensar o concentrarse.
  • Pensamientos sobre la muerte o suicidio.

Síntomas de manía

  • Poca necesidad de dormir.
  • Agitación.
  • Autoestima inflada.
  • Distraerse fácilmente.
  • Aumento de actividad social, laboral o sexual.
  • Comportamientos peligrosos o autodestructivos.
  • Pensamientos rápidos.
  • Hablar rápidamente.

Síntomas de la esquizofrenia

  • Alucinaciones.
  • Delirios.
  • Pensamiento desorganizado.
  • Comportamiento extraño o inusual.
  • Movimientos lentos o inmovilidad.
  • Poca motivación.
  • Problemas de habla.

¿Influye el abuso de sustancias en la aparición del trastorno esquizoafectivo?

Es difícil de probar una clara relación entre el consumo de drogas y el desarrollo de trastornos psicóticos. Sin embargo, hay evidencia del uso específico de la marihuana. Cuanto más cannabis se consume, más probabilidades hay de que la persona desarrolle trastornos psicóticos, aumentando el riesgo si se consume en la adolescencia.

Un estudio de la Universidad de Yale (2009) encontró que los cannabinoides aumentan los síntomas de un trastorno psicótico establecido y que desencadenan recaídas. Los dos componentes del cannabis que provocan efectos son el tetrahydrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD).

Por otra parte, aproximadamente la mitad de las personas con trastorno esquizofectivo usan drogas o alcohol en exceso. Hay evidencia de que el abuso de alcohol puede provocar el desarrollo de un trastorno psicótico inducido por consumo de sustancias.

Asimismo, el consumo de anfetaminas y cocaína pueden dar lugar a episodios psicóticos. Finalmente, aunque no se considera una causa del trastorno, los estudios nos dice que las personas esquizoafectivas consumen más nicotina que la población general.

Hombre preocupado mirando hacia abajo

¿Cómo se trata el trastorno esquizoafectivo?

Las principales modalidades de tratamiento de este trastorno son hospitalización, medicación e intervenciones psicosociales. Los principios básicos subyacentes al tratamiento famacológico de estos trastornos recomiendan la aplicación de los protocolos antidepresivos y antimaníacos. Los antipsicóticos deben utilizarse solo si se necesita un compensar al paciente a corto plazo.

Si los tratamientos para mejorar el ánimo no son efectivos para controlar los síntomas, también estarían indicados los antipsicóticos. Como antipsicóticos podemos citar el haloperidol o la risperidona.

Los pacientes con un trastorno esquizoafectivo tipo bipolar serán tratados con litio, carbamacepina, valproato o alguna combinación de ellos. Los pacientes con un trastorno esquizoafectivo de tipo depresivo deberían recibir antidepresivos y terapia electroconvulsiva antes de determinar su falta de respuesta al tratamiento antidepresivo.

Como hemos visto, este trastorno es complejo, tanto en su definición como en su tratamiento. Lo más importante, y que debe quedarnos claro, es que los síntomas de este trastorno son todos los de la esquizofrenia, de los episodios maníacos y de los trastornos depresivos. Esto es, precisamente, lo que lo hace tan complejo.

Bibliografía:

Harold I. Kaplan, Benjamin J. Sadock. Sinopsis de psiquiatría. Editorial médica panamericana.

Benabarre, A. Trastornos esquizoafectivos. Espaxs S.A, Barcelona. 2007.