Ucronías, la posibilidad de cambiar el pasado

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 14 febrero, 2018
Roberto Muelas Lobato · 14 febrero, 2018

“En 1933, el presidente estadounidense Roosevelt fue asesinado y el país no se recobró de la Gran Depresión. Por ello, Estados Unidos mantuvo una política aislacionista y no intervino en la Segunda Guerra Mundial. Sin la intervención de los Estados Unidos, la Alemania nazi y Japón ganaron la contienda y se dividieron el planeta”. Estas palabras que parecen tergiversar la historia son una ucronía.

Una ucrania es un género literario de ficción, como las utopías y las distopías. Mientras las utopías muestran un futuro perfecto, las distraías se centran en lo contrario, en mostrar un mundo imperfecto. Por su parte, las ucronías consisten en cambiar algún evento del pasado y desarrollar la historia desde ese punto. Esto es lo que hizo Phillip K. Dick en su libro “El hombre en el castillo”, que en la actualidad ha sido convertido en una serie que comparte título con el libro.

Ucronías de la Segunda Guerra Mundial

La ucrania de Dick propone que la Alemania nazi y Japón se reparten el mundo pero, además, propone otra ucronía en el mismo libro. Uno de los personajes del libro, Hawthorne Abdensen, escribe un libro llamado “La langosta se ha posado” en el cual plantea un futuro diferente. El argumento de este libro relata una historia similar a la real. En ella, Roosevelt sobrevive al intento de asesinato, pero no es reelegido como presidente. Los ingleses son los que lideran la campaña en Europa junto con Italia, que traiciona a Alemania.

Tras la guerra, Inglaterra reconstruye su imperio, liderado por Winston Churchill. En ese momento comienza una escalada de tensión, equiparable a la Guerra Fría, en la que los contendientes son Estados Unidos e Inglaterra. Al final, Inglaterra derrota económicamente a Estados Unidos y se afianza como única superpotencia a nivel mundial. En el caso de España también existen ucronías que giran alrededor de la Guerra Civil. En ellas los republicanos aparecen como ganadores. Incluso el canal de televisión La Sexta realizó un documental con esta temática llamado “Viva la República”.

Ventajas de las ucronías

Si bien puede parecer que las ucronías solo son intentos de cambiar una realidad ya pasada, también sirven para estimular la imaginación y predecir el futuro. Imaginar alternativas es un ejercicio que potencia el pensamiento lateral. Salirnos de la realidad e imaginar mundos diferentes ayuda a contar con más recursos a la hora de resolver problemas.

Por otra parte, las ucronías no son historias en las que no todo gira a capricho del que las construye. La lógica también está presente en este género. Para crear una ucronía coherente no solo vale con cambiar un evento del pasado, también es necesario entender cómo fue el pasado. Hay que comprender los efectos que tuvieron los diferentes eventos para que al cambiarlos sepamos cual sería el efecto de su cambio.

Si releyendo la historia entendemos que las decisiones de Roosevelt fueron las que llevaron a Estados Unidos a intervenir en la Segunda Guerra Mundial, lo lógico sería pensar que su muerte llevaría a Estados Unidos a no intervenir. Del mismo modo, si la intervención de EE. UU. le dio el poder mundial, su no intervención debería hacer que el poder recayera en otras manos. La lógica de las causas y los efectos debe estar presente en una buena ucronía.

Hombre bajando escaleras

 

La perspectiva de las ucronías

Como se ha visto, las ucronías sirven para estimular la mente y la imaginación. Examinar el pasado desde otra perspectiva, aunque falsa, puede ayudar a comprender los efectos del azar. Un pequeño cambio puede tener grandes consecuencias, como explica el efecto mariposa: “el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”.

Crear diferentes ucronías sobre un mismo evento puede servir para comprender que el azar juega un papel muy importante en la historia. Que el futuro no siempre está en nuestras manos: es imposible controlarlo, aunque sí podemos intentar moldearlo a nuestra voluntad. Entendiendo cuáles son las causas de los eventos podemos intentar provocarlos para que se cumplan nuestras voluntades.

En definitiva, las ucronías son reconstrucciones lógicas de un evento no sucedido, pero que podría haber sido. Son narraciones de realidades no existentes, alternativas que buscan responder a la pregunta ¿qué hubiera pasado si…? Interesante pregunta que también puede ser usada para examinar nuestra vida. Para repensar el pasado y aprender cómo funciona el futuro.