Tres psoturas corporales que te hacen más productiv@

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 26 abril, 2017
Yamila Papa · 11 enero, 2014

 

Esto se debe a que modifican los niveles de las hormonas y nos pensamos que somos más fuertes y más “atrevidos”. El estudio fue presentado recientemente por estudiantes de Harvard.

Pero además, informa que si contraemos el cuerpo o doblamos los brazos nuestro cuerpo se ve más débil, siendo la primera vez que se desarrolla este tema en un marco científico. Las posturas corporales afectan nuestra fisiología. No sólo es lo que nosotros “vemos” de la postura que tomamos sino de cómo nos captan los demás.

La revista Psychological Science fue la encargada de dar a conocer esta investigación. Para llegar a estas conclusiones analizaron a 42 personas. Ellos debieron mantener diversas posturas por dos minutos seguidos. La mitad de los voluntarios pudieron quedarse 60 segundos sentados en una silla y su cuerpo estirado, pies descansando en el escritorio y manos en la nuca.

El siguiente minuto lo pasaron de pie con las palmas de la mano apoyadas sobre una mesa y ligeramente inclinados hacia adelante. El otro grupo estuvo el primer minuto sentado con los brazos cruzados y manos dobladas y los restantes 60 segundos con las piernas y los brazos cruzados ejerciendo presión en el suelo.

Después, los científicos tomaron muestras de saliva de los 42 adultos para poder medir sus niveles hormonales. Pudieron comprobar que en el primer grupo la testosterona había aumentado en un 19% y que los niveles de cortisol (la hormona “encargada” del estrés) se habían reducido. En el caso del segundo grupo, el efecto fue el contrario. Cabe destacar que el cortisol puede causar pérdida de la memoria o problemas en el sistema inmune.

La investigación continuó con un análisis psicológico de cada persona que había participado en el experimento. Los del primer grupo expresaron sentirse con más energía, más fuertes y aptos para asumir cualquier tipo de riesgos. Nada de ello ocurrió en el segundo segmento de voluntarios. Esto quiere decir, entonces, que la postura puede modificar el estado de las personas en cuestión de dos minutos.

 

shutterstock_119859763

 

Las tres posturas que aumentan la productividad

 

Se las denomina “poses de poder” y tienen como consecuencia elevar tu desempeño y tu confianza.  No debes dejarlas de lado si quieres aumentar tu eficacia en el trabajo o el estudio. Puede ser que seas un emprendedor nato pero eso a veces no alcanza. Más allá de tu buena predisposición a las tareas laborales o que te sientas de por si un líder en los negocios, hay veces que te falta esa energía extra para continuar y no sabes cómo obtenerla.

Un psicólogo cognitivo llamado Sian Beilock afirma que la postura afecta en la forma en la que piensas. Y que a través de los movimientos físicos moldeamos nuestra productividad. Esta teoría es bastante popular y tiene por nombre “cognición corporizada”.

Básicamente trata sobre lo que observa el cerebro en todo momento. Tu rostro y tu cuerpo dicen mucho más de ti de lo que crees. Si estás enérgico, aburrido o motivado dependerá de tu expresión facial y de la postura corporal. Así tu mente puede descubrir qué es lo que te ocurre todo el día.

La manera más sencilla, afirma la psicóloga Dana Carney, de decirle al cerebro que eres productivo en ese instante es enviando señales certeras con tu cuerpo. Las denominadas “poses de poder” pueden ayudarte a elevar los niveles de testosterona, la misma que le entrega a la mente mucha confianza para terminar una tarea con éxito, por ejemplo.

Si adoptas una postura ganadora, entonces triunfarás. La energía que “brota” de tu cuerpo llegará al cerebro y será la encargada de dar las directivas correctas para ser realmente eficaz. El efecto lo obtendrás ya sea hablando por teléfono, escribiendo en el ordenador o de pie en una reunión de directorio. Las tres posturas que aumentan tu productividad son:

1- Colocar las manos detrás de la cabeza (a la altura de la nuca) con los codos hacia afuera. Esto motiva no sólo a sentarte con la espalda derecha y a abrir tu pecho, sino que además permite que las ideas fluyan.

Cuando estés pensando cómo resolver un problema, adopta esta postura, lo mismo que si necesitas imaginación o creatividad, estrategias para aumentar las ventas, etc.

2- Descansar un brazo en la silla de al lado: colocarlo en un lugar que no es el asignado para ti (también puede ser una mesa) duplicará el espacio que utiliza tu cuerpo, esto te hará sentir poderoso.

Esta postura la puedes aplicar en el momento en que estés con una llamada importante, una reunión con potenciales clientes o socios o bien al desear cerrar un contrato jugoso para tu empresa.

3- Extender las piernas o apoyarlas en el escritorio: si te pasas todo el día frente al PC sabes lo que se siente no poder mover tus miembros inferiores porque no hay espacio. Lo mismo le pasa a tu mente.

La extensión de las piernas es vital para que seas productivo, está comprobado. Por ello, dejarlas estiradas varias veces al día te ayudará sobremanera. Puedes adoptar esta pose cuando estás respondiendo un correo electrónico, por ejemplo.

 

 

Foto cortesía de Pavel L Photo and Video