Turistas de la vida, siempre de paso - La Mente es Maravillosa

Turistas de la vida, siempre de paso

Pedro González Núñez 6 junio, 2016 en Psicología 291 compartidos

Turistas de la vida, coleccionistas de emociones, cazadores de espectáculos… llámalos como quieras, pero siempre estarán lejos de la eterna enseñanza de Henry David Thoreau, quien dijo “fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, y dejar a un lado todo lo que no fuese vida, para no descubrir en el momento de mi muerte, que no había vivido”.

Los turistas de la vida adoran viajar, hablar, hacer y mover, pero rara vez están el tiempo suficiente en un lugar como para conocer la lógica interna de los comportamientos que promueve, las explicaciones más intimas. Además, su mente suele ser es un completo hervidero de actividades necesarias para llenar el vacío inabarcable de un alma que no sabe cómo encontrar paz y cobijo.

En realidad, los turistas de la vida tienen un serio problema de autoestima y seguridad en sí mismos. De ahí que suplan su incapacidad para mirar en el interior de su cerebro con constantes actividades que no les llenan, pero les mantienen entretenidos.

El desarrollo humano de los turistas de la vida

Uno de los principales problemas que se encuentran en las personas que adoptan comportamientos que llamamos turistas de la vida es su incapacidad para ejercer su propio desarrollo humano adecuado. Se ven incapaces de encontrar su camino personal.

Hombre andando por el horizonte

Si entendemos el desarrollo humano tal y como nos lo muestra la psicología actual, sabremos que es un proceso transformador que persigue una mejora constante en las condiciones de vida para llegar a un grado elevado de dignidad en el individuo.

El desarrollo humano requiere de transformaciones a todos los niveles, desde el personal hasta el psicológico, pasando lógicamente por la capacidad social. ¿Qué nivel social puede alcanzar un perfil que no sabe escuchar y asiste a todo como público lejano?

Si el desarrollo humano es el encargado de identificar las necesidades personales para humanizar y dignificar a los sujetos que conforman una sociedad, es evidente que el camino del autoconocimiento, la creatividad, la participación, la adecuada convivencia, la expresión, la igualdad e incluso la autodeterminación y autorrealización forman parte de este proceso.

Necesidades fundamentales

La mayor parte de las corrientes psicológicas actuales establecen tres importantes puntos en las necesidades humanas fundamentales de la actualidad. Si observamos bien, veremos que los turistas de la vida pasan de puntillas sobre ellas:

  • Las necesidades humanas son múltiples, interdependientes, y con capacidad para interactuar. Entre ellas se complementan y compensan para crear procesos de satisfacción. Si una persona no escucha, no se conoce y generalmente prefiere el ruido de un espectáculo al silencio del pensamiento, ¿dónde queda su capacidad para encontrar su verdadero yo?
  • Según muchos investigadores sociológicos actuales, las necesidades humanas son universales y se repiten a lo largo de la historia. La coyuntura social de cada época simplemente define los mecanismos al alcance para satisfacerlas. Es decir, que los turistas de la vida llevan siglos entre nosotros.
  • La necesidades humanas satisfechas se dan en tres contextos que se interrelacionan. Se producen con uno mismo, con el grupo social y con el propio medio. Si alguien no es capaz de escuchar su mente, su entorno y a la propia vida, ¿qué pasa por su cerebro?

Mujer sentada en una maleta

Dejar el turismo para encontrar estilos saludables

El bienestar y la capacidad de los turistas de la vida para encontrar estilos saludables más completos y beneficiosos sigue estando al alcance de su mano. Los propios procesos sociales, los hábitos, las conductas, las tradiciones y su mismo comportamiento están siempre ahí:

  • En la actualidad, existen decenas de estudios psicológicos que se centran en el beneficio de dar sentido a la vida del individuo a través de la búsqueda de objetivos y el plan de acción.
  • La identidad, el buscar un sentimiento de pertenencia a un grupo social en concreto o la autoestima son de gran ayuda para encontrar el bienestar.
  • La necesidad de aprender en lugar de ver. Interiorizar conocimientos, interpretar, usar el pensamiento crítico…

Niña con una mariposa

  • La promoción de la solidaridad, la tolerancia o la negociación adecuada son vitales en este sentido.

Recuerda que los turistas de la vida pasan de puntillas por el mundo. Su cuerpo está en todas partes, pero su mente no. No se trata de pasar por un lugar, sino de que ese lugar pase por ti. Aprende cuanto esté a tu alcance y déjate imbuir por todo cuanto puede enseñarte valiosas lecciones, acercándote a un estado de plenitud, conocimiento y felicidad.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar