Viajeros incansables: 6 características - La Mente es Maravillosa

Viajeros incansables: 6 características

María Alejandra Castro 9 abril, 2018 en Hábitos saludables 0 compartidos
Mujer con sombrero en la montaña para representar a los viajeros incansables

Viajar consiste en trasladarnos de un lugar a otro, ya sea de manera física, ayudándonos de los recursos tecnológicos o con nuestra imaginación. En cada viaje podemos vivir maravillosas aventuras, que luego se convertirán en recuerdos inmejorables. Para algunos, viajar es uno de los placeres más grandes, pues entre sus mieles está la de visitar diferentes lugares, familiarizarnos con conductas distintas a las nuestras y aprender de las experiencias de cada viaje.

Ahora bien, hay personas que tienen una motivación especial por recorrer distintos lugares alrededor del mundo. No importa cuán lejos estén el destino, y lo que haga falta para llegar a él. Son personas muy interesadas en vivir nuevas aventuras conociendo lugares con características que particularizan, y mucho, la vida de las personas que se desenvuelven en ellos.

Se trata de viajeros incansables, personas enamoradas de explorar distintas zonas alrededor del mundo. Son verdaderos aventureros y amantes de lo desconocido, percibiendo cada lugar, cada persona, cada historia…Pero ¿cuáles son las características de estas personas que siempre están listas para viajar? Aquí te mostramos las principales.

Personas con un mapa

Pasión, una característica de los viajeros incansables

Los viajeros incansables tienen una verdadera pasión por visitar distintos lugares. Recorren sitios variados, y difícilmente dejan que la pereza termine con su inquietud. Entonces, se trata de personas que tienen un sentimiento muy fuerte asociado a los viajes. En otras palabras, están enamorados de la posibilidad de explorar el mundo.

De este modo, los viajeros incansables son personas que sienten una emoción profunda relacionada con los viajes. Y, esta emoción los lleva a pensar siempre en un próximo viaje, y a vivir cada uno con amor profundo. Además, son verdaderos amantes de las aventuras que puede ofrecer cada lugar.

Ahora bien, la pasión de los viajeros incansables tiene que ver con los sentimientos y pensamientos que evocan los viajes que han realizado, porque a través de los recuerdos llegan a ellos diferentes emociones e ideas que hacen que les apetezca viajar de nuevo. Y, esas sensaciones les producen pensar en una nueva exploración, o se sienten muy bien cuando fantasean con realizar una aventura viajera.

Interés cultural en los viajeros incansables

Los viajeros incansables tienen un gran interés por conocer diferentes culturas. A la mayoría les encanta ir a un destino para conocer las cosas que se hacen allí y lo que caracteriza a los habitantes del lugar. Asimismo, pueden sentirse atraídos por las tradiciones que se mantienen, y las creencias de las personas que viven en el destino al que pretenden viajar. Los viajeros incansables se apasionan por conocer:

  • Saberes. Se trata del conjunto de conocimientos que están asociados al lugar y a las personas.
  • Creencias. Son el conjunto de ideas y principios, con las que cuentan las personas del lugar a explorar.
  • Pautas de conducta. Se trata del conjunto de comportamientos que puede haber en un lugar específico. Los viajeros incansables sienten un gusto por estos. Por ejemplo, por la forma de ver la vida y los hábitos.

A los viajeros apasionados, les atrae ver en qué consiste una cultura que no han explorado, o aspectos que no habían visto en una cultura ya explorada. Esta es una maravillosa forma de conocer cómo son las personas de un lugar y de compartir con ellas momentos inigualables. Así, pueden aprender mucho de las personas y del destino.

Mujer haciendo una foto

Flexibilidad

Las personas que aman viajar se caracterizan por ser abiertas. Comprenden las situaciones que pueden ocurrir, o cómo las personas puedan ser. Y, muestran esta característica en los recorridos que hacen, lo que facilita que quieran viajar a lugares nuevos, porque no se cierran a conocer nuevas personas y sitios.

También, son tolerantes, ya que respetan las opiniones de las personas que conocen en sus viajes, aunque no tengan que ver con las propias. Así les es más sencillo viajar, porque están dispuestos a conocer otros puntos de vista. Además, son tolerantes al cambio, porque saben que en un viaje hay siempre una parte que no sale como se ha planeado.

Por otra parte, son muy comprensivos, lo que les permite ponerse en los zapatos del otro. Entonces, los viajeros incansables tienen una capacidad de empatía inigualable, que les permite comprender las costumbres, y las actitudes de las personas que conocen en cada viaje. Aquellos viajeros incansables flexibles tienen los siguientes rasgos:

  • Son personas conscientes de que todas las personas podemos tener opiniones diferentes.
  • No se enojan porque alguien piense diferente.
  • Comprenden que pueden ocurrir eventos inesperados.
  • Sienten pasión por conocer personas y formas de ver el mundo diferentes.
  • Poseen una comunicación asertiva para no causar malos entendidos.
  • Comprenden que a algunas personas les cuesta no generalizar.
  • Entienden que hay rasgos propios de cada cultura.
  • Saben que en cualquier momento los planes pueden cambiar.
  • Se adaptan a los cambios.

Entonces, a los viajeros incansables les cuesta menos adaptarse porque están cambiando constantemente de ambiente en cada viaje. Y, gracias a las experiencias de viajes previos saben cómo actúan ante eventos inesperados, por lo tanto, están más preparados para estos.

Mujer en una barca

Autoconocimiento

Los viajeros incansables se conocen bien, lo que les facilita afrontar las situaciones que vengan en cada viaje. Se trata de personas que saben cómo son y cómo suelen afrontar determinadas situaciones, lo que les ayuda a saber cómo actuar ante nuevas experiencias. Su creatividad, apertura y tolerancia serán herramientas claves para estas ocasiones.

Estas personas amantes de los viajes saben cuáles son sus límites, lo que les facilita la interacción en ambientes nuevos. Son conscientes de cuáles son sus gustos, cuáles son sus temores, qué cosas les molestan o les parecen desagradables, y qué cosas no son capaces de soportar. Al saberlo, son más asertivos en la forma de relacionarse con las personas y a la hora de tomar decisiones.

Asimismo, los viajeros incansables pueden utilizar los viajes para hacer ejercicios de introspección. Van adquiriendo experiencias que les ensañan sobre ellos. Estas experiencias favorecen viajes futuros, ya que son un aprendizaje. Además, la actitud reflexiva podría ayudarles a mantener la calma durante situaciones de estrés en los viajes.

Creatividad

Las personas que no se cansan de viajar son creativas. Es decir, son personas que tienen la capacidad de generar nuevas ideas fácilmente. Esta facultad les ayuda a:

  • Planear el viaje. Eligen a qué lugar ir, qué conocer dentro de ese lugar, cómo llegar allí, donde hospedarse, qué hacer durante el viaje y cómo hacerlo, y con quién ir.
  • Tomar decisiones cuando algo sale mal durante los viajes. Ante un evento inesperado, pocas veces se quedan bloqueadas.
  • Al adaptarse. Se ajustan a nuevas situaciones. Por ejemplo, una nueva comida, y conocer nuevas personas.
  • Al recordar y contar el viaje. Cuando transmiten su experiencia, eligen cómo contarla y qué aspectos destacar.

La creatividad hace de los viajeros incansables, personas con un mágico fluir ante situaciones desconocidas. En otras palabras, cuentan con una imaginación implacable, que les ayuda a producir ideas originales adaptadas al contexto que visiten. Una capacidad maravillosa que al final mejora la capacidad personal de adaptación.

Los viajeros incansables son curiosos

Estos maravillosos viajeros son amantes de las nuevas experiencias, y cuando están explorando, ¡no se cansan de conocer! Entonces, están dispuestos a explorar cosas nuevas en cada viaje. El hecho de planear el viaje ya les emociona, y mientras están construyendo su proyecto de viaje, buscan características del lugar y de las personas.

Pareja con mapa y cámara de fotos

Por otra parte, les gusta ser sorprendidos, por lo que conocer algo que no estaba dentro de sus planes, les supone más un estímulo que un problema, ¡algo más para conocer! Los viajeros incansables están dispuestos a descubrir nuevos lugares y nuevas formas de ver la vida, porque de esto se llevan los mejores recuerdos y aprendizajes.

Ahora bien, viajar es una fantástica forma de retroalimentación, porque aprendemos de cada experiencia, de cada persona, de cada lugar. Viajando nos llevamos una parte de nosotros y volvemos con una parte de cada lugar, y de cada persona, porque cada momento es único, y de él quedan los mejores recuerdos.

Además, los viajeros incansables aprovechan cada viaje al máximo. Saben que cada momento es irrepetible, entonces se dejan sorprender por la magia del lugar y de las personas con las que comparten. Por eso cada viaje les aporta algo. Para ellos viajar es una forma de descubrir y de descubrirse, y por ello sienten una gran pasión. Déjate atrapar por el maravilloso mundo de los viajes y conviértete en un viajero incansable o sigue teniendo esa pasión por viajar…

“Cuando viajamos, conocemos y nos conocemos, encontramos nuevos rumbos. El viaje es una aventura en la que exploramos otros horizontes y regresamos a casa con momentos increíbles que atesoramos”.
Compartir
María Alejandra Castro

Psicóloga y psicoterapeuta enamorada de la neurociencia, el arte y la escritura.

Ver perfil »
Te puede gustar