Cómo escribir un plan de desarrollo personal

Eva Maria Rodríguez · 25 mayo, 2016

¿Alguna vez has emprendido un viaje sin ningún tipo de planificación previa? Viajar sin rumbo, sin plan y a la aventura puede parecer muy emocionante, pero a la larga puede dar lugar a muchas frustraciones. Lo mismo ocurre con la vida. Sin un plan caminas sin rumbo y pierdes grandes oportunidades. Aquí es donde entre en juego el plan de desarrollo personal.

Un plan de desarrollo personal no solo te marca la ruta a tus objetivos, sino que te los recuerda cuando es necesario. Al igual que una buena preparación disminuye el riesgo de las cosas vayan mal en un viaje, un plan de desarrollo personal reduce las posibilidades de perderse y tomar el camino equivocado. 

“Encuentro fascinante que la mayoría de las personas planifican sus vacaciones con mucho más cuidado que sus vidas. Quizás eso se debe a que escapar es más fácil que cambiar”

-Jim Rohn-

Nadie planea ser un fracasado

Aunque no es infalible, un plan de vida te da la oportunidad de decidir qué quieres conseguir. También te la oportunidad de encontrar la forma de conseguirlo en función de tus posibilidades, tus capacidades y tus virtudes. También te permite analizar tus debilidades.

Palabra plan en poss it

No hay nada de malo en fracasar si eres capaz de levantarte y de revisar qué pasó para mejorar. Sin embargo, si la mayoría de la gente ve en el fracaso algo negativo y vergonzoso es porque no habían establecido un destino o no habían planificado el viaje.

“Nadie tiene planeado ser un fracasado, pobre, gordo o estúpido. Esas cosas pasan cuando no tienes un plan de vida”

-Larry Winget-

La importancia de escribir un plan de desarrollo personal

Un plan de desarrollo personal es un método muy eficaz para evaluar tu vida, para definir lo que es realmente importante para ti y para empezar a trabajar en las cosas que más te importan. A menudo estamos tan ocupados con nuestras actividades del día a día que rara vez tenemos tiempo para pensar y planificar importante.

La mayoría de la gente no tiene una idea de cuál es su destino y permiten que sea una combinación de coincidencia y suerte la que lo decida. Matricularse en una determinada carrera (aunque sea la que soñabas) o decidir iniciar un negocio no es significativo sin un plan.

La importancia de planificar el futuro es múltiple. La respuesta a la pregunta más importante tiene que determinar el lugar hacia el que vamos a dirigirnos. Sin destino no importa a donde vayas. Pero, una vez que comiences a escribir lo que quieres lograr, van a aumentar tus posibilidades de convertirte en la persona que quieres ser.

El primer paso de un plan de desarrollo personal

Un plan de desarrollo personal te ayuda a estructurar tu pensamiento. Constantemente estamos planeando y pensando en las cosas, pero solemos perder los detalles importantes. Además, nuestra imaginación tiene tendencia a la fantasía, lo que impide que desarrollemos una estrategia realista. Es por eso que muchos “planes” se quedan solo en sueño.

Mujer pensando en sus proyectos

Un plan de desarrollo personal es un proceso que consiste en definir qué es importante para ti, lo que quieres lograr, cuáles son las fortalezas que ya tienes y que ayudan a lograr sus objetivos y lo que necesitas mejorar para desarrollarte.

Pero desarrollar o diseñar algo no es cosa de una tarde. Es necesario dedicarle tiempo. Necesitas tomarte tiempo para pensar y así estar preparado para empezar a caminar o para dar los pasos necesarios cuando llegue el momento.

“La planificación trae el futuro al presente para que puedas hacer algo al respecto ahora”.

-Alan Lakein-

Hay algunas cosas importantes que debes considerar al crear un plan de desarrollo personal. Para empezar, debes definir bien tus objetivos, priorizando los más importantes. Para que tu plan no se quede en la categoría de sueño o para arriesgarte a quedarte en el camino debes establecer una fecha límite para esos objetivos.

Para todo ello debes entender cuáles son tus fortalezas, esas cualidades que ayudarán sacar lo mejor de ti. Esto te ayudará a tener confianza en ti mismo y a mejorar tu autoestima. También tienes que entender tus debilidades para no poner el foco en lo que te falta, sino en lo que realmente tienes. A partir de estos dos factores podrás centrarte en desarrollar nuevas habilidades que te ayuden a mejorar y alcanzar tus objetivos.